0
Foto Ilustrativa
Era el 16 de mayo de 2016. Tenía 12 años, le dolían los maxilares y los oídos y fue con su mamá a ser atendida al centro de salud de Anchorena. Cuando estaban por ingresar, del hospital salió el médico. Eran las 19.30 horas y faltaban aún 30 minutos para dejar la atención. Le dijo a la mamá que no podía revisar a la nena. "Me tengo que ir; hubiesen venido antes", les contestó. La nena minutos después fue llevada en un patrullero policial a Riglos. Tenía paperas.

La madre, dolida y enojada, hizo una denuncia policial. "No es la primera vez que este médico maltrata a la gente", dijo. Dos meses antes ya un grupo de vecinos había enviado una nota al Ministerio de Salud, donde se relataba la desidia y el maltrato del profesional. Finalmente en noviembre de 2016, Salud decidió trasladar a otra localidad al cuestionado médico.

Ahora, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas –quien había investigado el caso a partir de un sumario- hizo una serie de recomendaciones a las autoridades del Ministerio de Salud. Entre ellas, comunicar a la población de Anchorena en qué horario están obligados a atender los profesionales de allí.

"Recomendamos al Ministerio de Salud arbitre los medios necesarios para poner en conocimiento de los habitantes de la localidad de Tomás Manuel de Anchorena sobre el funcionamiento de su Centro de Salud, utilizando los medios de comunicación adecuados, que permitan una amplia difusión de sus horarios de atención, así como también sobre la asignación de las guardias pasivas en los diferentes días de cada mes. Y de esta forma brindar a los vecinos la información necesaria que permita que, ante cualquier hecho que requiera la prestación del servicio de salud, sepa de qué forma y a qué lugar recurrir", sostuvo la FIA, con la firma de su titular, Juan Carlos Carola.
 
La resolución de la FIA revela la desidia y el destrato del profesional. Desde noviembre del año pasado, ese médico no está más. Allí ahora la encargada de la posta es una médica.

En la denuncia, la madre contó cómo fueron los hechos. "Mi nena se aquejaba de un dolor en la zona de maxilar y oído del lateral derecho", dijo. Por eso la llevó a la posta sanitaria.

"Llegué a las 19.30 y el doctor me interceptó a la entrada, debido a que se estaba retirando", dijo. "Le comenté que a mi hija le dolía el maxilar y me dice '...seguro debe ser la muela, no la puedo atender porque me tengo que ir, tendrías que haber venido mas temprano...'. Yo le respondí: '...que yo sepa usted tiene que estar hasta las 8 (NdeR: por las 20 horas) en la posta...'. El médico igual se fue; quedamos ahí, mientras lloviznaba".

"Es la primera vez que me atiende de esa manera", dijo. "Pero en otras oportunidades he concurrido a la posta y he tenido que viajar al Hospital de Miguel Riglos, ante la ausencia del doctor, sabiendo que el mismo se encontraba en la localidad".

Ya antes de este caso, un grupo de vecinos había pedido a Salud que echaran al médico. Es que el profesional, en vez de atender ocho horas por día de lunes a viernes (cuatro a la mañana y cuatro a la tarde), lo hacía dos horas a la mañana y otras dos a la tarde.

"No cumple con todo el horario de atención (el mismo sería de 8 a 12 hs y de 16 a 20 hs.) El doctor atiende de 10 a 12 hs. Y de 18 a 20 hs. Esto provoca que muchos pacientes, al no encontrarlo deban concurrir a otra posta cercana (M. Riglos); en especial pacientes que viven en zona rural. Y cuando se dan cuenta que pertenecemos a T.M. de Anchorena no nos quieren atender porque acá tenemos médico a todo esto se suma el malestar por el cual requerimos asistencia", habían dicho.

"No pide cargo de chofer, y a pesar de contar con una ambulancia totalmente equipada, muchas veces está limitada su uso para el traslado de pacientes en situación de riesgo", habían alertado.

"No atiende la puerta de su casa a los pacientes que lo solicitan, en los días que debe estar de guardia, aun tratándose de urgencias. No pide cargo de otros profesionales necesarios para la comunidad (pediatra, personal administrativo, odontólogo, otro enfermero, etcétera). No realiza visitas a domicilio cuando son urgencias. Maltrato a pacientes y personal a cargo. Atención negligente en varios casos, determinando un diagnóstico simple, sin revisar al paciente. Esta situación, como ya fue mencionada, está dada desde hace años desde el momento en que el doctor se hizo cargo de la Posta Sanitaria de nuestro pueblo. Al respecto el intendente anterior, Roberto Holgado ha presentado numerosas notas informando diversas irregularidades, a lo cuales esta carta de inconformidad, es una misiva en la que expresamos nuestro descontento, pues nos sentimos en una situación de abandono al ver el desinterés, falta de compromiso que dicho médico tiene por la salud de la población de nuestro pueblo. Es por ello que necesitamos una resolución inmediata y estamos convencidos que nos merecemos una mejor atención", habían planteado.
 
iTextual

Publicar un comentario

 
Top