GuidePedia

= Imagen: PildorasdeFe.net =
Siervo del Señor, que al recibir la imposición de manos por Moisés, lleno del espíritu de Dios, introdujo a Israel en la tierra prometida 
Hoy también se festeja a:

Martirologio romano: Conmemoración de san Josué, hijo de Nun, siervo del Señor, quien, por medio de la imposición de manos de Moisés, fue lleno del espíritu de sabiduría y, después de la muerte de Moisés, admirablemente condujo al pueblo de Israel a lo largo del Jordán hacia la Tierra Prometida.

Josué significa: "El Señor salva", proviene del hebreo


PUBLICIDAD





Biografía

Muerto Moisés, Josué es el capitán que introducirá a su gente Tierra Prometida. Ya era la hora de poseer la tierra que Dios prometió a los israelitas al sacarlos de Egipto. Han pasado cuarenta años.

Es un pueblo joven el que está en las proximidades de Canán. Son los hijos de los que Yavé sacó con mano poderosa. Se han curtido en el desierto inhóspito donde han vivido del mimo de Dios y presenciando a diario sus grandezas. Tienen esculpida en su alma la idea de que sólo en la fidelidad a la Alianza tienen garantía de la protección de Dios.

Josué es un varón pletórico de fe y casto, joven y fuerte, que mantiene la seguridad de que será Dios quien vencerá a los poderosos habitantes de la tierra que se les da en posesión. Tienen que pelearla, pero sólo Dios les dará la victoria.

Jericó es la plaza fuerte que les abrirá las puertas a la conquista. Posee murallas duras y sus habitantes están aprestados a defenderla.

Es Dios quien habla ahora con Josué, como antes lo hiciera con Moisés, dándole instrucciones para la empresa. No se le pedirá pasividad, sino una disposición absoluta al misterio. La táctica guerrera sugerida es la más impensada y la menos descrita en las praxis de la guerra: hay que dar vueltas a la ciudad, cantando y tocando las trompetas. Así se caerán las potentes murallas de defensa.

Sin un "pero" de Josué y con la presteza originada por la fe sucede como Dios dice. Y es que Dios se ríe de las encuestas, la lógica humana se ve superada en su potencia y las estadísticas de los hombres se tornan enanas en su presencia. Sin embargo, la fe hace que se derriben las más altas murallas de la tierra.

PUBLICIDAD




Meditación:

Querido Josué: permítenos tener contigo un momento de conversación. Recordar tu vida es ver al hombre que por más de 40 años acompañó al pueblo hebreo por el desierto. Hombre de confianza de Moisés, por orden suya, combates contra los amalecitas, venciéndolos. Junto con él, subes al Monte Sinaí y le acompañas en el momento en que Dios le entrega las Tablas de la Ley. Elegido representante de tu tribu, junto con los otros once representantes, exploras la tierra de Canaan, dada por Dios al Pueblo escogido. En ésta ocasión, Moisés cambia tu nombre llamándote, en vez de Josué que significa "salvación", Joshua que significa "Yahvé es la salvación".

Llegados a las colinas de Moáb, y sintiendo Moisés que llegaba el final de sus días, delante de todo el pueblo, te nombra su sucesor. A su muerte, tomas en tus manos la conducción del pueblo y emprendes la conquista del país de Canaan, cuyo territorio repartes equitativamente entre las doce tribus. Invitas al pueblo a purificarse mediante el rito de circuncisión y celebras solemnemente la Pascua. Ocupas Jericó y vas hacia el centro de la Palestina, consolidando el dominio de toda la región. Como lo hiciera Moisés, dejas tu testamento espiritual, una exhortación al pueblo a mantenerse siempre fiel a Yahvé. Mueres a los 110 años y tu biógrafo dirá: "Por todo el tiempo de la vida de Josué, Israel sirvió al Señor". Es el elogio más grande que podrían haber hecho a un israelita.

PUBLICIDAD




Aspectos del Libro de Josué

Es posible trazar una reconstrucción de la nación en el pequeño fragmento que es el territorio de la tribu de Judá. Pero como el punto de apoyo de esta esperanza era, por una parte, el retorno a la propia conciencia de deportados por motivos eminentemente religiosos y, por otra, la profunda fe de los padres en el Dios de la alianza, el carácter religioso es el que domina todo el libro.

Las etapas principales están marcadas por intervenciones divinas: todo está organizado en torno a los cuatro grandes acontecimientos religiosos:
  • La primera pascua en Palestina,
  • La circuncisión (sello de la alianza),
  • La relectura de la ley en el monte Ebal y
  • La explícita renovación de la alianza en la asamblea de Siquén.

El libro nos presenta unos sucesos dotados de un significado que llega profundamente al ánimo del lector atento, como el paso del Jordán, la función del arca (emblema de Israel), la caída de Jericó. La tierra y su conquista se consideran bajo una perspectiva que podemos calificar de "mesiánica" (cf Sal 105-106). El paso del Jordán se pone en paralelo con el tránsito del mar Rojo; también el maná cesa cuando se saborean los frutos de la tierra (5,12)

De forma viva y casi dramática se vislumbra en Josué el régimen de la alianza entre Dios e Israel. El que da el país a Israel es su Dios; es él el que combate a su lado y el que le guía en todos sus pasos; el pueblo tiene que responder observando las leyes de la alianza (1,8). Por eso el período de la conquista será considerado como un tiempo de religiosa fidelidad (Os 2,14-17; Jer 2,2)

El nombre de Jesús, que en hebreo es idéntico al de Josué, no es el único motivo de paralelismo entre los dos; basta recordar el paso del Jordán, la circuncisión del corazón, la nueva pascua, la verdadera tierra prometida, la lucha espiritual por cada conquista, la nueva alianza.

-
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
Con información de: Radio Vaticana y Mercaba.org

Espacio Publicitario






 
Top