0
Imagen PildorasdeFe.net
Virgen de la Orden de los Carmelitas Descalzos que recibió los Estigmas del Señor y se dedicó a la vida contemplativa con gran caridad 


Martirologio romano: En la ciudad de Belén, en Tierra Santa, Santa María de Jesús Crucificado (Maria) Baouardy, virgen de la Orden de los Carmelitas Descalzos, que, llena de dones místicos, se incorporó a la vida contemplativa con una caridad extraordinaria.

Biografía

Nació en Abellyn (Cheffa-Amar, Galilea), entre Nazaret y Haifa, el 5 de enero de 1846, María se quedó huérfana a los tres años de edad y fue llevada por su tío a Alejandría en Egipto, donde hizo su primera comunión. A pesar de las persecuciones y los malos tratos, a la edad de doce años puso su corazón y su virginidad en el amor de Dios

En un momento de furor religioso, un musulmán la hirió gravemente en el cuello con una cimitarra, porque ella se había negado a ser musulmana. El musulmán la creyó muerta, la envolvió en un gran velo y llevó su cuerpo fuera de la ciudad. Pero ella fue sanada milagrosamente por la Virgen María, quien se le apareció en un sueño.

María entró por primera vez en el servicio doméstico, en Alejandría, y luego en Jerusalén, Beirut y Marsella. En mayo del 1865, se unió a las Hermanas de San José de la Aparición. Pero en 1867, cuando todavía era un postulante, fue despedida debido a las extraordinarias experiencias de su vida espiritual.

Gracias a este suceso es que ella se dedicó más a la contemplación que a la vida activa.

Los acontecimientos extraordinarios de los que se llenaría su vida, daban comienzo. El 29 de marzo de 1867, recibe los estigmas por primera vez. María entró en el la Orden de los Carmelitas descalzos de Pau en 1867 con Verónica de la Pasión, que había sido su grata compañera en las Hermanas de San José de la Aparición. Tomó el hábito como una hermana laica

El 27 de julio 1867 y el 21 de agosto de 1870, se fue a Mangalore, donde el vicario apostólico, Efrén M. Garrelon, quería tener el primer monasterio de clausura en la India. Hizo su profesión allí el 21 de noviembre de 1871, y el vicario apostólico mismo se convirtió en su director espiritual.

Debido a varias manifestaciones místicas extraordinarias que desafiaban cualquier explicación, el vicario Garrelon pensó que María estaba siendo guiada por el espíritu de las tinieblas. María se vio entonces en la necesidad de regresar a Pau, en septiembre de 1872.

María fue sobrenaturalmente impulsada a fundar un Monasterio Carmelita en Belén. Ella trabajó incansablemente para realizar su sueño hasta que lo consiguió. El monasterio fue inaugurado el 24 de septiembre en oficinas temporales; y el 21 de noviembre de 1876, la comunidad se trasladó al monasterio definitivo. Fue construido de acuerdo con las indicaciones y bajo la dirección del siervo de Dios, que ya estaba pensando en la fundación de un nuevo Carmelo en Nazaret.

La vida espiritual de María de Jesús Crucificada, estuvo llena de hechos extraordinarios, y aún brilla hoy con especial sencillez. Aunque era una persona muy humilde e iletrada, ella sabía cómo dar consejos y explicaciones teológicas con una claridad impresionante que a todos asombraba. Esto obviamente fue el fruto de su comunión de oración ininterrumpida con el Señor, de su fe y, sobre todo, del amor que la consumía. Sus éxtasis, sus profecías, sus arrebatos eran muy frecuentes; practicó las virtudes de la fe de una manera muy firme mantuvo la humildad y la obediencia durante toda su vida.

Su amor por el Espíritu Santo

Ella tenía un amor intenso por el Espíritu Santo. Su maestra de novicias cuenta al respecto:

"Esta querida niña tiene una devoción extraordinaria al Espíritu Santo. Cuando ella habla de Él, es con ardientes expresiones y todo su exterior se ilumina"

En una explosión de éxtasis, su maestra oyó esta oración, que ha dado la vuelta al mundo.

"Espíritu Santo, inspírame.
Amor de Dios, consúmeme.
Por el verdadero camino, guíame
María, mi madre, mírame
Con Jesús, bendíceme.
De todo mal, de toda ilusión,
de todo peligro, presérvame".

Los Estigmas


Durante mucho tiempo compartió los sufrimientos de la pasión. Desde el año 1867, especialmente durante la Cuaresma, los estigmas aparecían en su cuerpo. Sólo en 1876, después de haber implorado insistentemente a Nuestro Señor, consiguió la gracia de que sus estigmas desaparecieran, y sólo participó de los dolores y sufrimientos del Señor en forma interna.

Su causa de beatificación se inició en 1919, y el proceso informativo fue enviado a la Santa Sede en 1922. Fue beatificada el 13 de noviembre 1983 por el Papa Juan Pablo II., y luego fue canonizada, el 17 de mayo de 2015 durante el pontificado del Papa Francisco

El proceso de canonización se llevó a cabo durante la celebración del año de la vida consagrada y el quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Ávila, reformadora carmelita. María de Jesús Crucificado, digna hija de la Madre Teresa, se convirtió en la primera santa carmelita del Oriente Medio.

"Recuerda siempre a amar a tu prójimo; prefiere siempre a quien pruebe tu paciencia, que prueba tu virtud, porque con ella siempre conseguirás méritos: el sufrimiento es el amor; la ley es el amor." (Santa María de Jesús Crucificado)

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Publicar un comentario

 
Top