0
Imagen: Pildoras de Fe
Al principio de su sacerdocio lo único que le interesaba era hacer una carrera brillante, pero Dios lo purificó con 3 sufrimientos



Martirologio romano: Memoria de San Vicente de Paúl, un sacerdote, quien, lleno de espíritu sacerdotal, y que en París se dedicó al cuidado de los pobres, pudo reconocer el rostro de Dios en cada uno de las personas sufrientes. Fundó la Congregación de la Misión (Paúles), y también, con la colaboración de Santa Luisa de Marillac, fundó la Congregación de las Hijas de la Caridad, para restaurar la vida normal típica de la Iglesia primitiva, para formar un sacerdocio santo y para ayudar a los pobres

Vicente significa: Vencedor, victorioso

Biografía

Vicente de Paúl nació en una pequeña casa rural en las afueras de la aldea de Pouy, a unos cinco quilómetros de la ciudad de Dax, en la región de las Landas, suroeste de Francia. En el lugar de su nacimiento, conocido hoy como Berceau de Saint Vincent de Paul, se levanta una modesta construcción de ladrillo y vigas de madera muy parecida a la casa en que nació Vicente en abril de l580 ó 1581 (el año exacto no es seguro). Sus padres eran unos modestos campesinos, que no contaban más que con el trabajo de la tierra para atender a sus numerosos hijos. Hasta sus doce años, Vicente vivió en su casa.

Era el tercero de seis hermanos. La modesta condición de la familia hizo que muy pronto el niño Vicente tuviera que contribuir con su trabajo de pastor de ovejas y de cerdos a la economía familiar. Pronto también dio muestras de una inteligencia despierta, lo que llevó a su padre a pensar que este hijo podía muy bien hacer carrera; expresamente, una carrera eclesiástica. Cursó estudios primarios y secundarios en Dax, y posteriormente filosofía y teología en Toulouse durante siete años. Hizo también algunos estudios en Zaragoza. Se ordenó muy joven, a los veinte años, con la intención de ser párroco de inmediato y así poder ayudar a su familia.

Fue ordenado sacerdote el 23 de septiembre de 1600. El obispo de Dax le ofrece una parroquia, pero él prefiere seguir sus estudios; apunta más alto: quiere ser obispo. En 1604 obtiene el doctorado en Teología.

Se cuenta que una anciana de Toulose le dejó una herencia de 400 escudos, (en manos de un deudor), a quien persigue hasta Marsella, donde consigue recuperar 300 escudos, y regresar a Toulose.

Vendido como esclavo

Cuando embarca para Narbona, es atacado por los turcos y cae prisionero. Luego es vendido como esclavo en Túnez. Pasó por varios amos, el último de los cuales era un cristiano renegado, a quien convirtió y así pudo llegar a Roma.

Después fue a París, donde encontró a Pierre de Bérulle, en el hospital de la Caridad. Bérulle era cura y fundador de un grupo de sacerdotes espirituales.

En ese entonces el clero había salido en un estado lamentable de las guerras; los decretos del Concilio de Trento sobre la formación de los sacerdotes no se cumplían y muchos obispos vivían como grandes señores, alejados de sus diócesis.

Bérulle deseaba que Vicente ingresara en el Oratorio (Congregación donde se pretende vivir un sacerdocio fervoroso), pero no acepta. Sí, en cambio reemplaza a un sacerdote que ingresa en el Oratorio (Congregación de sacerdotes que practicarán la pobreza, con voto de no pretender beneficio o dignidad, contra la ambición, y el de dedicarse al sacerdocio, contra la inútil inactividad).

Descubriendo su vocación interior

Vicente nombrado preceptor de la familia de Phillipe de Gondi, sobrino del Arzobispo de París, llega a ese destino en Septiembre de 1613.

Durante los viajes de Gondi, vuelve a entrar en contacto con los campesinos y con las pobres gentes que viven en los dominios de la noble familia. Y se da cuenta de que el Evangelio exige la caridad radical.

Visita a un moribundo en Gannes, cerca del palacio de los Gondi; estaba cerca de la muerte sin haber encontrado una mirada sacerdotal bastante dulce y bastante humana para poder salir de sí mismo y atreverse a creer en la ternura de Dios. He ahí la vocación de Vicente: la ternura. Su corazón ha sido tocado. Dios ha llegado ya.

Vicente, tocado ya por Dios, que no le había abandonado en su dura trayectoria de desierto, le cambia el corazón y el que no quería ir a los campos de su aldea, quiere ahora ir a los campos mas lejanos a expresar a todos los que se sienten perdidos que existe un Dios de ternura que no les ha olvidado. Quiere ser testimonio de ese amor divino. Estar presente con la ternura de Dios.

Vicente no quiere permanecer por más tiempo con los Gondi y se lo dice a Bérulle en mayo de 1617. Se traslada a una pequeña parroquia entre Lyon y Ginebra, en al región de Bresse: Chatillon-des-Dombes, como párroco.

El que se pasó la vida huyendo de su origen y su destino, se dedica a lo que venía escapando desde su juventud. Ya encontró su camino: La vocación de la ternura.

Estableció la Residencia Central de la Congregación en un antiguo hospital de leprosos conocido con el nombre de «Hospital de San Lázaro», donde fue a vivir. Por esto los sacerdotes paúles o de San Vicente se llamaron también lazaristas.

Funda las Cofradías de la Caridad en 1617, la Congregación de la Misión en 1625, y la Compañía de las Hijas de la Caridad, en 1633 Luisa de Marillac.

Falleció a los ochenta años de edad, el 27 de septiembre de 1660. Canonizado por Clemente XII en 1737, el Papa León XIII lo proclamó Patrono especial de todas las obras de cristiana misericordia, en 1885.

"La caridad, en efecto, es la máxima norma, a la que todo debe tender: ella es una ilustre señora, y hay que cumplir lo que ordena. Renovemos, pues, nuestro espíritu de servicio a los pobres, principalmente para con los abandonados y desamparados, ya que ellos nos han sido dados para que los sirvamos como a señores" (De los escritos de san Vicente de Paúl, presbítero. Carta 2.546)

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
Con información de EvaRed

Publicar un comentario

 
Top