GuidePedia

= Imagen PildorasdeFe.net = 
Santa Lidia y su familia fueros los primeros en Europa en convertirse al cristianismo. Fue bautizada por el Apóstol del Señor, San Pablo


Hoy también se festeja a:


Martirologio romano: Santa Lidia era una mujer pagana convertida al judaísmo. Procedía del Asía helénica y vivía del comercio de púrpuras en la puerta del mar Egeo, en la ciudad de Filipos. Fue la primera convertida en esa ciudad. Se hizo cristiana en el año 55 junto con toda su familia cuando San Pablo evangelizaba en esa región. (Hechos 16,11-15)

Podríamos pensar que el cristianismo comenzó en Europa debido a la conversión y posterior vocación de una madre de familia.


PUBLICIDAD







Biografía

Santa Lidia nació durante el primer siglo en Tiatira, un pueblo famoso por sus obras de tinte en Asia Menor, famoso por sus obras de tinte, (por lo tanto, su nombre significa vendedor púrpura).

Lidia también fue una de las primeras conversas. Su familia fue la primera en Europa en convertirse al cristianismo y ser bautizada por nada más y nada menos que por San Pablo, Apóstol del Señor.

Santa Lidia era de Tiatira, un centro industrial situado en lo que es hoy el oeste de Turquía. Ella era una mujer de negocio, muy rica; fabricante y vendedora de tintes, púrpuras y telas para el mercado que se desarrollaba en la ciudad de Tiatira. Lidia era parte de una industria de alto valor. En aquellos tiempos, los bienes púrpuras eran artículos de lujo, muy costosos, usados ​​por los emperadores, altos funcionarios del gobierno, y los sacerdotes de las religiones paganas, por lo que podemos afirmar que esta mujer estaba muy bien posicionada, económicamente hablando.

En el momento en que se narran los eventos en el libro de Hechos, Lidia y su familia se habían trasladado a la ciudad de Filipos, una colonia romana en la ruta comercial de Roma - Asia. Allí sería donde tendría su primer encuentro con el Apóstol Pablo en su segundo viaje misionero hacia el año 50.


PUBLICIDAD



Durante su visita a Filipos, por primera vez, cuando San Pablo y su grupo llegaron, Lidia y un grupo de mujeres vendedoras corrieron a darle la bienvenida y se sentaron para escuchar la predicación que estos discípulos del Señor venían a ofrecerle. Lidia escuchó atentamente cada palabra de Pablo, tomó el mensaje del evangelio con el corazón.

El libro de los Hechos de los apóstoles nos cuenta cómo fue su encuentro con San Pablo y su final conversión al Señor:

"Había entre ellas una, llamada Lidia, negociante en púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que aceptara las palabras de Pablo. Después de bautizarse, junto con su familia, nos pidió: "Si ustedes consideran que he creído verdaderamente en el Señor, vengan a alojarse en mi casa"; y nos obligó a hacerlo" (Hechos 16,14-15)

El Apóstol permanecería en la casa de esta noble familia todo el tiempo que duró su predicación en aquella ciudad.

Lidia era una mujer de gran hospitalidad, una mujer de fe. Pero seguramente podemos decir de ella que era una exitosa empresaria y que muy probablemente tenía una casa lo suficientemente amplia como para dar la bienvenida a los invitados y utilizar su casa como un centro cristiano, donde otros se reunían allí para reuniones, liturgias de la comunidad y la oración.

Después de que Pablo y Silas fueron liberados de la prisión, se fueron de inmediato a la casa de Lidia para ver y animar a los creyentes. Era su centro de reunión. Lidia y su familia sirvieron al Señor a través con su don de la hospitalidad y sus bienes materiales, dando la bienvenida en su casa a muchos cristianos

Sin lugar a dudas, la generosa hospitalidad y el liderazgo de Lidia en la fundación de esta pequeña comunidad cristiana de la Iglesia primitiva contribuyeron al afecto de San Pablo por ellos

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

Espacio Publicitario






 
Top