0
 
El juez de Audiencia Miguel Angel Gavazza condenó a un empresario maderero que cometió al menos diez estafas en la ciudad de Santa Rosa. Era el dueño de Candelaria Maderas, que funcionaba en Santa Rosa, y que se fue dejando un tendal.


El condenado es Horacio Oscar Valenzuela. Fue encontrado autor material y penalmente responsable del delito estafas reiteradas en concurso real, (artículo 172 en relación con el artículo 55 del Código Penal), a la pena de (3) tres años de prisión de ejecución condicional, con costas (art. 26 del C.P. y arts. 382, 474 y 475 del C.P.P.) y le impuso el cumplimiento de reglas de conducta que fija el artículo 27 bis del Código Penal, en sus incisos 1º y 2º, esto es fijar residencia de la cual no podrá ausentarse sin autorización del juez del lugar de su domicilio, y someterse al cuidado de la Dirección del Patronato de Liberados de la Provincia de Misiones en la de la ciudad de Posadas, Misiones.

La fiscal María Cecilia Martiní había reclamado esa condena a Valenzuela, un empresario que está radicado en la provincia de Misiones.

El día 12 de febrero de 2007, Horacio Rubén M. compró mercadería en la firma Candelaria Maderera por 1220 pesos. "No recibí los elementos y poco después me enteré que cerró sus puertas", dijo.

El 7 de febrero de 2013, Delia M. compró y abonó mercadería por 10 mil pesos. Tampoco pudo retirar los materiales.

El día 7 de agosto de 2012, Carlos Benjamín P. compró elementos de carpintería por $5000. Luego por 828,5 pesos. "Me enteré por los medios de comunicación que la firma Candelaria Maderera había presentado quiebra; fui pero los empleados me manifestaron la imposibilidad de entregarlas debido a la situación expresada".

El día 4 de mayo de 2013, Lucas Martín S. compró $15.777. Cuando fue a retirar los elementos, se encontró con el local cerrado.

Marcelo Enrique V. hizo una compra de 100 mil pesos. Tampoco pudo retirar los elementos comprados.

Juan Carlos D., por su parte, compró por 10.950.16 pesos. "El día 28 de julio se acercó al lugar para retirarlos encontrándose que el lugar estaba cerrado con un candado, tomando conocimiento por otras personas que allí estaban que Maderera Candelaria había cerrado hacía varios días. No pudo tener en su poder la mercadería adquirida", informó el juez.

El día 11 de febrero de 2014, Juan José B. adquirió productos por $2681,81. Luego hizo otras dos compras menores por unos 300 pesos. "Me enteré por un canal de televisión que el dueño se había fugado", dijo.

En tanto, Oscar Adán G. compró por $10.267.17; Mauro Sebastián R. por $6.020.27; y María Paola L. por $6.551,31.
 
iTextual

Publicar un comentario

 
Top