0
El juez Ariel Lijo rechazó el pedido de excarcelación del ex vicepresidente, quien llegó a la prisión en la noche de este viernes. Lo acusan de liderar una asociación ilícita y de lavado de dinero.


El ex vicepresidente Amado Boudou fue detenido en el penal de Ezeiza por orden del juez federal Ariel Lijo y en el marco de una causa por supuesto enriquecimiento ilícito, acusado de liderar una asociación ilícita y por maniobras de lavado de dinero.

El magistrado dispuso el arresto de Boudou y de su amigo José María Nuñez Carmona por considerar que el ex presidente del Senado podría entorpecer la investigación, basándose en el precedente que sentó la Cámara Federal con el caso del exministro de Planificación Julio De Vido, quien fue desaforado y detenido en el penal de Marcos Paz.

Puntualmente Lijo presume que conserva "relaciones residuales con actores" poderosos que "podrían configurar una vía de colaboración para eludir la actividad jurisdiccional"; es decir, ayudarlo a fugarse, y porque además tiene "poder económico para la elusión o la obstaculización del proceso".

En Comodoro Py, prestó declaración indagatoria

En los tribunales federales de Comodoro Py, Boudou prestó declaración indagatoria y reclamó su excarcelación, la que le fue rechazada por Lijo, luego de que el fiscal Jorge Di Lello evitara pronunciarse al respecto y dejara la decisión en manos del magistrado.

El exvicepresidente de Cristina Kirchner remarcó que "jamás" obstaculizó las investigaciones y recordó que "siempre" se mantuvo "a derecho", a la vez que tildó su arresto de "ilegal y arbitrario" y reclamó la nulidad de las actuaciones.

"El juez a cargo de este Juzgado ha perdido la objetividad y la imparcialidad que es necesaria para llevar adelante tan importante magistratura", subrayó Boudou, que también recusó a Lijo, a quien acusó de detenerlo para desviar la mirada de las denuncias por morosidad que existen en su contra en el Consejo de la Magistratura.

El exvicepresidente, además, volvió a desligar del caso a su exnovia Agustina Kämpfer, quien fue citada a indagatoria, y reiteró que los 80 mil dólares que utilizó para comprar un departamento fueron un préstamo de su hermano, Sebastián Boudou, como parte de un "contrato tácito" entre ambos.

La recusación es por "temor a parcialidad" y en el escrito se citó como ejemplo la "difusión de imágenes" de la detención, en las que se observa a Boudou descalzo y en pijama en su departamento de Puerto Madero.

Boudou fue detenido minutos antes de las 7.00 por personal de la Prefectura Naval Argentina que lo fue a buscar a su casa del barrio porteño de Puerto Madero: fue trasladado primero a la División de Investigaciones Penal y Administrativa de Prefectura, en el mismo barrio, y luego a los tribunales de Comodoro Py 2002, desde donde sería luego enviado al penal de Ezeiza.

En el fallo de 12 páginas en el que ordenó el arresto, Lijo señaló que "teniendo en consideración las operaciones señaladas por el representante del Ministerio Público Fiscal, el monto total objeto del delito de lavado de activos ascendería a 4.238.900 pesos y 995.000 dólares".

Además, explicó que disponía la detención por considerar que existe un "peligro concreto de que la investigación" sea "obstaculizada" por el exvicepresidente, a partir de una supuesta "existencia de relaciones residuales con actores" de poder.

"Boudou ejerció el cargo de Ministro de Economía y posteriormente el de Vicepresidente, lo que lo ubicó en las más altas esferas de influencia del poder estatal durante un extenso período. Esta influencia puede ser extendida a José María Núñez Carmona, a quien el Fiscal señaló como quien revestía el carácter de persona interpuesta de Boudou", afirmó el magistrado.

Al respecto, evaluó que existen elementos que "permiten presumir la existencia de relaciones residuales con actores que podrían configurar una vía de colaboración para eludir la actividad jurisdiccional y poder económico para la elusión o la obstaculización del proceso".

Además, de Boudou y Núñez Carmona, Lijo también citó a indagatoria a Alejandro Vandenbroele y Juan Carlos López, los cuatro por supuestamente haber "formado parte en una asociación ilícita destinada a cometer delitos indeterminados, con miras a la obtención de beneficios económicos derivados de su actuación al margen de la ley, con un reparto de tareas de sus integrantes claramente establecido".

No le daban los números

El periodista Christian Sanz, editor en jefe del diario Mendoza Post, contó a Cadena 3 que la denuncia contra Amado Boudou la radicó en febrero de 2012 cotejando los ingresos que el ex vicepresidente declaraba cruzado con lo que presentaba como bienes ante la Oficina Anticorrupción.

“Era imposible, no le daban los números, porque tenía un ingreso muy bajo y tenía motos de alta cilindrada, autos importados, un piso en Puerto Madero y demás”, explicó.

Después, “encontramos algunas sociedades donde se repetían algunos personajes, como (José María) Núñez Carmona, y comenzamos a sospechar que había algo más y con mi abogado hicimos la denuncia por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito”.

Por su parte, la abogada Silvina Martínez, quien junto a Margarita Stolbizer llevó muchas denuncias sobre la corrupción en el kirchnerismo, se mostró sorprendida por la detención de Boudou.

“Parecía que iba a ser uno de los delincuentes o funcionarios públicos que cometieron muchos delitos, pero que iba a parecer indemne a todos los procesos judiciales”, opinó.

Además, consideró que si la justicia es imparcial, Cristina Kirchner debería terminar con la misma suerte de Julio De Vido y Boudou.


Cadena3

Publicar un comentario

 
Top