0
ImagenPildorasdeFe.net
La gran Manifestación de Jesús. el Señor se ha revelado al mundo pagano representado en las personas de los Reyes magos


Epifanía significa: Manifestación, viene del griego. Siginfica el Señor se ha revelado al mundo pagano representado en las personas de los Reyes magos.

La Fiesta de la Epifanía es una de las fiestas litúrgicas más antiguas de la Iglesia, incluso aún más que la Navidad. Esta fiesta comenzó a celebrarse en Oriente en el siglo III y en Occidente se la adoptó en el curso del IV.

La historia de los Reyes Magos se puede encontrar en Mateo 2,1-12

¿Cuá es el significado de la Epifanía?

Epifanía significa "manifestación". 

La Epifanía es la fiesta en la que Jesús, el Hijo del Dios vivo, toma rostro de hombre en la tierra y se hace a conocer a todos los pueblos, es por ellos que esta fiesta se celebra después de la Navidad. Este un día de inmensa alegría, en el que salimos al encuentro al niño Jesús en brazos de su Madre y le rendimos nuestra adoración como lo hicieron los Reyes Magos en su momento.

Tenemos que saber que la Iglesia celebra tres manifestaciones, o tres epifanías:
  • La Epifanía del Señor ante los Reyes Magos,
  • La Epifanía a San Juan Bautista en el Jordán,
  • La Epifanía a sus discípulos en el milagro en Caná.

De estas tres Epifanías, la Iglesia ha querido dejar en claro que la primera manifestación del Hijo de Dios hecho Hombre al mundo pagano, fue aquella que tuvo lugar con la adoración de los Reyes Magos y por ello es que esta es la celebración magna, la cual proclama la misión salvadora de Cristo a todos los Pueblos.

La Epifanía, tal cual como lo expresa la liturgia, anticipa nuestra participación en la gloria de la inmortalidad y divinidad de Jesucristo encarnado. Es una fiesta de esperanza que prolonga la luz de Navidad.

¿Qué nos enseña la vista de los Reyes Magos? (Por Benedicto XVI)

Podemos aprovechar esta fiesta de la Iglesia para reflexionar y vivir las enseñanzas que nos da este pasaje evangélico:
  • Los magos representan a todos aquellos que buscan, sin cansarse, la luz de Dios, siguen sus señales y, cuando encuentran a Jesucristo, luz de los hombres, le ofrecen con alegría todo lo que tienen.
  • La estrella anunció la venida de Jesús a todos los pueblos. Hoy en día, el Evangelio es lo que anuncia a todos los pueblos el mensaje de Jesús.
  • Los Reyes Magos no eran judíos como José y María. Venían de otras tierras lejanas (de Oriente: Persia y Babilonia), siguiendo a la estrella que les llevaría a encontrar al Salvador del Mundo. Representan a todos los pueblos de la tierra que desde el paganismo han llegado al conocimiento del Evangelio.
  • Los Reyes Magos dejaron su patria, casa, comodidades, familia, para adorar al Niño Dios. Perseveraron a pesar de las dificultades que se les presentaron. Era un camino largo, difícil, incómodo, cansado. El seguir a Dios implica sacrificio, pero cuando se trata de Dios cualquier esfuerzo y trabajo vale la pena.
  • Los Reyes Magos tuvieron fe en Dios. Creyeron aunque no veían, aunque no entendían. Quizá ellos pensaban encontrar a Dios en un palacio, lleno de riquezas y no fue así, sino que lo encontraron en un pesebre y así lo adoraron y le entregaron sus regalos. Nos enseñan la importancia de estar siempre pendientes de los signos de Dios para reconocerlos.

Jesús quiere manifestarse a todos los pueblos, y quiere que todos nosotros seamos misioneros, que ayudemos a llevar la luz a todo el mundo. De pequeños todos hemos jugado a lanzar piedras en algún gran estanque. Y competíamos entre nosotros para ver quién hacía llegar más lejos la piedra resbalando sobre el agua, y por lo tanto quién hacía más ondas sobre el agua.

Jesús fue, por así decir, como una piedra lanzada en Oriente. La primera onda alcanzó a los judíos. La segunda onda alcanzó a los gentiles. Hubo más ondas que llegaron hasta nosotros. Son ondas de amor y de luz, que emanan de la piedra que es Cristo y llegan hasta nuestra orilla.

Un verdadero encuentro con Jesús cambia nuestros rumbos.

El encuentro de los Reyes magos con Jesús, les hizo cambiar de rumbo. Ellos se marcharon a su tierra por otro camino. Ya no volvieron por el camino viejo, el camino del mundo, el camino de Herodes, el camino de la traición, de la muerte, del peligro. El encuentro con Jesús les abre un nuevo camino, el camino de Jesús, el camino seguro, el camino de la salvación. Todo aquel que se encuentra con Jesús recibe caminos nuevos donde avanzamos en la esperanza y la paz.

¿Qué estarías tú dispuesto a dejar por Jesús? 

Los Magos dejaron todo, y se fueron en busca de Jesús. Se llenaron de luz y esperanza por ver al Mesías. Ojalá también nosotros nos llenemos de esa misma luz de Cristo. Vencieron muchos obstáculos: un largo viaje, muchas preguntas, la estrella que se esconde. La vida del creyente es también la historia de un viaje, un viaje de búsqueda de Dios. Si Dios viene a mi encuentro, yo también tengo que salir a su encuentro.

-
PildorasdeFe.net | Solemnidades y Fiestas

Publicar un comentario

 
Top