GuidePedia

Imagen: PildorasdeFe.net
Discípulo de san Juan y el último de los testigos de los tiempos apostólicos. Fue quemado vivo en el anfiteatro de Esmirna


Hoy también se festeja a:

Martirologio Romano: Memoria de san Policarpo, obispo y mártir, discípulo de san Juan y el último de los testigos de los tiempos apostólicos, que en tiempo de los emperadores Marco Antonino y Lucio Aurelio Cómodo, cuando contaba ya casi noventa años, fue quemado vivo en el anfiteatro de Esmirna, en Asia, en presencia del procónsul y del pueblo, mientras daba gracias a Dios Padre por haberle contado entre los mártires y dejado participar del cáliz de Cristo (c. 155)

Biografía

San Policarpo, obispo de Esmirna, nació aproximadamente en el año 69 o 70 y recibió el bautismo en la infancia. San Ireneo afirma que Policarpo recibió las enseñanzas de los apóstoles, más escíficamente del Apóstol San Juan, y junto a todos los demás, lo consagraron obispo de Esmirna, hacia el año 110. San Ignacio reconoció a Policarpo como barón apostólico y le recomendó su rebaño.

Policarpo fue de un temperamento suave y moderado, amigo de la paz y de la mansedumbre, y así debieron ser sus homilías al pueblo. Hay un solo pasaje en su carta en el que muestra dureza:

"El que niegue a Jesús, no lo admita en el testimonio de su cruz, y el que tergiverse sus palabras para satisfacer sus concupiscencias, procede del diablo y es el primogénito de Satanás".

Policarpo remitió a la Iglesia de Filipos las cartas de San Ignacio y adjuntó la presente suya, de las cuales decía: "podréis sacar gran provecho, pues están llenas de fe, de paciencia y de toda edificación en nuestro Señor".

Policarpo citaba frecuentemente de las Escrituras. En su carta a los filipenses hizo referencia a Mateo, Hechos, Romanos, 1 Corintios, 2 Corintios, Gálatas, Efesios, 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo, 1 Pedro y quizás a otras porciones de las Escrituras. Meditó muchísimas veces el Evangelio, las cartas de San Pablo, de San Juan, de San Pedro, y hasta leyó las de San Clemente de Roma, y con citas de todas ellas entretejió sus recomendaciones a los fieles de Filipos.

En la carta de Policarpo a los filipenses hallamos la reafirmación de ciertas verdades bíblicas. Él distingue entre Dios y Cristo, el Padre y el Hijo, y dice que es “por la voluntad de Dios mediante Jesucristo” como alcanzamos la salvación. Policarpo amonesta contra el amor al dinero y recuerda a sus lectores que los fornicadores y los hombres que se acuestan con hombres no heredarán el Reino de Dios. (Compárese con 1 Timoteo 6,10; 1 Corintios 6,9-10)

San Policrpo, también exhortó a las esposas a amar a sus esposos, y a los ancianos a ser compasivos y misericordiosos. Insta a todos a ser celosos al ir tras lo bueno.

Finalmente Policarpo eleva una súplica al Cielo por todos:

“Que el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, y Jesucristo mismo, quien es el Hijo de Dios, y nuestro Sumo Sacerdote eterno, los edifiquen en la fe y en la verdad, en toda mansedumbre, amabilidad, gran paciencia, autodominio y pureza”

El martirio

En el año 154 viajó a Roma para discutir con el Papa Aniceto sobre la fijación de la fecha de la pascua cristiana; y en la persecución del emperador Decio, fue arrestado y llevado ante el gobernador, y al serle ofrecida la libertad si maldecía a Cristo, contestó: "Ochenta y seis años he servido a Cristo, y Él nada me ha hecho sino el bien, ¿Cómo pues, podría yo maldecirle a Él, mi Señor y Salvador?".

Fue quemado vivo, y como las llamas lo lamían sin querer quemarlo, fue preciso apuñalarlo en la hoguera para terminar de darle muerte, el 23 de febrero del año 155

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
Con información de Hijos de la divina voluntad
 
Top