0
Imagen: Píldoras de Fe
Murió en defensa de su castidad, a los doce años, a causa de las heridas que le produjo con un punzón un joven que intentaba violarla. Fiesta: 06 de julio

Martirologio Romano: Santa María Goretti, virgen y mártir, vivó una época de infancia muy dura, donde se vio en la necesidad de ayudar a su madre en las labores de la casa, distinguiéndose por su piedad, cuando no contaba más de doce años, murió en defensa de su castidad a causa de las heridas que le produjo con un punzón un joven que intentaba violarla cuando estaba sola en su casa, cercana a la localidad de Nettuno, en la región de Lacio, de Italia.

Hoy la Iglesia recuerda Santa María Goretti, que murió mártir a la temprana edad de 12 años en el año de 1902 defendiendo el honor de su castidad.

Biografía

Santa María Goretti nació el 16 de octubre de 1890, en Corinaldo, Italia. Sus padres fueron Luigi Goretti y Assunta Carlini. Fue bautizada a la mañana siguiente de haber nacido. Fue criada como una chica de campo y con grandes valores religiosos. Ella era una jovencita muy piadosa, una de los seis hijos de esta familia y a medida que crecía también se estaba desarrollando en virtudes de santidad.

En 1896, después del nacimiento de su cuarto hijo, Luigi Goretti emigra con su familia a las grandes llanuras de los campos romanos, todavía insalubres en aquella época. Se estableció en Ferriere di Conca, al servicio del conde Mazzoleni, donde María no tarda en revelar una inteligencia y una madurez precoces. Es como el ángel de la familia: no hay en ella atisbo de capricho, desobediencia o mentira. . La familia Goretti se vio obligada a mudarse a la granja Serenelli para poder sobrevivir.

Piadosa y esforzada

Tras un año de trabajo agotador, Luigi contrae el paludismo y fallece en diez días. Para Assunta y sus hijos empieza un largo calvario. María llora a menudo la muerte de su padre, y aprovecha cualquier ocasión para arrodillarse delante de la verja del cementerio. Quizás su padre se encuentre en el purgatorio, y como ella no dispone de medios para encargar misas por el reposo de su alma, se esfuerza en compensarlo con sus plegarias. Pero no hay que pensar que la muchacha practica la bondad sin esfuerzo, ya que sus sorprendentes progresos son fruto de la oración. Su madre contará que el rosario le resultaba necesario y, de hecho, lo llevaba siempre enrollado alrededor de la muñeca.

De la contemplación del crucifijo, María se nutre de un intenso amor a Dios y de un profundo horror por el pecado. María suspira por el día en que recibirá la Sagrada Eucaristía. Según era costumbre en la época, debía esperar hasta los once años, pero un día le pregunta a su madre:

"Mamá, ¿cuándo tomaré la Comunión?. Quiero a Jesús".

"¿Cómo vas a tomarla, si no te sabes el catecismo? Además, no sabes leer, ni tenemos dinero para comprarte el vestido, los zapatos y el velo, y no tenemos ni un momento libre."

"¡Pues nunca podré tomar la Comunión, mamá! ¡Y yo no puedo estar sin Jesús!"

"Y, ¿qué quieres que haga? No puedo dejar que vayas a comulgar como una pequeña ignorante."


Finalmente, María encuentra un medio de prepararse con la ayuda de una persona del lugar, y todo el pueblo acude en su ayuda para proporcionarle ropa de comunión. Recibe la Eucaristía el 29 de mayo de 1902.   
El 5 de julio de 1902, ocurrió un lamentable incidente en la granja que sorprendió a toda la familia Goretti. Alejandro, un joven de 20 años que trabajaba haciendo las labores del campo en la granja comenzó a fijarse con malas intenciones en María, que sólo tenía doce años. 
Alejandro había sido un muchacho normal, pero su inclinación por la lectura de libros mundanos le hizo daño a su alma y a su cerebro. Él, en oportunidades anteriores le había sugerido cosas impuras a la joven María, quien lo había rechazado rotundamente todas las veces. Santa María Goretti se negó a tener relaciones sexuales antes que nada porque esto era un pecado fuera del matrimonio

Un odio y una pasión inmensa se apoderaron del joven Alejandro y en una ocasión atacó a María Goretti en el granero y la intentó violar. Ella luchó desesperadamente para detener a Alejandro a que abusara de ella. Siguió gritando, "¡No! Es un pecado! Dios no lo quiere!"

Alejandro tomó por el cuello a María Goretti y comenzó a ahogarla y luego la apuñaló 14 veces. La joven sobrevivió y fue llevada a un hospital durante dos semanas, en la que perdonó a su atacante y le pidió a Dios que lo perdonara.

Ella murió sosteniendo un crucifijo y una medalla de la Virgen.

La conversión del pecador

Años más tarde, mientras estaba en prisión, Alejandro tuvo una visión de María Goretti:

"Vio a una hermosa jovencita, vestida de blanco, quien estaba reuniendo lirios en un jardín. Ella sonrió, se acercó a él, y le animó a aceptar los lirios. A medida que Alejandro los iba tomando, cada lirio se transformaba en una llama muy blanca; María Goretti entonces desapareció."

Esta visión llevó a la conversión de Alejandro. Escribió una carta al obispo, pidiendo perdón a Dios por el gran pecado que había cometido. Cuando fue liberado de la prisión después de veintisiete años, su primera visita fue ir a la casa Goretti donde pidió perdón a la madre de María. Entonces Alejandro pasó el resto de su vida como jardinero en un monasterio cercano. Él declaró como testigo en la causa de la beatificación de María Goretti, en la que, además, exhortó a todos a mantenerse alejados de las cosas inmorales, de peligros, de las ocasiones que pueden conducir al pecado.

Modelo de pureza para los jóvenes

María Goretti fue beatificada el 27 de abril de 1947 por el Papa Pío XII y tres años más tarde, 24 de junio de 1950, fue canonizada por el mismo Papa Pío XII, en una gran ceremonia que tuvo que celebrarse fuera de la Basílica, porque asistió una gran multitud de personas. María fue declarada santa. Es la única vez en que una Madre ha presenciado la canonización de un hijo. El Papa la llamó "una mártir de la santa pureza"

Santa María Goretti es la santa más joven reconocida oficialmente de la Iglesia Católica. Ella es modelo de pureza - un modelo que todos debemos tratar de imitar. Santa María se negó a romper los Mandamientos y por eso ella fue recompensada con la vida eterna. Santa María es un modelo de valentía y de amor a los mandamientos de Dios para todos nosotros, especialmente para los jóvenes

Oración: 

Santa María Goretti, fortalecida por la gracia de Dios, 
tú que nunca dudaste, incluso a la edad de doce años, 
de sacrificar tu propia vida por defender la pureza virginal, 
mira con gracia a la raza humana, infeliz hoy en día, 
que se ha desviado lejos del camino de la salvación eterna. 
Enséñanos a todos nosotros, 
y especialmente a nuestra juventud, 
el coraje y la prontitud que nos ayudará 
a evitar cualquier cosa que pudiera ofender a Jesús. 
Alcánzame la gracia de tenerle un gran horror al pecado, 
para que pueda vivir una vida santa en la tierra 
y ganar la gloria eterna en el cielo. 
Amén

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos | www.interrogantes.net

Publicar un comentario

 
Top