0



La jueza de Control María Florencia Maza condenó a Cristian Ermindo García a seis meses de prisión, bajo la modalidad de semidetención con prisión nocturna, por resultar autor material y penalmente responsable del delito de hurto simple en tres oportunidades en concurso real entre sí.

La resolución fue dictada luego de admitirse un procedimiento de juicio abreviado convenido en forma conjunta entre la fiscala Leticia Pordomingo, el defensor particular Carlos Pérez Funes y el propio imputado, un albañil de 23 años que registra antecedentes y que admitió su culpabilidad, informó el Poder Judicial.

Los tres hechos tuvieron al mismo damnificado, quien al ser notificado del acuerdo dio su consentimiento. Dos hurtos se cometieron en un complejo de departamentos en construcción de la calle Juan XXIII y el restante en una vivienda de la calle Evangelista, todos en Santa Rosa y con una diferencia de apenas 16 días.

El 4 de agosto del año pasado, García sustrajo de los departamentos -sin ejercer fuerza en las cosas, ni violencia en las personas- 50 prendas de vestir nuevas: camperas marcas Alpine Skate, Zud y Ufo de colores y talles variados. 
 
Cinco días más tarde, de igual modo y del mismo lugar, se llevó una mochila marca Primicia, cuatro jeans Bensimon y Bokura, una campera Alpine Skate, dos pares de zapatillas Salomon, dos pares de zapatos Grimoldi y dinero en efectivo (19.300 dólares y 57.000 pesos), según se describió en el fallo.

El tercer hecho se produjo el 20 de mayo en la citada casa, cuando el imputado sustrajo, también sin ejercer fuerza ni violencia, tres cañas de pescar y utensilios de cocina tales como platos, vasos y asaderas.

El abreviado estableció que García cumplirá la prisión nocturna en la Alcaidía local y que deberá permanecer allí de 21 a 6, desde el momento en que la sentencia quede firme y hasta el agotamiento de la pena. 
 
También se comprometió a respetar las normas disciplinarias imperantes en la Alcaidía, continuar -en la medida de lo posible- su actividad laboral durante la vida libre, y abstenerse absolutamente de ingerir bebidas alcohólicas.

En el momento de los ilícitos, García se desempeñaba como albañil “en la obra en construcción existente en el complejo de departamentos, como así en la quinta de la calle Evangelista”, propiedades pertenecientes a la víctima.
 
El Diario LP

Publicar un comentario

 
Top