GuidePedia

Foto: Gob.LP
 
En el Hospital Lucio Molas se efectuó una simulación de catástrofe externa para la contención del hospital en caso de múltiples víctimas. Se trata de la capacitación del recurso humano, prevención de daños mayores y puesta a punto muchas cosas que se mejoran con el accionar.

El ministro de Salud, Rubén Ojuez, acompañado de otros funcionarios del Ministerio, presenciaron este simulacro, con la participación de médicos, enfermeros y todo el personal involucrado para estas posibles emergencias en siniestros viales.

El ministro destacó el staff del equipo médico que trabaja en las emergencias, “pero siempre hay eventos que superan a la capacidad que tiene el hospital. En este caso estamos haciendo un simulacro con alrededor de 15 pacientes traumatizados graves que desbordan cualquier hospital. En eso tenemos que tener claro quiénes tienen que participar y saber el rol de cada uno de ellos. A veces la buena voluntad y la solidaridad entorpece el trabajo, aún de la gente que trabaja en salud pública”.

Siempre que sucede un evento, “pueden surgir errores en la urgencia, por lo que significa la presencia de los familiares que vienen y preguntan, la policía que tiene que actuar. Siempre hay algún detalle para ir afinando y hacer mucho más efectivo el trabajo, que está muy reconocido a nivel de la ciudad, de la provincia y de otras provincias. Estamos trabajando con las emergencias y el CODE es uno de ellos”.

Ojuez efectuó un balance del año en Salud, señalado que fue muy bueno, “aún teniendo crisis en lo económico hemos podido dar respuesta a la sociedad. El personal de Salud Pública se ha comprometido, tiene mística y creo que el paciente reconoce que ha mejorado la salud en la provincia”.

Recordó que ayer cerraron la paritaria con un diálogo muy adulto con los gremios, “y no hemos tenido un solo día de paro. Eso hay que rescatarlo, tanto de las autoridades, los gremios y los trabajadores que están a la altura de las discusiones”.

Para el próximo año el desafío es la culminación del nuevo hospital, “nos ayudará mucho en lo edilicio. Tuvimos muchas dificultades de público conocimiento con los Quirófanos, con Neonatología, con la lluvia, lo que nos resolvería la falta de camas. Fundamentalmente, lo que hace que la salud funcione y los proyectos sean ejecutados es el recurso humano comprometido y capacitado”.

El nuevo hospital estuvo pensado en un todo armónico, “y el Lucio Molas fue creciendo descoordinadamente, por lo que conviven construcciones edilicias de distinto tipo. En cuanto al recurso humano, estaremos atentos con las posibilidades que existan desde el Gobierno provincial para poder sumar algún recurso humano más”.

Simulacro

El doctor José Manuel Sansón, coordinador de catástrofes hospitalarias internas, detalló el procedimiento de la simulación de atención de pacientes víctimas de un siniestro vial. Hay tres escenarios, uno donde los actores se maquillan y caracterizan como víctimas. “La simulación es de un choque frontal de un auto con 4 personas y un colectivo. Se traerán aproximadamente 20 víctimas al hospital”.

El otro escenario es el armado de la zona amarilla de catástrofe en el hall central, para aumentar la capacidad de internación en ese momento, con 15 camas para internar pacientes que no tienen tanta gravedad.

El tercer escenario es el ingreso de pacientes a la guardia, categorizándolos en pacientes rojos o amarillos. “El rojo tiene riesgo de vida y el amarillo no llevan tanto riesgo. Los rojos se atienden en la guardia central descargada de pacientes y los amarillos son atendidos en el hall central. Así se puede tratar una cantidad de víctimas que supere la estructura edilicia del hospital”.

 
Top