GuidePedia

Imagen: PildorasdeFe.net
Presbítero de la Orden de Predicadores que se hizo célebre por su modo de predicar y contemplar la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo 


Hoy también se festeja a:

Martirologio romano: En Córdoba, en la región española de Andalucía, conmemoración del beato Álvaro de Zamora, presbítero de la Orden de Predicadores, que se hizo célebre por su modo de predicar y contemplar la Pasión del Señor (c. 1430)

Resumen: En 1368, Álvaro de Zamora, ingresó en el convento de San Pablo en Córdoba. Se graduó en Salamanca. Su pensamiento inicial fue el de enseñar las Escrituras, pero sus habilidades extraordinarias se revelaron cuando, por obediencia, se le dio el ministerio de la predicación. Fue un gran aliado de su hermano de congregación Vicente Ferrer y junto con él contribuyeron a captar a los seguidores del antipapa Benedicto XIII. En Andalucía, convirtió muchos corazones con sus apasionantes predicaciones y con su ejemplo de vida austera. Regresando de un viaje a la Tierra Santa, comenzó a difundir la devoción a algunos episodios de la pasión de Jesús, dando origen así a la famosa devoción del Viacrucis. Fundó en Córdoba, el famoso convento de Santo Domingo de Scala Coeli, centro propulsor de la reforma Dominica en España.


PUBLICIDAD









Biografía

Álvaro de Córdoba, el beato, nació a mediados del siglo XIV, en Zamora (1360?) y murió en Córdoba el año 1430. Perteneció a la noble familia Cardona.

Entró en el convento dominico de S. Pedro en Córdoba, en el año 1368. Fue un famoso y ardiente predicador, y con su ejemplo y sus obras, contribuyó a la reforma de la Orden, iniciada por el Beato Raimundo de Capua y sus discípulos.

Después de volver de una peregrinación a Tierra Santa, quedó impactado en el corazón por el doloroso Camino del Calvario, recorrido por nuestro Salvador.

Deseoso de vivir una existencia en soledad y perfección, donde poder templar el espíritu para un apostolado más provechoso, con el favor del rey D. Juan II de Castilla, del que era su confesor, pudo fundar a tres millas de Córdoba el famoso y observante convento de Sto. Domingo Escalaceli (Escalera del Cielo), donde había varios oratorios que reproducían la “vía dolorosa”, por él venerada en Jerusalén. Esta sagrada representación fue imitada en otros conventos, dando origen a la devoción tan bella del “Vía Crucis”, apreciadísima en la piedad cristiana.

De noche, se retiraba a una gruta distante del convento donde, a imitación de su Sto. Padre Domingo, oraba y se flagelaba. Con el tiempo, ésta se convirtió en meta de peregrinaciones para los fieles. Poseía el don de profecía y obró milagros.

Murió el 19 de febrero de 1430 y fue sepultado en su convento

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
Con información de Evangelizo.org

Espacio Publicitario









 
Top