0
Foto Archivo
Presentó un escrito ante Lijo. Señala que el ex titular de Afip fue indispensable para el quiebre y salvataje de la imprenta. Laura Alonso dijo a Cadena 3 que tiene "responsabilidad penal".


La Oficina Anticorrupción presentó hoy un escrito ante el juez Federal Ariel Lijo para pedir el procesamiento del ex titular de la Afip, Ricardo Echegaray, en el marco de la causa Ciccone.

El organismo conducido por Laura Alonso sumó en carácter de querellante otro argumento basado en los dichos de Rafael Resnick Brenner, su ex jefe de asesores, que confirman “los numerosos y variados antecedentes que demuestran la responsabilidad evidente de Echegaray en los hechos que se investigan”.

Brenner fue designado en el cargo de jefe de asesores de Afip en diciembre de 2009, por Echegaray. En esa función, intervino en 2010 en el expediente administrativo de Ciccone, que requería una quita sobre la deuda de $62.714.169,36, y en la aplicación de un plan de pagos.

El funcionario declaró que se trató de “una tramitación consensuada con el Administrador Federal” y que “no se movía un papel sin que él supiera”.

Con esto, la oficina de Laura Alonso, considera que Echegaray fue clave en el proceso de quiebra y salvataje de la calcográfica para que Amado Boudou, sus socios y testaferros pudieran adquirir la empresa y negociar con el Estado.

En diálogo con Cadena 3, Alonso señaló que "hace un año que el juez de la causa no define la situación procesal" de Echegaray.

"Ya fueron a juicio y se sientan en el banquillo de los acusados Boudou, Núñez Carmona, Vandenbroele y un subordinado de Echegaray, que la semana pasada dijo en la audiencia del juicio que no entendía cómo estaba siendo juzgado y su jefe no", afirmó.

“Esperamos que el juez la acepte y defina la situación procesal de Echegaray. Entendemos que fue partícipe necesario de la maniobra y que está demostrado en el expediente que tiene responsabilidad penal. En el escrito, la oficina Anticorrupción describe muy bien cada uno de los argumentos a favor del procesamiento”, añadió.

Según el organismo, el accionar de Brenner “marca la excepcionalidad del trámite impartido al mismo y la necesidad de mantenerlo en el ámbito más próximo al control y designio del Administrador Federal”.

Y argumenta que: “Los hechos delictivos que VS y su superior tuvieron por acreditados y por los que se inició el juicio oral no pudieron haber sucedido sin la intervención intencional de Echegaray. Su aporte ha sido condición necesaria para la comisión del delito.

Boudou está procesado por supuesto “cohecho pasivo y negociaciones incompatibles” en el expediente por la apropiación de Ciccone, la empresa responsable de la impresión de billetes, a través de Alejandro Vandenbroele, su presunto testaferro.

Cadena3


Publicar un comentario

 
Top