GuidePedia

Imagen: PildorasdeFe.net
Donó toda sus riquezas a los pobres y abrió su casa para recibir a los huérfanos. Fundó el Instituto de las Hermanas de la Sagrada Familia 

Martirologio Romano: En Comonte, cerca de Bérgamo, Santa Paula Isabel (Costanza) Cerioli, quien, habiéndose muerto prematuramente todos sus niños y luego su esposo, permaneció viuda, donó los recursos y todas sus fuerzas para participar en la educación de los hijos de los campesinos y de los huérfanos que no tenían ninguna esperanza para su futuro. Vivió en Señor las alegrías de una madre, fundó el Instituto de las Hermanas y de la Congregación de los Padres y Hermanos de la Sagrada Familia.

Bioografia

Costanza Cerioli nació el 28 de enero 1816, Soncino, Italia, la última de los 16 niños que tuvo la noble familia de Francesco Cerioli y Francesca Corniani. Ella fue una niña muy frágil, plagada por una enfermedad del corazón durante toda su vida.

El consuelo sólo en Dios

Costanza vivió en su casa hasta que ella tenía 11 años, cuando fue enviada a la escuela en Bérgamo; allí permaneció durante cinco años, sufrió terriblemente la soledad de estar lejos de casa. Pero esta experiencia la ayudó a crecer en su dependencia de Dios, encontrando consuelo sólo en Él

A los 19 años, Costanza regresó a Soncino, donde un matrimonio planificado por sus padres le aguardaba; Gaetano Busecchi, un hombre de 59 años de edad, viudo de una condesa, estaba dispuesto a ser su marido. Ella vio todo esto como la voluntad de Dios y aceptó esta propuesta. Se casó el 30 de abril 1835.

Vida familiar con muchas contrariedades

Su matrimonio duró 19 años y estuvo marcado por el sufrimiento en todos los sentidos: el difícil carácter de su marido y la mala salud que pesaba sobre ella. Aunado a esto, tres de los cuatro hijos que dio a luz, se murieron prematuramente; Carlos, su mayor "consuelo", vivió hasta los 16

Antes de la muerte del único hijo que le quedaba, debido a una enfermedad grave, en enero de 1854, Carlos dijo estas palabras proféticas a su madre:

"Mamá, no llores ... el Señor te dará a otros niños". A finales de ese mismo año, el 25 de diciembre, su esposo, el Señor Gaetano, también murió.

Esto marcó un período oscuro para Costanza, causándole una profunda crisis existencial. Nunca en su vida ella se encontró tan sola y abandonada, y su vida tan aparentemente sin sentido. Fue durante este tiempo que las palabras pronunciadas por su hijo se convirtió en un eco constante en su alma, convirtiéndose en su "luz guía".

Buscó la dirección espiritual y confió sus tragedias y toda su vida en manos de Dios, preguntando constantemente por la gracia de vivir su vida con los ojos de la fe.

La maternidad espiritual

Costanza continuó sintiendo la necesidad de expresar su "maternidad" y de "donarse a sí misma" a los demás, como lo había hecho con Carlos. Ahora ella tenía 38 años de edad y, inspirada en el Evangelio, entiende que la caridad era el único camino verdaderamente significativo.

Ella por lo tanto comenzó a visitar y ayudar a los enfermos y compartir sus cosas con los pobres y los huérfanos. Bsucando siempre la mirada en esos ojos asustados de los niños huérfanos que mendigaban por las calles, encontró la inspiración de tomar decisiones más valientes.

Ella comenzó a donar toda su riqueza y sus pertenencias a los pobres y abrió su casa para recibir a los huérfanos. Su familia y los vecinos comentaban:

"Las angustias pasadas que esta mujer devota debió haberla vuelto loca ... ella no se da cuenta de lo que está haciendo".

El dinero que recibió al vender todas sus joyas lo utilizó para comprar materiales para el orfanato. Incluso antes de regalar todos sus bienes, ella había tomado la decisión más importante: dar todo su ser a Dios, haciendo un voto perpetuo de castidad el 25 de diciembre de 1856. Y con la aprobación de su confesor, hizo votos de pobreza y obediencia, el 8 de febrero de 1857.

No pasó mucho tiempo antes de que otras mujeres jóvenes deseaban unirse a Costanza y "seguir" en sus obras de caridad. El plan de Dios se desarrollaba ante sus ojos con mayor claridad; en silencio, oración y con sus recuerdos, comenzó a redactar entonces la Regla por su "trabajo".

Hermanas de la Sagrada Familia

El 8 de diciembre de 1857, Costanza, "madre de muchos huérfanos", fundó el Instituto de las Hermanas de la Sagrada Familia en Comonte, Italia. Ella tomó el nombre de "Madre Paula Isabel", y resumió el carisma de la Congregación de esta manera:

"La humildad, la sencillez, la pobreza y el amor al trabajo que se encuentra en la Sagrada Familia de Nazaret es lo que específicamente hace a la espiritualidad de este Instituto. Las hermanas que pertenecen a la misma, deben esforzarse en modelarse a sí mismas en esta vida, llena de los recuerdos, ocultamiento y el mismo espíritu del humilde trabajo que Jesús, María y José vivían en esta casa bendita".

A partir de ese día, la Madre Paula Isabel se dedicó al crecimiento y desarrollo de la comunidad religiosa. El 4 de noviembre de 1863, en Villacampagna, una rama masculina también fue fundada por ella, "los Religiosos de la Sagrada Familia"

Bajo la protección de San José

Con la Casa de Nazaret como modelo de ambas ramas, la Madre Paula confió su "trabajo" a la especial protección de San José y quiso que los huérfanos bajo su cuidado, se dieran a conocer como los "hijos e hijas de San José".

Ella era muy atenta a la educación de estos niños sin padres y al problema de la pobreza. Su espíritu maternal era ilimitado y ella entendía la importancia de la cuidadosa y correcta formación de sus hijos e hijas religiosas, para que fuesen capaces de amar y educar bien a los hijos que Dios puso bajo su cuidado, estos "queridos abandonados y perdidos".

La Madre Paula Isabel murió inesperadamente en su casa en Comonte el 24 de diciembre de 1865. Ella tenía 49 años.

Fue beatificada por el Papa Pío XII el 19 de marzo de 1950, en la Solemnidad de San José y posteriormente canonizada por el Papa San Juan Pablo II el 16 de mayo de 2004, en el VI Domingo de Pascua

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
Con información de Vatican.va
 
Top