GuidePedia

0
Foto: Info Huella
Un peón rural fue rescatado en avión tras sufrir la picadura de una víbora en el campo Mayacó, en cercanías al Destacamento El Durazno. Está en terapia Intensiva.


Este sábado a la mañana un joven que trabaja de peón en una estancia fue mordido por una víbora yarará "de la cruz" en una de sus piernas, en el Paraje El Durazno.

Los dueños de la estancia se comunicaron con el Aeroclub de Eduardo Castex, donde solicitaron si podían ir a buscar al joven para trasladarlo al Hospital Lucio Molas.

PUBLICIDAD



El avión, un Cessna del Aero Club de Eduardo Castex, aterrizó en un campo cercano, La Gitana. Allí lo esperaba el peón, que fue manejando casi 15 kilómetros a la estancia lindera hasta donde estaba la pista de aterrizaje. Cuando se tranquilizó y se relajó notó que le empezó a doler la rodilla y se le había empezado a dormir la pierna.

El joven de 25 años, oriundo de Santa Rosa, pudo matar a la víbora.

Cuando el avión llegó a Santa Rosa, lo recibió un operativo de urgencia, dada la gravedad del joven. En primer lugar, fue trasladado hasta el Lucio Molas, luego derivado al Instituto Polymedic.

El presidente del Aeroclub de Eduardo Castex, Fabián Giansone, contó en diálogo con el medio Plan B que esta mañana alrededor de las 10.15, recibió un llamado, solicitando si había un avión disponible para trasladar al joven que estaba en el Paraje El Durazno: “estábamos justo a la mañana haciendo pollos a la parrilla para recaudar fondos para la institución, cuando nos llamaron pidiéndonos si podíamos ir a buscar a un empleado que había sido mordido por una víbora”.

“Ya a las 10.45, nuestro avión estaba despegando del Aeroclub. Fue un trabajó rapidísimo ya que el avión estaba preparado, porque hace pocos días teníamos que hacer un vuelo y se suspendió y había quedado con combustible y todo”.

-¿A qué hora llegaron a la estancia?

-En una hora de la partida el avión estaba aterrizando en el campo, ya que desde Eduardo Castex hasta la estancia por ruta son 300 kilómetros, y en línea recta son doscientos y en 50 minutos estábamos en Santa Rosa, donde fue trasladado al Hospital Lucio Molas. Se le había empezado a entumecer la pierna hasta la ingle y estaba súper hinchada.

Segundo Vuelo

En Santa Rosa, al saber que el peón pudo matar la víbora, los médicos pidieron el cuerpo del ejemplar. En un segundo vuelo, el avión volvió al campo y, según las indicaciones del trabajador rural, dieron con la víbora y la llevaron hasta Santa Rosa,  para poder suministrar el suero antiofídico


Infohuella | PlanB

Publicar un comentario


 
Top