0
Foto: WEB
 
Dimensionando el valor de lo que representó el fallo de la Corte Suprema con respecto al Atuel, creo que nos debemos una enorme celebración de Año Nuevo. Fue histórico. El trabajo se definió a partir del trabajo de todos los estamentos provinciales, y participaron actores políticos, sociales y jurídicos.

Los pampeanos vivimos con emoción cada paso que se avanzó en la Justicia. Esto no es un avance, es el triunfo más resonante que La Pampa podía esperar en casi un siglo de despojo progresivo y despiadado.

Para entender el significado que esto tiene para Mendoza, basta leer sus medios de prensa, con títulos y expresiones casi de resignación. Sus argumentos han sido tan insostenibles que los comentarios están teñidos, incluso, de un tono compasivo.

Tenemos que gritar este triunfo celebrando que ganamos una batalla histórica, una situación en la que se usó, incluso, nuestra debilidad política cuando todavía ni éramos provincia para arrebatarnos un río.

La derrota mendocina es tan resonante que algunos de sus medios celebran que no haya habido indemnización. Tenemos que pararnos y decirles, claramente, que ya logramos lo más importante: esto no es cosa juzgada y ya tiene que asegurarse un caudal ecológico para el oeste pampeano. ¡Va a haber agua en nuestro oeste! Pero eso sí, que no se relajen, porque les vamos a ir a cobrar hasta el último peso de lo que representó un perjuicio de décadas desde lo humano, lo social y lo económico. No vamos a dejar nada librado al azar. No nos vamos a olvidar de nada.

Como presidente de la Comisión de Ríos de la Cámara de Diputados provincial, tengo la responsabilidad de respaldar cada acción del Ejecutivo para asegurar que la Ley nos ampare en todos nuestros reclamos. Analizando antecedentes y aspectos que nos permitan capitalizar esta sentencia, que es mucho más que un simple avance: el órgano máximo que imparte justicia en el país nos ha dado la razón.

Ahora tenemos un camino claro con una gestión política fuerte. Ahora vamos a hacer lo que hay que hacer para que La Pampa recupere décadas de estar relegada con el desprecio de Mendoza y la indiferencia del Estado Nacional.

Publicar un comentario

 
Top