GuidePedia

Imagen: PildorasdeFe.net
Es uno de los llamados Padres Apostólicos. Fue Obispo de Roma y el tercer sucesor de San Pedro, por lo tanto, nuestro cuarto Papa


San Clemente romano, fue Obispo de Roma y el tercer sucesor de San Pedro, por lo tanto, nuestro cuarto Papa. San Ireneo, un Padre de la Iglesia Primitiva, nos dice que San Clemente vio a los bienaventurados apóstoles y conversó con ellos. Del mismo modo San Epifanio nos dice que Clemente fue contemporáneo con San Pedro y San Pablo. Su servicio como Obispo de Roma fue probablemente alrededor del 92 a 101 D.C.

Hay una tradición que nos cuenta que fue Clemente fue ordenado por el mismo San Pedro y actuó como una especie de obispo auxiliar de Lino y Anacleto, sus predecesores en la silla papal.

Alrededor del año 95 D.C., una carta fue escrita por la Iglesia de Roma a la Iglesia de Corinto, la cual, se le atribuye a San Clemente. Este documento es el escrito cristiano más antiguo, además de los documentos del Nuevo Testamento. De hecho, el Evangelio de Juan está escrito probablemente alrededor del mismo tiempo que este documento

Esta primera carta de San Clemente, fue copiada por la Iglesia de Corinto y distribuida por todo el imperio, lo que la convierte en la primera encíclica papal que se conoce. Fue considerada de tan alto valor por la Iglesia Universal que por varios siglos, la Iglesia en Egipto y en otros lugares, la consideraron como parta de las escrituras del Nuevo Testamento. La epístola está escrita en griego y con frecuencia cita el Antiguo Testamento. El tono de la autoridad papal y el tema de la sucesión apostólica son evidentes en la carta.

Su martirio

Cercano al año 110 D.C, San Clemente fue condenado a muerte por el emperador Trajano. Este, había desterrado al Papa a la guerra de Crimea en el sur de Ucrania. Allí, San Clemente convirtió al cristianismo a muchísimos paganos y los bautizó, y además acabó con la sed de dos mil confesores cristianos por un milagro, el santo oró con mucho fervor y apareció una fuente de agua pura. La gente del país se convirtieron y setenta y cinco iglesias fueron construidas. Todo esto no le gustó al emperador Trajano, quien en su frustración, ordenó que san Clemente fuese arrojado al mar con un ancla de hierro. Pero tuvo un impacto aún después de su martirio, porque la marea retrocedió y luego una gran ola devolvió el cadáver a la orilla. Fueron San Cirilo y San Metodio, quienes llevaron los restos de San Clemente a Roma en el año 860, en donde aún se conservan

La Iglesia de San Clemente es uno de los lugares más fascinantes de Roma. Las excavaciones revelaron que la Iglesia medieval, construida en el siglo 12, en realidad fue construida en la parte superior de una iglesia del siglo cuarto, la cual, a su vez, fue construida sobre una casa que se remonta al primer siglo. Es muy posible que esta era la casa del propio San Clemente.

San Clemente, ruega por nosotros

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
 
Top