0
Foto Ilustrativa
El marido la tenía cautiva en su vivienda de Rafaela. Los vecinos escucharon los gritos e hicieron la denuncia. La menor está fuera de peligro.

Gracias a la denuncia de los vecinos, que escucharon los gritos, una mujer de 40 años de edad fue rescatada de las torturas a las que estaba siendo sometida por su esposo, adelante de su hija de apenas 13 años.

El hombre la mantenía cautiva en su vivienda, de un barrio de la zona sur de la ciudad santafesina de Rafaela, donde le había prohibido comer y hasta mirar por la ventana.

La víctima fue puesta a salvo por la Policía de Investigaciones (PDI), y trasladada al hospital Jaime Farré, donde constataron severas lesiones en todo el cuerpo: siete costillas fracturadas, un pulmón comprometido, escoraciones y hematomas. En tanto que la menor está fuera de peligro.

El agresor, de 48 años, quedó detenido y está acusado por "lesiones graves dolosas calificadas por el vínculo, agravadas por violencia de género que se prolonga por semanas".

Cadena3

Publicar un comentario

 
Top