GuidePedia

Imagen: PildorasdeFe.net
Hoy se nos recuerda que el Dios del amor se encarnó por amor a cada uno de nosotros, para traernos su mensaje de redención y de salvación



La palabra Navidad (Christmass, en inglés) proviene de la combinación de «Cristo» (Christ) y de « Misa» (Mass); es la fiesta de la Natividad de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

La Navidad es celebrada por muchos cristianos, como si fuese la más importante de las fiestas cristianas. La Navidad es el Nacimiento del Niño Dios. Es una gran fiesta para todos los hombres porque para todos es la Encarnación y el Nacimiento. Es, de manera muy especial, una fecha muy significativa para los creyentes en Cristo, porque ellos conocen bien su verdad e importancia para la humanidad.

La Iglesia en su misión de ir por todo el mundo llevando la Buena Nueva ha querido dedicar un tiempo a profundizar, contemplar y asimilar el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios; a este tiempo lo conocemos como Navidad.

Cerca de la antigua fiesta judía de las luces y buscando dar un sentido cristiano a las celebraciones paganas del solsticio de invierno, la Iglesia aprovechó el momento para celebrar la Navidad.

En este tiempo los cristianos, por medio del Adviento, se preparan para recibir a Cristo,"luz del mundo" (Jn 8, 12) en sus almas, rectificando sus vidas y renovando el compromiso de seguirlo. Durante el Tiempo de Navidad al igual que en el Triduo Pascual de la Semana Santa celebramos la redención del hombre gracias a la presencia y entrega de Dios; pero a diferencia del Triduo Pascual en el que recordamos la Pasión y muerte del Salvador, en la Navidad recordamos que Dios se hizo Hombre y habitó entre nosotros.

La encarnación es el proceso de la nueva creación que Dios ha venido a establecer en el mundo así como en la historia. Es el proceso de salvación para todos los hombres... "Todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios" (Isaías 52,10), que incluye el proyecto de verdad, de justicia y de paz... "Su soberanía será grande, y habrá una paz sin fin para el trono de David y para su reino; Él lo establecerá y lo sostendrá por el derecho y la justicia, desde ahora y para siempre" (Isaías 9,6)

Así como el sol despeja las tinieblas durante el alba, la presencia de Cristo irrumpe en las tinieblas del pecado, el mundo, el demonio y de la carne para mostrarnos su camino a seguir. Con su luz nos muestra la verdad de nuestra existencia. Cristo mismo es la vida que renueva la naturaleza caída del hombre y de la naturaleza. La Navidad celebra esa presencia renovadora de Cristo que viene a salvar al mundo.

La Iglesia en su papel de madre y maestra por medio de una serie de fiestas busca concientizar al hombre de este hecho tan importante para la salvación de sus hijos.

Hoy se nos recuerda que el Dios del amor se encarnó por amor a cada uno de nosotros, para traernos su mensaje de redención y de salvación y para conducirnos, si así lo elegimos libremente en este mundo, a la vida eterna. ¿Quién puede festejar más celebración que ésta? Así pues, demos gracias al Señor y recemos por seguir todos el camino que Jesús nos marcó y oremos por los fallecidos que, aún sin purificar, esperan a las puertas del cielo nuestra oración para encontrarse cara a cara con Dios amor.

En este momento solemne de la Navidad, es necesario hacer espacio a Dios en nuestra vida, para pertenecer completamente a Él y abrirnos a los demás. "Él se entregó por nosotros, a fin de librarnos de toda iniquidad, purificarnos y crear para sí un Pueblo elegido y lleno de celo en la práctica del bien" (Tito 2,14)

-
PildorasdeFe.net | Solemnidades y Fiestas
 
Top