GuidePedia

Imagen Píldoras de Fe
Nació después de morir su madre. Ella murió al dar a luz. Después de la muerte le hicieron cesárea para que el niño pudiera nacer



Martirologio romano: En Cardona, en Cataluña, San Ramón Nonato, que fue uno de los primeros compañeros de San Pedro Nolasco en la Orden de Nuestra Señora de la Merced, y se conoce por tradición que sufrió mucho en el nombre de Cristo para la liberación de aquellos que estaban prisioneros

Se le llama Nonato (no-nacido) porque nació después de morir su madre. Ella murió al dar a luz. Después de la muerte le hicieron cesárea para que el niño pudiera nacer.

Ramón significa: Protegido por la divinidad, proviene del Alemán

Patronato: El parto; los bebés; mujeres embarazadas; las parteras, bebés por nacer, los obstetras, contra la falsa acusación; la fiebre.


PUBLICIDAD







Biografía

San Ramón nació en Cataluña, España, en 1204. Muy joven entró en la Congregación de Padres Mercedarios que se dedicaban a rescatar cautivos que los mahometanos habían llevado presos a Argel. Lo recibió el mismo San Pedro Nolasco, fundador de la Comunidad.

Pocos años después de haber entrado de religioso fue enviado con una gran cantidad de dinero a rescatar a los católicos que estaban esclavizados por los musulmanes en Africa. Allá gastó todo el dinero en conseguir la libertad de muchos cristianos y enviarlos otra vez a su patria, de donde habían sido llevados secuestrados por los enemigos de nuestra religión.

Su sacrificio por los demás

Cuando se le acabó el dinero se ofreció a sí mismo como esclavo, con tal de que libertaran a algunos católicos que estaban en grave peligro de perder su fe y su religión por causa de los atroces castigos que los mahometanos les infligían.

Como entre los musulmanes está absolutamente prohibido hablar de la religión católica, y Ramón se dedicó a instruir en la religión a sus compañeros de esclavitud y aun hasta a algunos mahometanos, le dieron terribles tormentos y lo azotaron muchas veces hasta dejarlo casi muerto. Y al fin, como no se callaba, le amarraron la cara a una correa a la cual le echaron candado, para que no pudiera hablar, y no abrían el candado sino cuando iba a comer.

El jefe musulmán, con la esperanza de que Ramón volviera a España y le llevara más dinero para rescatar cristianos, lo dejó en libertad. Pero se dedicó a hablar de nuestra religión a cuantas más personas podía. Esto hizo arder en cólera a los mahometanos y lo volvieron a encarcelar y a atormentar. Al fin San Pedro Nolasco envió a algunos de sus religiosos con una fuerte suma de dinero y pagaron su rescate y por orden de sus superiores volvió a España.

Como premio de tantos heroísmos, el sumo Pontífice Gregorio IX lo nombró Cardenal. Pero San Ramón siguió viviendo humildemente como si fuera un pobre e ignorado religioso.

Su muerte

El Santo Padre lo llamó a Roma para que le colaborara en la dirección de la Iglesia, y el humilde Cardenal emprendió el largo viaje a pie. Pero por el camino lo atacaron unas altísimas fiebres y murió en Cardona, un pueblo cercano a Barcelona español, el 31 de agosto de 1240. Tenía sólo 36 años de edad, pero había sufrido y trabajado muy intensamente, y se había ganado una gran corona para el cielo.

A San Ramón le rezan las mujeres que van a tener un hijo, para que les conceda la gracia de dar a luz sin peligro ni tormentos.

Fue canonizado en 1657 por el Papa Alajandro VII

Oración:


¡Oh! Glorioso San Ramón, 
a cuyo poder sometió Dios 
la tierra y los elementos, 
la salud y la enfermedad, 
la vida y la muerte, 
hallando en vuestra poderosa intercesión, 
abogado las doncellas, 
sucesión las casadas, 
defensa los que se ven calumniados, 
cosecha los labradores, 
puerto los náufragos, 
redención los cautivos, 
vista los ciegos y fin todos los males; 
por aquel vuestro ardiente 
deseo de recibir el Santísimo Sacramento, 
que obligó a Jesucristo 
a daros de sus benditas manos 
la sagrada Comunión, 
os suplico intercedáis por mí 
para que merezca frecuentar 
este celestial convite, 
y recibirle por Viático al fin de mi vida, 
y sobre todo que pueda obtener la gracia especial 
que os pido y la eterna felicidad de la gloria. 
Amén.

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
Con información de: EWTN.com

Espacio Publicitario




 
Top