GuidePedia

Imagen:PildorasdeFe.net
Sirvió a Dios día y noche en la sobriedad total de la vida con el ayuno, oración y grandes sacrificios. Era devoto de la Sagrada Eucaristía  


San Charbel. Sacerdote, monje y ermitaño
Fiesta: 24 de julio

Martirologio romano: San Charbel (José) Makhluf, sacerdote de la Orden Maronita Libanesa, que, en busca de una vida de soledad austera y para alcanzar una perfección más alta, se retiró del monasterio de Annaya en el Líbano a una ermita, donde sirvió a Dios día y la noche en la sobriedad total de la vida con el ayuno, oración y grandes sacrificios, llegando el 24 de diciembre a descansar en la paz del Señor.


PUBLICIDAD







Biografía

Charbel Makhlouf, nació el 8 de mayo de 1828, en el pueblo de Biqa-Kafra en las altas montañas del norte de Líbano. Se le dio el nombre de José en su bautismo, y fue el último de los cinco hijos nacidos muy pobres pero de Padres muy religiosos padres. Desde la primera infancia mostró una fuerte atracción a la oración y la soledad, y a los 23 años se fue de casa para convertirse en un monje en el Monasterio de San Maroun al Annaya. Después de ser recibido en el noviciado, se le dio el nombre de Charbel.

Después de haber finalizado con sus estudios teológicos, fue ordenado sacerdote el 23 de julio 1859 y fue asignado al Monasterio de San Maroun, donde pasó dieciséis años, con sus compañeros de Bretheren, viviendo una vida de oración y devoción a Dios.

En 1875 recibió el permiso de sus superiores para vivir solo en una ermita privada llamado Santos Pedro y Pablo, que estaba situada no muy lejos del monasterio, y que fue utilizada por los sacerdotes durante sus días de retiro. Era una cabina resistente y sencilla y contaba con las necesidades básicas para vivir.

Fue en este santuario que pasó los 23 años restantes de su vida en la práctica de grandes sacrificios y de mortificaciones. Sus compañeros contaban que a menudo llevaba un cilicio, dormía en el suelo duro, y comía sólo una comida al día. Tenía una extraordinaria devoción a la Sagrada Eucaristía y su preferencia por decir misa diaria a las 11:00 horas, por lo que podría pasar casi toda la mañana en la preparación para la Misa, y el resto del día en acción de gracias

Después de 23 años de sacrificio en una existencia tan pobre, en 1898 sufrió un ataque mientras oficiaba la Santa Misa y un sacerdote asistente en el Santo Sacrificio se vio obligado a quitarle la Sagrada Eucaristía de las manos.

El santo monje murió ocho días después de este episodio, el día de Navidad a la edad de 70 años. Fue enterrado de manera muy sencilla en el cementerio del monasterio, donde habían sido enterrados tantos monjes santos antes que él. Su cuerpo no fue embalsamado, estaba vestido con el hábito completo de la Orden y se colocó en el suelo sin un ataúd

Su cuerpo permaneció incorrupto hasta 1965, el año de su beatificación. El 9 de octubre de 1977, fue canonizado por el Papa Pablo VI.

Cuerpo incorrupto

Extraños sucesos comenzaron a suceder luego de la muerte de este Santo. Desde lo lejos se podía ver que salía una luz brillante extraordinaria de su tumba, este efecto duró cuarenta y cinco noches después de su muerte. Cientos de pobladores vieron la luz milagrosa y debido a ello, los funcionarios del monasterio solicitaron el permiso de las autoridades eclesiásticas para exhumar el cuerpo de cuatro meses después de la muerte del santo.

En el día de la exhumación, su tumba fue abierta en presencia de los superiores de la Orden, los monjes del monasterio, y muchos aldeanos, el cuerpo fue encontrado milagrosamente en perfectas condiciones para el asombro de todos, a pesar de que las lluvias torrenciales habían inundado el cementerio en varias ocasiones y su cuerpo había sido encontrado flotando en el lodo en una fosa inundada. Teniendo en cuenta que San Charbel fue enterrado en tierra sin ataúd, tales circunstancias, deberían de haber acelerado su descomposición

Después de ser limpiado y Revestidos con prendas frescas, el cuerpo fue colocado en un ataúd de madera y se colocó en una esquina de la capilla para la admiración y contemplación de los monjes y los fieles.

Un fenómeno extraordinario apareció: de los poros del cuerpo salía un líquido color rojizo, y su olor era de sangre. Su ropa se manchó con esta líquido y se cambiaba dos veces por semana. Pequeños trozos de estos lienzos empapados en este fluido misterioso se distribuyen como reliquias y se dicen que tienen efectos sanadores.

Entre los hombres de la medicina que examinaron el cuerpo era el Dr. George Choukrallah, quien examinó el cuerpo de un total de 24 veces durante 17 años y declaró:

"Siempre me ha asombrado su estado de conservación y especialmente este líquido rojizo exudado por este. .. Mi opinión personal basada en el estudio y la experiencia, es que este cuerpo se conserva por un poder sobrenatural."

El 24 de julio de 1927, el cuerpo del Padre Charbel se colocó en un nuevo ataúd de madera cubierta de zinc y fue colocado en un sepulcro nuevo. El ataúd fue colocado sobre dos piedras para evitar el contacto con la humedad del suelo.

El 25 de febrero del Año Santo 1950, los peregrinos al santuario notaron un líquido filtrándose desde una esquina de la tumba. El padre superior del monasterio, al examinar el líquido y temiendo daños a la tumba, la abrió en presencia de la comunidad reunida. La tumba fue encontrada seca y el ataúd en la misma condición que cuando se colocó en posición, excepto que un líquido de color rojizo goteaba a través de un pequeño orificio en el pie del Santo.

El cuerpo fue una vez más encontrado completamente incorrupto y era perfectamente flexible y realista. El líquido continuaba exudando desde su cuerpo, y las prendas estaban manchadas de sangre. Parte de la casulla se había podrido y el tubo de zinc que contiene los documentos oficiales fue cubierto con la corrosión.

Durante 67 años el cuerpo de San Charbel permaneció perfectamente conservado, fue documentado y examinado por profesionales de la medicina durante este período de 67 años y describieron que esto solo se explicaba de forma sobrenatural. Ya en 1965, el cuerpo dejó de exudar líquido y cumplió con las leyes de la naturaleza. Hoy, solamente se conservan sus huesos y estos son de un color rojo

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Espacio Publicitario




 
Top