0
Foto: Twitter Diputados


MIRÁ EL VIDEO La ceremonia tuvo lugar en el Salón de los Pasos Perdidos de Diputados y contó con la participación de los representantes de las distintas bancadas, familiares, colegas y autoridades de la Fundación Favaloro.



El acto fue encabezado por el vicepresidente tercero de la Cámara baja, Felipe Solá, y la presidenta de la comisión de Salud, Ana Carolina Gaillard, junto a los diputados del PRO Sergio Wisky y Héctor Baldassi, también integrantes de esa comisión.

El diputado Felipe Solá, del Frente Renovador, dijo que el recuerdo de Favaloro, quien murió en 2000 a los 77 años "genera orgullo y dolor" porque es importante mencionar la revolución que provocó su conocimiento, pero también "es imposible olvidar su muerte".

Wisky destacó la calidad "humana y profesional" del cirujano argentino al poner de relieve que su "ética trasciende nuestras vidas y generaciones futuras", y afirmó que "Favaloro es el significado de la ética en el hacer y es el mejor legado que nos deja. Es un honor estar honrándolo".

A su turno, Baldassi sostuvo que Favaloro fue "un sabio de la medicina pero fundamentalmente de la vida", y destacó que estaba "aferrado a la bandera de los valores porque nunca renunció a sus principios y convicciones muy firmes".

Liliana Favaloro, por su parte, consideró a su tío "un visionario" al sostener que el bypass "fue parte de un proyecto de él como persona para cambiar el tratamiento en el mundo de la enfermedad coronaria".

"Todo esto que hizo René fue parte de un proyecto como persona desde lo ético de brindar a la sociedad algo que no era para él sino para el mundo", finalizó su sobrina.

A estos elogios se sumó Solá, quien destacó a Favaloro en su función de "médico rural", que consistió en transformar en acción el acceso universal a la salud en distintas provincias de Argentina.

Pero también marcó que "no hay que olvidar la carta final del doctor Favaloro".

En ella, escribió: "Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas (...) todo esto no se perdona, por el contrario se castiga. Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza".

Favaloro dejó estas palabras antes de quitarse la vida el 29 de julio de 2000, en los albores de la grave crisis económica, social y política que se desató poco después en Argentina.

"Cuando alguien se pega un tiro en la cabeza dicen que es un loco, pero cuando alguien se pega un tiro en el corazón, como Favaloro, es porque sentía un gran dolor", expresó el diputado.

El médico sostenía una fundación a su nombre y, producto de grandes deudas que el sistema de salud estatal tenía con él, Favaloro tuvo que preocuparse por evitar la bancarrota y asegurar la calidad de atención a todos los pacientes que se le acercaban.

Finalmente, la conmemoración finalizó con la entrega de una placa en honor de quien desarrolló la técnica del bypass coronario y se anunció la presentación de un proyecto de ley para instaurar esta fecha como "Día Nacional del Cirujano Cardiovascular".

Télam

Publicar un comentario

 
Top