0


La ruta nacional 35, a la altura de Embajador Martini, continuará habilitada al tránsito. Después de prolongadas negociaciones, Vialidad Nacional colocará banderilleros en los extremos del alteo, en la laguna Chadilauquén.

Finalmente, el tránsito de la ruta 35, a la altura de Embajador Martini, no se cortará y continuará con un solo carril habilitado. Después de que desde la comisaría de la localidad se confirmara el corte, a partir de las 8 de la mañana, al mediodía Vialidad Nacional informó que colocará banderilleros en los extremos del alteo, ante la ausencia de policías, para que puedan seguir circulando los vehículos.

El tránsito en el alteo -que aún no se levantó por completo- se había reanudado hace poco menos de un mes. Pero Vialidad no paga los adicionales de los policías, debe 800 mil pesos. Por eso este sábado el gobierno provncial concretó la amenaza de retirar a los efectivos y el organismo anunció el corte otra vez la ruta.

La comisaría de Embajador Martini confirmó que a partir de este sábado a las 8 horas dejaron de prestar el servicio de adicional en el alteo de la ruta 35 y las autoridades de Vialidad Nacional y de la empresa que trabaja en en lugar, resolvieron cortar el tránsito por razones de seguridad. Sin embargo, después de febriles negociacoines, VN decidió colocar banderrilleros y que el tránsito no se interrumpa, según informó Radiodon, al mediodía.

El 12 de diciembre del año pasado el tránsito en la ruta se había reanudado en un solo carril. Desde abril del año pasado, el agua de una laguna había avanzado sobre la cinta asfáltica, cuando se produjo una lluvia inusual para esa época, y quedó interrumpida la circulación de vehículos, al igual que entre Winifreda y Castex.

El gobernador Carlos Verna había reclamado hace una semana atrás al organismo nacional que la Gendarmería se haga cargo de vigilar el alteo. Se decidió retirar a la Policía provincial del lugar porque Vialidad Nacional mantiene una abultada deuda, ya que no ha pagado los adicionales de los agentes policiales.

Sin presencia policial ni de Gendarmería y ante la peligrosidad que aún presenta el tramo, Vialidad había decidió interrumpir el tránsito por el lugar. Luego reconsideró la medida.

Cabe recpordar que a fines de diciembre, Verna comunicó al administrador de Vialidad Nacional que en enero la Policía pampeana dejaría de prestar colaboración en los dos alteos que se encuentran sobre la ruta 35 al norte de Santa Ros.

En el caso del alteo entre Winifreda y Castex, la circulación se puede realizar por los dos carriles, por lo cual la custodia policial no sería necesaria. En cambio, en el alteo de Martini solo se puede utilizar un carril, y con mucha precaución, lo que obliga a contar con personal que organice el tránsito de los dos sentidos y vele por un uso cauteloso del tramo.

Las autoridades de Vialidad habían informado que se veían “obligados a cortar el tránsito” hasta tanto se mejoren las condiciones de estabilidad del terraplén.

Desde la Jefatura de Policía informaron que la deuda atrasada por el servicio adicional que brindaban los efectivos en los 700 metros del alteo -kilómetros 387 y 388- asciende a 800 mil pesos. Cada efectivo hacía turnos de 5 horas en medio de la ruta. En total son diez guardias por día.

En la nota dirigida al administrador de Vialidad, Javier Iguacel, el gobernador Verna había sugerido que la seguridad de las rutas correspondía a Gendarmería.

La ruta nacional se cortó en marzo con las inundaciones. Es una ruta clave porque vincula el norte y sur del país.
El Diario LP

Publicar un comentario

 
Top