0
Foto: WEB
 
El buque de bandera noruega fue acondicionado para trasladar a la embarcación de la Marina de EE.UU. a bordo, para sumarse a la búsqueda del ARA San Juan.


Unos 60 hombres trabajaron para adecuar la estructura de la popa del buque noruego Shopie Siem donde se instalará una rampa para facilitar el descenso del minisubmarino de la Marina de EE.UU. en alta mar.

Los operarios retiraron la popa que pesa unas 40 toneladas.

Además del minisubmarino, la embarcación transportará "robots dirigidos de manera remota y cámaras hiperbáricas para hacer el traspaso bajo presión de los submarinistas argentinos y campanas para evacuación bajo el agua".

Esta noche también se aguarda la llegada de un buque canadiese, y del avión más grande de Rusia, junto a otra embarcación de ese país.

Al respecto, el viceintendente, Pablo Luque, dijo a Cadena 3 que es "un momento con muchísimo trabajo que nunca se había visto en la ciudad". "Hay un despliegue de ayuda humanitaria internacional y un trabajo de los obreros que habitualmente se desempeñan en Comodoro Rivadavia en la industria petrolera que permitió tener mano de obra calificada", destacó.

"Más allá de la información importante que viene de Mar del Plata y Capital Federal, en Comodoro se sigue trabajando a través de los distintos países. Está por llegar uno de los aviones más grandes rusos para brindar la ayuda necesaria, encontrar el ARA San Juan, y salir de esta desesperanza", manifestó.

El intendente señaló que la localidad está acostumbrada a vivir una "solidaridad enorme" como lo fue cuando pasó el conflicto con Malvinas y señaló que "es una ciudad donde su gente está permanentemente intentando ayudar".

"Hay que ser agradecidos con los distintos países del mundo que llegaron a rescatar a nuestros compatriotas", sostuvo.

Cadena3

Publicar un comentario

 
Top