GuidePedia

0
Imagen: PildorasdeFe.net
Se destacó por su celo en la fe, castidad y penitencia. Se le invoca contra las tentaciones de la carne y para conseguir la virtud de la castidad

Hoy también se festeja a:

Martirologio Romano: San Casimiro, hijo del rey de Polonia, que, siendo príncipe, destacó por el celo en la fe, por la castidad y la penitencia, la benignidad hacia los pobres y la devota veneración a la Eucaristía y a la bienaventurada Virgen María, y aún joven, consumido por la tuberculosis, descansó piadosamente en la ciudad de Grodno, cerca de Vilna, en Lituania († 1484).

Resumen: Hijo del rey de Polonia, nació el año 1458. Cultivó de manera eminente las virtudes cristianas, sobre todo la castidad y la caridad con los pobres. Gran defensor de la fe, tuvo particular devoción a la eucaristía y a la Virgen María. Murió tuberculoso el año 1484 en Grodno (antigua Polonia) y está enterrado en Vilna (Lituania).


Biografía

Príncipe Casimiro, apodado por sus compañeros como el "hombre de paz", nació en Cracovia 3 de octubre 1458. Fue el tercero de los trece hijos del rey de Polonia Casimiro IV y Elizabeth de Austria, hija de Alberto II. El matrimonio entre los dos, demostró ser un matrimonio feliz y fértil.

El Rey y la Reina, preocupados por criar a su hijo en principios y valores correctos, se organizaron, con la ayuda de John Dlugosz, un gran Sacerdote historiador de gran erudición y santidad, para confiarle la educación a Casimiro cuando llegara a la edad de nueve años, y el sacerdote resultó un excelente profesor, severo y correcto en los momentos exactos, fue casi un segundo padre para el principito.

Todavía no había cumplido los quince años cuando, a petición de la nobleza húngara, su padre lo envió a conducir un ejercito contra el gobernante húngaro Matías Corvino. Pero cuando Casimiro se enteró de que el gobernante Matías poseía mucho y más numerosas tropas que las suyas, fue abandonado por la nobleza húngara que inicialmente había solicitado su intervención, muchos de sus soldados terminaron desertando, y no hubo más remedio que detener el envío de las tropas.

El rey, envió un mensajero a su hijo, pero para su gran vergüenza se enteró de que se había retirado de la batalla. Como castigo le fue prohibido a Casimiro regresar a Cracovia y fue encarcelado durante tres meses en el castillo de Dobzki. A pesar de las presiones de su padre y nuevas peticiones de la nobleza, Casimiro nunca más volvió a abrazar las armas.

Descubriendo su vocación

El joven príncipe no ambisionó a ninguna de las posiciones del gobierno y de ahora en adelante prefiere, más bien, tomar medidas en favor de los pobres, los oprimidos, los peregrinos y los presos. Se enteró de todas las penurias que estaba pasando y entonces denunció todo esto al rey, su padre, especificándole todas las injusticias que les estaban cometiendo a los pobres. Sintió una enorme alegría cuando su padre le dejó donar todas sus posesiones a los más necesitados, que comenzaron a llamarlo "el defensor de los pobres."

Su mansudembre y humildad, lo empuja a tomar frente en la vida de la Iglesia. De hecho, pasó gran parte de su tiempo en ella, entre la oración personal y las funciones litúrgicas, a menudo, incluso, olvidándose de comer, y regresaba por las noches para rezar ante las puertas cerradas de la iglesia. El centro de su devoción era la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Amaba también a la Virgen, en su ataúd se colocó una copia de su himno favorito: "Omni morir diciembre Marie".

Nadie fue capaz de convencerlo de que se casara con una novia, hija de San Fernando III de Castilla. Él dijo no conocer otra salvación más que la de Cristo. Su más grande anhelo y su más fuerte deseo era siempre agradar a Dios. Para eso trataba de dominar su cuerpo, antes de que las pasiones sensuales mancharan su alma. Él luego profetizó su pronta desaparición para estar con Jesús para siempre.

Su muerte

Casimiro murió de tuberculosis el 04 de marzo 1484, a la corta edad de veintiséis años, en Grodno. Sus restos fueron enterrados en la Catedral de Vilnius, capital de Lituania hoy, donde todavía se veneran.

En su tumba ocurrieron muchos milagros y el rey Segismundo decidió presentar una petición al Papa León X para pedir la canonización del príncipe polaco. En 1521 el papa declaró a San Casimiro patrón de Polonia y Lituania, pero fue canonizado oficialmente en 1602 por el Papa Clemente VIII en 1621 y su fiesta se extendió a la Iglesia universal.

En su iconografía se le representa sosteniendo un rollo, teniendo unas palabras de su amado himno mariano, y un lirio, símbolo de la castidad. San Casimiro es de hecho, invocado particularmente contra las tentaciones de la carne.

Cuerpo incorrupto

A los 120 años de enterrado abrieron su sepulcro y encontraron su cuerpo incorrupto, como si estuviera recién enterrado. Ni siquiera sus vestidos se habían dañado, y eso que el sitio donde lo habían sepultado era muy húmedo. Sobre su pecho encontraron una poesía a la Sma. Virgen María, que él había recitado frecuentemente y que mandó que la colocaran sobre su cadáver cuando lo fueran a enterrar: "Cada día alma mía, di a María su alabanza. En sus fiestas la honrarás y su culto extenderás..."

Oración

Oh Dios todopoderoso, que llamas siempre a servir a los que reinan contigo, te pido que por la intercesión del humilde San Casimiro, estemos siempre dispuesto a servir a los más necesitados, fieles en santidad y justicia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, quien es Dios, y que vive y reina contigo en unidad con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Publicar un comentario


 
Top