0
Foto Archivo


El presidente de la bancada oficialista en la Cámara de Diputados cruzó al intendente por sus dichos en contra de los empleados públicos y vecinos, en frases como “Nadie los obligó a ser empleados públicos”, “Nadie quiere agarrar la pala”, "los vecinos son inconscientes". Según el justicialista, la ciudad capital es “un caos general”.


En su cuenta de la la red social Facebook, Espartaco Marín comenzó su posteo diciendo que “el intendente de la Capital confunde la oportunidad de gestionar que le dio el vecino de Santa Rosa con un derecho aparente de actuar y expresarse desprovisto de todo tipo de respeto”.

Luego prosiguió con una encendida crítica no sólo a los dichos de Altolaguirre sino también a su gestión al frente del municipio hasta el momento.

El Comunicado Completo

El intendente de la Capital confunde la oportunidad de gestionar que le dio el vecino de Santa Rosa con un derecho aparente de actuar y expresarse desprovisto de todo tipo de respeto. 

“Nadie los obligó a ser empleados públicos”, “Nadie quiere agarrar la pala”, "los vecinos son inconscientes" son frases que no solo lo emparentan en lo discursivo con una gestión nacional #Macrista que califica al Estado como "aguantadero" y al trabajador como variable de ajuste sino que además lo igualan en una gestión que solo apela a la herencia (en algunos casos justificada) para fundamentar su desidia. 

Lo que no mencionó el intendente fue la falta de indumentaria de trabajo, el cumplimiento de las más básicas normas de higiene y los salarios bajísimos a los que son sometidos esos empleados municipales. Tampoco recordó que durante el desastre de las inundaciones los que estuvieron poniendo el cuerpo fueron los propios vecinos de zonas inundadas y los trabajadores que hoy critica.
La realidad muestra que lleva un año y medio y hay prácticamente poco que rescatar de su gestión: Cualquiera que recorra la ciudad puede darse cuenta que el caos general en el que vivimos es mucho mayor al heredado. 

Santa Rosa necesita el trabajo, la participación y el acompañamiento de todos para salir del ostracismo en el que está inmersa, pero este tipo de manifestaciones generalizadas tan denigrantes no ayudan en absoluto. 

Ojalá el intendente pueda comprender que los trabajadores son el motor fundamental de cualquier gestión y que los vecinos, que lo acompañaron mayoritariamente con su voto, también tienen el límite de la paciencia, mejor dicho... la paciencia al limite.



Publicar un comentario

 
Top