0
Imagen:PildorasdeFe.net
San Benito predijo el día de su propia muerte. Luego de llevar una vida de ermitaño fundó un monasterio y escribió una famosa y Santa Regla. San Benito. Abad. Patrón de Europa.

Hoy también se festeja a:
Martirologio romano:  Memoria de San Benito, abad, patrono de toda Europa, que nació en Nursia, en la región de Umbría y se educó en Roma, comenzó a llevar una vida de ermitaño en la región de Subiaco, reuniendo alrededor de él muchos discípulos; Después de un tiempo se fue a Cassino, donde fundó el famoso monasterio y escribió una regla, que se extendió y le valió el título meritorio dl Patriarca de los monjes de Occidente. Según la tradición, murió un 21 de marzo.

San Benito predijo el día de su propia muerte, el 21 de marzo del año 547, unos cuarenta (40) días después de la muerte de su hermana Santa Escolástica. A finales del siglo VIII algunas regiones comenzaron a celebrar su fiesta el 11 de julio.

Biografía

San Benito nació alrededor del año 480, en el distrito de Nursia, en Umbría, Italia central. Es considerado como el "padre del monacato occidental" y es "co-patrón de Europa", junto con los santos Cirilo y Metodio.

Cuando era joven, Benito fue enviado a Roma para realizar sus estudios, pero se fue después de una corta estancia, con el deseo de dedicar su vida a Dios. Se fue a vivir en un lugar aislado cerca de Subiaco, cerca de las ruinas de la villa del emperador Nerón, a unas cincuenta millas de Roma. [Hoy en día la cueva es el santuario célebre llamado "Sacro Speco" (La Santa Cueva) y es uno de los más bellos santuarios de Europa].

En Subiaco, Benito vivió una vida de soledad y oración por cerca de tres años con el apoyo de un monje llamado Romano. Su tiempo como ermitaño se vio interrumpido por un breve período cuando se convirtió en el superior de un grupo de monjes rebeldes, quienes, estando infeliz con su nuevo guía, trataron de envenenarlo. Luego de este suceso, se retiró a la cueva de Subiaco, una vez más.

Con el tiempo, la santidad de San Benito atrajo gran cantidad de discípulos y al cabo de un tiempo, doce pequeños monasterios se establecieron alrededor de Subiaco, con Benito como padre espiritual de todos ellos.

Alrededor del año 530 Benito dejó Subiaco con algunos de sus discípulos y se fue a la región de Monte Cassino, en donde comenzó una sola comunidad, unida en la cima de la montaña. Allí permaneció hasta el día de su muerte en el año 547.

El anuncio de su muerte

En una oportunidad, el santo había predicho, entre tantas cosas, sobre la fecha inminente de su muerte. Él les notificó a sus discípulos que ya le llegaba su hora y, seis días antes de su final, les pidió que cavaran una tumba. Tan pronto como se terminó de excavar, Benito fue atacado por una terrible fiebre. El 21 de marzo del año 543, durante las ceremonias del Jueves Santo, Benito recibió la Eucaristía. Luego, con sus monjes, murmuró unas palabras de oración y murió de pie en la capilla, con las manos levantadas al cielo. Sus últimas palabras fueron: "Hay que tener un deseo inmenso de ir al cielo"

San Benito fue enterrado junto a Santa Escolástica, su hermana, quien había sido una consagrada a Dios desde su juventud y murió poco antes de que él. Ambos fueron enterrados en el Monte Cassino en el oratorio dedicado a San Juan Bautista, donde una vez estuvo el altar de Apolo, que él mismo había mandado destruir. Dos monjes estaban lejos de allí rezando, y de pronto vieron una luz radiante que subió al cielo y exclamaron: "Sin duda, es nuestro Padre Benito, que ha volado a la eternidad" Fue el momento en el que el santo murió.

El Día de la fiesta de Santa Escolástica es el 10 de febrero y el de San Benito es el 21 de marzo y 11 de julio. La fecha de marzo se considera generalmente como la fecha de su muerte.

La Regla de San Benito

Inspirado por el Espíritu Santo, San Benito escribió un reglamento para los monjes que llamó "La Santa Regla" y ha sido una inspiración para los reglamentos de muchas comunidades religiosas monásticas. Muchos laicos también se comprometen a vivir lo esencial de esta regla, adaptados a las condiciones de la vocación laical.

La Regla se resume en la frase "Ora et labora" (reza y trabaja), es decir, la vida del monje a ser de la contemplación y la acción, tal como se enseña en el Evangelio. Algunas recomendaciones de San Benito:
  • En primer lugar lo que usted necesita como un fundamento religioso (después de la caridad) es la humildad.
  • La casa de Dios es para orar y no hablar.
  • Por encima de todo debe esforzarse por ser educado como un buen padre.
  • El tesorero o administrador del dinero no debe humillar a nadie.
  • Todo el mundo debe esforzarse por ser exquisito y agradable en su trato.
  • Cada comunidad debe ser como una buena familia donde todo el mundo se ame
  • Cada uno debe evitar todo lo que es vulgar. Recuerde lo que dijo Ambrosio: "Comportarse con nobleza es una gran virtud"
  • El verdadero monje no debe ser "orgulloso, violento, glotón, dormilón, perezoso, chismoso, ni denigrador ... sino más bien casto, manso, humilde celoso, obediente"

Hoy en día, la "Regla de San Benito", como se le llama comúnmente, es considerada como uno de los factores más importantes en el desarrollo de la Europa cristiana. Con el tiempo, la regla se convirtió en la norma para todos los monjes y monjas en Occidente.

Entre los títulos dados a San Benito largo de los siglos, se cuentan los siguientes: "Mensajero de la Paz, Arquitecto de la Unidad, profesor de Cultura y Civilización, el padre del monacato occidental, Heraldo de la Fe cristiana, y Padre de toda Europa." Hoy en día, los discípulos de San Benito, tanto hombres como mujeres, se puede encontrar en todos los continentes habitados del mundo, llevando vidas dedicadas a "La oración y el trabajo", como el santo padre Benito enseña en su gobierno y por su vida.

La medalla de San Benito

No está claro cuándo se realizó la primera medalla en honor a San Benito, sin embargo algunos documentos datan su existencia en el año 1600. Las primeras formas de la medalla incluyen una imagen de San Benito con una cruz y una imagen que representa la Regla de San Benito en la parte posterior. También se utilizaron ampliamente las iniciales de la oración de exorcismo. La medalla fue aprobada para uso general por los fieles por el Papa Benedicto XIV en 1741.

El año 1880 marcó la celebración de cumpleaños 1400 de San Benito. Para conmemorar este trascendental aniversario, los monjes benedictinos de Monte Cassino, se les dio permiso para hacer una nueva medalla en honor a San Benito. La nueva medalla de San Benito fue llamada "La Medalla del Jubileo" y el Papa le dio a esta indulgencias especiales de Jubileo.

Oración
  • Oh glorioso San Benito, modelo sublime de todas las virtudes, vaso puro de la gracia de Dios. 
  • He aquí que yo, humildemente voy suplicante, implorando a tu corazón lleno de amor, para que ores por mí ante el trono de Dios. 
  • En ti consigo los recursos en todos los peligros que a diario me rodean. 
  • Protégeme contra mis enemigos, inspírame a imitarte en todas las virtudes. 
  • Que tu bendición esté conmigo siempre, para que pueda huir de todo lo que no es grato a Dios y evitar así todas las ocasiones de pecado. 
  •  Por Jesucristo nuestro Señor. 
  • Amén

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Publicar un comentario

 
Top