GuidePedia

Imagen: PildorasdeFe.net
Estas Basílicas nos recuerdan lo generosos que han sido los católicos para que nuestros templos sean lo más hermoso posible. 




Dedicación de las Basílicas de los apóstoles San Pedro y San Pablo
Fiesta: 18 de Noviembre
La basílica de San Pedro en el Vaticano está construida sobre la tumba de San Pedro que allí fue martirizado y enterrado.
La basílica de San Pablo contiene las reliquias de San Pablo y esta cerca del lugar de su martirio.

Fiesta

Ya en el siglo XII se celebraba en la basílica Vaticana de San Pedro y en la basílica de San Pablo, en la vía Ostiense, el aniversario de las respectivas dedicaciones, hechas por los santos papas Silvestre y Siricio en el siglo IV. Esta conmemoración se extendió posteriormente a todo el rito romano. Del mismo modo que en el aniversario de la basílica de Santa María la Mayor (el día 5 de agosto) se celebra la maternidad de la Santísima Virgen, así hoy son honorados los dos principales apóstoles de Cristo.

La Basílica de San Pedro

Construida sobre el lugar donde San Pedro fue martirizado. La primera basílica sobre la tumba de Pedro la construyó el emperador Constantino en el año 323 y permaneció dos siglos.

La construcción de la basílica actual duró 170 años. La empezó el Papa Nicolás V en 1454 y la terminó y consagró el Papa Urbano VIII el 18 de Noviembre de 1626, que es también el aniversario de la consagración de la Basílica antigua. Trabajaron en ella los más famosos artistas como Bramante, Rafael, Miguel Angel y Bernini. Su hermosura y majestad son impresionantes. Durante su construcción se sucedieron 20 Papas.

La Basílica de San Pedro mide 212 metros de largo, 140 de ancho, y 133 metros de altura en su cúpula. Ocupa 15.000 mts2. No hay otro templo en el mundo que le iguale en extensión.

La tumba de San Pedro es el centro de la estructura

De cara a "La Confesión" (como se llama donde está enterrado San Pedro) están, junto a las cuatro bases de la cúpula, colosales estatuas de San Longinus, Santa Helena, Santa Verónica, y San Andrés. Desde la galería sobre la estatua de Santa Helena, se muestran al público varias veces al año las grandes reliquias. La mas importante es un gran fragmento de la Verdadera Cruz. Encima de los mencionados santos hay cuatro gigantescos mosaicos de Cavaliere d`Arpino, uno de cada evangelista. Sobre los evangelistas, dando la vuelta por toda la base de la cúpula, esta la inscripción latina en letras de 2 metros: "Tu eres Pedro, y sobre esta roca Edificaré mi Iglesia, y te daré las llaves del cielo"

La estatua de San Pedro, en la parte derecha de la nave central de la Basílica fue probablemente hecha por Arnolfo diCambio con motivo del año santo de 1300. (aunque los guías suelen decir erróneamente que es del siglo IV o V). Los peregrinos besan sus pies como señal de adhesión y fidelidad al papa.

Llama la atención su expresión de autoridad. Con su pié derecho hacia delante da la impresión que se va a levantar súbitamente.

La Basílica de San Pablo

La Basílica de San Pablo Extramuros es, después de San Pedro, la iglesia más grande de Roma. Imponente y monumental, se destaca más aún por el amplio espacio que la separa de los edificios circundantes. Surgió en la primera mitad del siglo IV por voluntad del emperador Constantino, en el lugar que la tradición indica como la tumba del Apóstol Pablo.

Aquí cada año se clausura solemnemente (el 25 de enero, día de la conversión de san Pablo) la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

Ubicación: en la romana vía Ostiense. Fuera de las murallas de Roma, a 11 kilómetros de San Pedro y cerca de "Las tres fontana", donde San Pablo fue martirizado.

Esta Basílica fue meta incesante de fieles y peregrinos provenientes de todas partes del mundo, para venerar al "Apóstol de los gentiles", que con su palabra y sus escritos contribuyó a la difusión del mensaje cristiano en modo determinante. A fines del primer Año Santo del 1300, fue incluida en el itinerario jubilar para obtener las indulgencias. La Basílica quedó prácticamente intacta en su aspecto extraordinariamente sugestivo de templo patriarcal paleocristiano, hasta inicios del siglo XIX.

En 1823 fue destruida casi completamente por un terrible incendio, provocado por el descuido de los vigilantes en la restauración del techo. A León XIII le tocó la ardua tarea de iniciar la reconstrucción de la Basílica. En los trabajos de reconstrucción se encontró un sepulcro sumamente antiguo (de antes del siglo IV) con esta inscripción: "A San Pablo, Apóstol y Mártir". Los trabajos continuaron activamente bajo el pontificado de Pío IX que el 10 de diciembre de 1854 consagró la nueva Basílica.

La entrada a la Basílica de San Pablo se hace hoy como antiguamente, a través de un atrio precedido por un jardín.En el jardín, entre flores y palmeras, se destaca la estatua de un San Pablo severo. El apóstol tiene en una mano la espada, símbolo de su martirio, y en la otra mano el libro que subraya su actividad de mensajero de la Palabra de Dios, escrita y proclamada.

Pablo es el apóstol al que en modo especial se debe la difusión de la fe cristiana en el mundo greco-romano. Sus cartas y el texto bíblico de los "Hechos de los apóstoles" nos dan abundantes noticias sobre su vida, su pensamiento y su actividad. Ninguno de los apóstoles tiene una existencia tan documentada como San Pablo. Pablo nació en Tarso, un pueblo de Cilicia (actual Turquía), aproximadamente en el año 10 de la era cristiana. Al inicio fue un perseguidor convencido y encarnizado de la joven Iglesia. Convertido por Cristo, que se le apareció en el camino de Damasco, se transformó en el mensajero más decidido de la fe cristiana. Sus predicaciones lo llevaron a Chipre, Panfilia, Pisidia y Licaonia. La tradición indica que San Pablo murió decapitado aproximadamente en el año 67, en Roma. Las reliquias del Santo mártir de Cristo se veneran hoy en la cripta de la Basílica a él dedicada.

-
PildorasdeFe.net | Solemnidades y Fiestas
Con información de Corazones.org
 
Top