0
Imagen: PildorasdeFe.net
Dirigió con sabiduría del Espíritu la Orden de los Hermanos Menores de San Francisco hasta que el Papa lo declaró Obispo Cardenal


Martirologio romano: Memoria de la deposición de San Buenaventura, obispo y doctor de la Iglesia, que iluminó la doctrina con santidad de vida y las obras distinguidas en el servicio de la Iglesia. Dirigió con sabiduría del Espíritu la Orden de los Hermanos Menores de San Francisco de Asís, en el que fue Ministro general y en sus numerosos unió una suma erudición a una compasión ardiente. Mientras se esforzó muy bien en el Concilio Ecuménico de Lyon, mereció llegar a la visión beatífica de Dios.

Resumen: San Buenaventura, italiano, nombre original: Giovanni Di Fidanza (nació en el año 1217, murió el 15 de julio 1274, Lyon; fue canonizado 14 de abril 1482; el día de su fiesta es el 15 de julio, fue un gran teólogo medieval, ministro general de la orden franciscana, y cardenal obispo de Albano. Escribió varias obras sobre la vida espiritual y recodificó la constitución de su orden (1260). Fue declarado Doctor de la Iglesia en 1587.

Biografía

San Buenaventura nació en Italia alrededor del año 1217, su nombre original era Giovanni di Fidanza. Fue hijo de Giovanni de Fidanza, un médico, y María de Ritella.

Cuando apenas era un niño, Buenaventura cayó muy enfermo y, según sus propias palabras, se salvó de la muerte por la intercesión de San Francisco de Asís.

Al ser un joven, ingresa a la Universidad de París en el año 1235, se gradúa y recibe el título de maestría en artes en el año 1243. Luego de esto, decide unirse a la orden religiosa fundada por San Francisco de Asís llamada "hermanos menores", en donde lo nombraron «Buenaventura» en 1244, unos veinte años después de la muerte de Francisco de Asís.

Buenaventura estudió teología bajo la dirección del famoso maestro Alejandro de Hales, quien reconoció en él a un estudiante con una gran memoria y de una inteligencia inusual.

Realizando una búsqueda de la verdad en una forma de adoración divina, integró su estudio de la teología con el modo franciscano de la vida mendicante. En el año 1248, comenzó a enseñar la Biblia; y entre los años 1251-1253 dio una conferencia sobre las Sentencias, un libro de texto de teología medieval escrito por Pedro Lombardo, un teólogo italiano del siglo 12.

En el año 1254, Buenaventura se convirtió en un maestro de teología y asumió el control de la escuela franciscana en París. Él enseñó allí hasta el año 1257. Se destacó allí produciendo muchos trabajos, especialmente comentarios sobre la Biblia y las oraciones y la Breviloquium ("Resumen"), en la que presentaba un resumen de su teología. Estos trabajos mostraron su profundo conocimiento de la Escritura y acerca de los Padres de la iglesia primitiva, principalmente San Agustín y un amplio conocimiento de los filósofos, sobre todo Aristóteles.

En el año 1256, Buenaventura defendió el ideal franciscano de la vida cristiana en contra de Guillermo de Saint-Amour, un profesor universitario que acusó a los mendicantes (frailes que andaban errantes y suplicantes en la vida) de difamar al Evangelio por su práctica de la pobreza y que querían evitar a toda costa que los franciscanos y sus compañeros mendicantes, los dominicos, alcanzaran posiciones de enseñanza en la iglesia.

La magistral defensa de Buenaventura de los franciscanos y su probidad personal como miembro de su orden religiosa, lo condujeron a su elección como ministro general de los franciscanos el 02 de febrero 1257.

La orden franciscana Fundada por San Francisco de Así, atravesó por un momento de discordia interna. Un grupo, los espirituales, perturbaban el orden por una visión muy rigurosa de la pobreza; y el otro, los Relaxati, perturbaban el orden por una actitud muy relajada de la vida. Buenaventura utilizó su autoridad prudentemente: apaciguó al primer grupo y reprendió al segundo. Él preservó la unidad de la orden y lo reformó en el espíritu de San Francisco.

En sus viajes, Buenaventura predicó el Evangelio constantemente y con tanta elegancia que fue reconocido en todas partes como un predicador muy elocuente. Como teólogo, fundamentó la reactivación de la orden en su concepción de la vida espiritual, que él expuso en tratados místicos manifestando su experiencia franciscana de la contemplación como la perfección de la vida cristiana.

Su "viaje a la mente de Dios" (1259) fue una obra maestra que muestra el camino por el cual el hombre como criatura deben amar y contemplar a Dios por medio de Cristo, a ejemplo de san Francisco.

La sabiduría y la capacidad de conciliar puntos de vista opuestos de Buenaventura movieron el Papa Gregorio X a nombrarlo cardenal obispo de Albano, en Italia, en mayo de 1273. El Papa Gregorio, lo consagró en noviembre en Lyon, donde tuvo que dimitir como ministro general de los franciscanos mayo 1274.

Su muerte

En el segundo Concilio de Lyon, Buenaventura fue la figura principal en la reforma de la iglesia, la conciliación de la (parroquia) clero secular con las órdenes mendicantes. También tuvo un papel en la restauración de la iglesia griega a la unión con Roma. Terminando el Concilio con gran éxito, el santo sintió que le faltaban las fuerzas, y el 15 de julio de 1274 murió santamente asistido por el Papa en persona. Todos los obispos del Concilio asistieron a sus funerales y caso único en la historia, el Santo Padre ordenó que todos los sacerdotes del mundo celebran una misa por el alma del difunto

Su muerte fue vista como la pérdida de un hombre sabio y santo, lleno de compasión y de grandes virtudes, cautivando con amor a todos los que lo conocieron.

Fue enterrado el mismo día en una Iglesia franciscana. Su vida ejemplar como franciscano y la influencia continua de su doctrina sobre la vida y la devoción de la iglesia occidental ganó para él una declaración de la santidad por el papa Sixto IV; fue designado Doctor de la Iglesia por el Papa Sixto V.

Los eruditos modernos consideran que él ha sido uno de los hombres más destacados de su época, un intrépido defensor de la verdad humana y divina

Es lógico que la primera Universidad Franciscana en los Estados Unidos, con sede en San Buenaventura, Nueva York, debe su nombre a este Santo, el más grande de todos los teólogos franciscanos

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Publicar un comentario

 
Top