0


MIRÁ LOS VIDEOS El cantante se presentaba en el estadio Santander de Cantabria. Tuvo problemas con el sonido y con varias canciones. El público lo abucheó al coro de "¡Manos arriba, esto es un atraco!". 


Enrique Iglesias se presentó después de un tiempo en España, en el estadio de Santander en Cantabria y desilusionó a gran parte de los 30 mil espectadores que habían ido a ver el show, quienes lo abuchearon y hasta reclamaron la devolución de las entradas. 

"¡Manos arriba, esto es un atraco!", le gritaron cuando terminó el show, que duró poco, y que encima tuvo fallas en el sonido y en la actuación del cantante.

Primero el espectáculo comenzó media hora tarde y comenzó con el hit "Súbeme la Radio", pero el prometedor arranque duró poco. 

Iglesias se mostró distraído, y a cada rato se ponía y quitaba el auricular y comenzó a mostrar fallas en su actuación e interpretación. 

Para sorpresa del público sacó una botella de alcohol para ofrecer "chupitos" a los músicos, mientras él bebía directamente de la botella.

Alertado de que estaba fracasando su show, pidió disculpas al público y atribuyó sus errores a los nervios de volver a actuar en España después de tantos años fuera del país. 

Sin embargo, no fue suficiente, abandonó el escenario sin despedirse, tras tocar apenas diez temas, dejando estupefacto al público que no se quedó callado y lo abucheó a más no poder.
Enrique parece que no se percato del disgusto que causó y hasta agradeció por "una noche mágica" en su cuenta de Instagram. 

Una publicación compartida de Enrique Iglesias (@enriqueiglesias) el

Cadena3

Publicar un comentario

 
Top