0
Imagen: PildorasdeFe.net
Renunció a su compañía militar y a los ídolos paganos para declarar su fe y su amor a Jesucristo. Fue sentenciado a morir por decapitación Es Patrono de la ciudad de León, España y de los militares cristianos

Martirologio romano: En Tánger, en Marruecos, San Marcelo, centurión, quién, por amor y fe en Jesucristo, soportó el martirio al ser decapitado bajo el vice-prefecto Aureliano Agrícolas, en tiempos del emperador Diocleciano.

Patrono de la ciudad de León, España y de los militares cristianos

Resumen: El cumpleaños del emperador Maximiano Hércules, en el año 298, fue celebrado con una extraordinaria fiesta y solemnidad. Marcelo, un centurión cristiano y capitán de la legión de Trajano, comenzó a sentir repulsión por esta celebración pagana, y para no contaminarse participando de esas abominaciones, abandonó su compañía, declarando en voz alta que era un soldado de Jesucristo, el Rey eterno. Fue puesto prisionero de inmediato. Cuando la fiesta terminó, Marcelo fue llevado ante un juez, y, después de haber declarado su fe, fue enviado bajo el mando del guardia de Aureliano Agricolas, vicario y prefecto del pretorio, que dictó sentencia de muerte sobre él. San Marcelo fue llevado inmediatamente a ejecución, y decapitado el 30 de octubre. Casiano, el secretario de la corte, se negó a escribir la sentencia pronunciada contra el mártir, porque fue demasiado injusta. Fue llevado a la cárcel para posteriormente ser decapitado, un mes después, el 3 de diciembre.

Biografía

De vuelta en el antiguo Imperio Romano, algunos cristianos se negaron a servir en los ejércitos imperiales. Ellos pensaban que no podían hacerlo con una conciencia cristiana pura. Si ser un soldado significaba realizar ritos paganos, que se hacían en algunas ocasiones, obviamente, ningún cristiano por muy soldado que fuese, podía servir a dos amos.

San Marcelo, era un fiel Centurión de la armada romana, después de algunos años de servicio militar, y de mucha meditación en la fe, llegó a la conclusión de que el mundo en el que se desenvolvía, no estaba bien, al menos de acuerdo a su conciencia cristiana

Confesión de fe

Un día, en el año 298, durante el reinado del emperador Diocleciano, Marcelo, quien pertenecía a la unidad en el norte de África, estaba celebrando el cumpleaños de Maximiano en una fiesta pagana. De repente, Marcelo, tal vez como resultado de mucho reflexionar, tal vez en una impulso interno de repulsión hacia lo que veían, se levantó ante los comensales y denunció todas las abominaciones paganas que se estaban haciendo. Entonces, se despojó de todas sus insignias militares, y gritó fuertemente: "Yo sirvo a Jesucristo, el Rey eterno. Ya no voy a servir a sus emperadores y yo desprecio adorar a sus dioses de madera y piedra, que son ídolos sordomudos".

El centurión fue arrestado de inmediato por violación de la disciplina. En el juicio (de los cuales se tiene un registro completo), admitió que él había dicho y hecho eso de todo lo que se le acusaba. No era cuestión de ser obligados a adorar a dioses paganos. Su motivo para renunciar fue, como lo había declarado, que "no es adecuado, para un hombre cristiano, que sirve al Señor Cristo, servir a los ejércitos del mundo."

Debido a su posición, fue sentenciado y ejecutado. Murió en una gran tranquilidad, pidiendo a Dios que bendijera el juez que lo había condenado. Por su muerte, en nombre de la conciencia, la Iglesia primitiva lo considera un mártir.

Los hijos de San Marcelo imitaron su constancia, y todos perdieron sus vidas por la defensa del evangelio; tres de los chicos fueron ahorcados y luego decapitados en León. Su piadosa madre regresó y compró sus cuerpos con dinero y luego los enterró secretamente; fueron trasladados más tarde a una iglesia construida en su honor en la ciudad de León.

Que la disposición de San Marcelo a sufrir por amor a Dios, en lugar de servir a los ejércitos mundanos, nos haga permanecer firmes en el amor y la fe a nuestro Señor. Tal como lo dijo el Papa Pío XII, "Nada se pierde con la paz; todo está perdido por la guerra

"Porque es preferible para nosotros morir en el combate que ver las desgracias de nuestra nación y del Santuario" [1 Macabeos 3,59]

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Publicar un comentario

 
Top