0
Imagen:: Pildoras de Fe.net
Fueron un matrimonio misionero santo y fieles discípulos de San Pablo. Juntos, colaboraron en el crecimiento de la Iglesia primitiva

Hoy también se festeja a:
Martirologio romano: Conmemoración de los Santos Aquila y Prisca o Priscila, esposos y mártires, quienes fueron fieles colaboradores y discípulos de San Pablo, lo hospedaron y le dieron la bienvenida en su propia casa para así salvar al Apóstol de sus perseguidores, arriesgando sus propias vidas. (Años 50 ó 52 D.C.)

Resumen: Aquila y Priscila fueron un matrimonio judeo - cristiano, muy querido por el Apóstol San Pablo y fieles colaboradores en la propagación del Evangelio. Cuando San Pablo fue recibido en Corinto y hospedado por ellos en su casa, percibió en ellos grandes talentos. Los esposos se convirtieron en sus discípulos y lo siguieron en Siria, a Éfeso. No se puede asegurar con certeza sobre en qué momento y lugar fueron martirizados Aquila y Priscila, ya que las únicas fuentes en ellos son las Sagradas Escrituras. Se presumen que están muy relacionados con dos cuerpos enterrados en las catacumbas y que los dos murieron siendo decapitados.

Siempre se necesitan personas santas y colaboradoras en la difusión del Evangelio de Jesús, y cuando esas personas resultan ser esposos, es una gran bendición para la Iglesia y fuente de inspiración para todo matrimonio.

"Saluden a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús" (Romanos 16,3)

Biografía

Entre las mujeres que llegamos a conocer en el Nuevo Testamento, se destaca señora Priscilla. Junto a su esposo Aquila, los dos contribuyeron mucho al avance del evangelio en Grecia y Asia Menor.

Aquila y Priscila vivieron en Roma alrededor de los años 50 o 52. Se radicaron en la ciudad de Corinto

Corinto tenía un templo dedicado a la diosa del amor, en el que reinaba una atroz e inmoral adoración a esta diosa, llegando a convertir a este pueblo en un centro de inmoralidad para todos los viajeros que por allí pasaban.

Parece que no tenían hijos propios, pues si así los hubiesen tenido, no habrían podido salir de misiones con San Pablo.

Los dos fueron compañeros de Pablo, desde que él se juntó a ellos en la ciudad de Corinto. Priscila y Aquila se convirtieron en fieles discípulos de San Pablo y seguramente aprendieron muchísimo de él.

Según las referencias que tenemos en las Escrituras, Priscila y Aquila parece que eran personas muy especiales y devotas al Señor.

Se presumen que Priscila era una mujer tierna, llena de bondad y de gran amabilidad. Apoyaba en toda situación a su amado esposo y juntos ayudaron a San Pablo mientras huía de sus perseguidores.

Ellos fueron un matrimonio completamente misionero, entregados fielmente al Señor, tal cual nos lo narra el Libro de los Hechos de los Apóstoles (18,18):

"Pablo permaneció todavía un cierto tiempo en Corinto. Después se despidió de sus hermanos y se embarcó hacia Siria en compañía de Priscila y de Aquila"

Ellos seguramente fueron un matrimonio digno de imitar. Se nota que fueron una pareja muy unida porque trabajaban en equipo siempre, nunca por separado Tanto Priscila como Aquila aprendieron sus oficios juntos, haciendo tiendas de campaña y trabajando construyendo y siendo parte de la Iglesia primitiva.

Demostraron ser una sola carne. Cada uno estimaba las cualidades del otro, todo en ellos estaba balanceado, ninguno intentaba superar al otro en actitudes, sino que más bien, cada uno utilizaba sus talentos para ayudarse mutuamente y a todos los demás cristianos.

Se puede decir que fueron reconocidos en su tiempo, conocidos por su entrega a otros y al Señor. Su unidad habla de su relación el uno con el otro y fueron muy queridos por San Pablo.

De hecho, este santo matrimonio tuvo que estar bien formado en las sagradas escrituras o conocerlas muy a fondo ya que cuando estaban en Éfeso junto con San Pablo, se encontraron con un judío de nombre griego llamado, Apolos, quien ya se había iniciado en el camino del Señor y estaba dotado de una gran elocuencia y era muy versado en las Escrituras pero no conocía otro bautismo más que el de Juan (Hechos 18,26) y Cuando Apolo terminó de hablar de Jesús en la sinagoga, el santo matrimonio lo llevó aparte y le explicaron con más claridad el camino del Señor.

Además de esto, Aquila y Priscila tuvieron que tener cierto nivel de autoridad dentro de los discípulos de Jesús, porque ellos, al darse cuenta que Apolos iba a la ciudad de Acaya, escribieron inmediatamente a los discípulos para que lo recibieran de la mejor manera posible, en donde, fue de gran ayuda ya que no tenía miedo de refutar a los judíos en público de manera enérgica y con gran sabiduría. Todo esto lo pueden leer en el Libro de Hechos (18,24-28)

Hoy en día, se necesitan muchos matrimonios santos como el de Aquila y Priscila, para hacer crecer el reino del Señor mediante el testimonio coherente de fe y acciones de vida, sobre todo en esta sociedad actual corrompida en valores donde parece que el Matrimonio ya no es una prioridad para el estado y más bien se encarga de minimizar su valor dentro de la misma.

Santos Aquila y Priscila, rueguen por nosotros

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Publicar un comentario

 
Top