GuidePedia

Foto: Cadena3

La concentración principal para conmemorar el Día de la Memoria fue en la Plaza de Mayo. En Córdoba, militantes, organizaciones de derechos humanos y familias marcharon por las calles céntricas. (Foto: Cadena3)



Una gran cantidad de personas se reunió este domingo en torno del escenario montando en Plaza de Mayo para conmemorar el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia al cumplirse 37 años del golpe cívico militar de 1976.


Al despliegue de banderas y afiches de partidos políticos y de organizaciones de derechos humanos en la Plaza de Mayo y alrededores, se sumaron desde temprano en la tarde espectáculos musicales


Sobre un escenario decorado en sus laterales con banners con la consigna de la jornada "Por una Justicia Democrática ¡Basta de Corporación Judicial!" y en la parte superior con otro cartel con la leyenda "30.000 compañeros desparecidos presentes ahora y siempre".


Pasadas las 15.30 comenzaron a llegar por avenida de Mayo las columnas más nutridas para ocupar la Plaza, en principio con La Cámpora y enseguida las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, para luego sumarse distintas y numerosas agrupaciones que también integran el espacio Unidos y Organizados.


En tanto, en la plaza y los edificios de los alrededores se desplegaron banderas de la Corriente Peronista Federal, el Frente Transversal, Kolina, la Organización Corriente Peronista Descamisados y Segundo Centenario.


Asimismo, la organización La Poderosa colocó una importante cantidad de afiches, banderas y globos en las bocas de subte de los alrededores de la plaza, en la avenida de Mayo y frente a la Catedral.


Los afiches tenían la leyenda "Basta de Corporaciones judiciales" junto a imágenes de genocidas como Jorge Rafael Videla y Emilio Massera y logos de empresas como Loma Negra, Ledesma y Techint, entre otras.


Las Madres, como es habitual, portaron en la movilización una extensa bandera con el retrato de los desaparecidos durante la última dictadura, en una conmovedora escena que fue acompañada por niños y familias que se sumaron para portar el lienzo color azul.


En Córdoba


Una multitud integrada por militantes políticos, organismos defensores de derechos humanos, agrupaciones sociales y estudiantiles se concentró este domingo desde las 18 en Colón y Cañada en el centro de la capital cordobesa.


Quienes se dieron cita para recordar el inicio de una de las etapas más duras de la historia argentina marcharon con claveles rojos, ya que la consigna era "30.000 flores rojas renacen en cada lugar por la patria que soñamos".


La agrupación Abuelas de Plaza de Mayo, con Sonia Torres a la cabeza, repartió globos color naranja con la leyenda "Yo también te estoy buscando".


La marcha continuó por Colón hasta General Paz para concluir en Hipólito Yrigoyen y San Lorenzo, donde se realizó un festival artístico.


En Santa Fe


A las 19 el acto comenzó con el Himno Nacional Argentino. Se leyó un documento que se redactó en torno a dos frases del periodista desaparecido Rodolfo Walsh.


Una multitud compuesta por familias, militantes de organizaciones de derechos humanos y de agrupaciones sociales, políticas y estudiantiles, se concentró ayer en la Plaza 25 de Mayo de la ciudad de Santa Fe para conmemorar el Día de la Memoria.


La actividad comenzó en la Plaza del Soldado Argentino, donde se concentraron las columnas para luego marchar hasta la Plaza 25 de Mayo.


El acto, que se inició pasadas las 19 con las estrofas del Himno Nacional Argentino, contó con la presencia de miles de personas y tuvo como punto culminante la lectura de un documento consensuado por agrupaciones de derechos humanos.


El texto giró en torno a dos frases del escritor y periodista Rodolfo Walsh, secuestrado el 24 de marzo de 1977.


El primero de ellos, sobre que "nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires".


En cambio, las organizaciones de derechos humanos santafesinas consideraron que "los trabajadores sí tenemos historia y doctrina, y también héroes y mártires", a los que "en todo el país se está homenajeando en el día de hoy".


Además, citando al autor de "Operación Masacre" y el cuento "Esa mujer", los organismos señalaron que "hoy podemos decir que hemos roto el círculo que denunciaba Walsh al decir que "cada lucha debía empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores, con lo cual la experiencia colectiva se perdía".


"La historia, decía Walsh, parecía así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas", pero hoy podemos decir que estamos escribiendo nuestra historia, un nuevo relato", añadió el texto.


El documento remarcó también que los genocidas están siendo condenados a partir de que se instrumentó una verdadera política de Derechos Humanos".


En ese sentido, el periodista Claudio Cherep, uno de los presentadores del acto, impulsó un homenaje a Eduardo Luis Duhalde, ex secretario de Derechos Humanos de la Nación, que en el gobierno de Néstor Kirchner fue uno de los destacados luchadores para el juzgamiento de los represores.


Participaron con columnas de militantes y adhesiones los organismos de Derechos Humanos como Madres de Plaza de Mayo, agrupación HIJOS, agrupaciones políticas y socialeas, entre otras.


Fuente: Télam | Cadena3


Fuerte reconocimiento de Cristina al trabajo que realizó la Conadep


"Esta recordación no es patrimonio de ningún sector político de la Argentina", dijo la presidenta, que le devolvió así el carácter de política de Estado -más allá del gobierno de turno- a la responsabilidad de los derechos humanos.


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recordó el viernes la labor de la Conadep y a quienes la integraron, en el acto en el que recibió los legajos y notas originales de "aquella Comisión nacional creada durante la gestión del presidente (Raúl) Alfonsín" para investigar la desaparición de personas durante la última dictadura.




"Éstos son los legajos originales de la Conadep", que "no estaban en poder del Estado" y fueron entregados al gobierno nacional por Pablo Ferreira, "agente de la Secretaría General de la Presidencia en aquel momento, (que) los rescató, temeroso de que pudieran desaparecer", expresó la jefa de Estado.




La presidenta mencionó a los integrantes de la Conadep creada por Alfonsín el 15 de diciembre de 1983, cinco días después de asumir, y cuyo informe, decisivo para impedir la impunidad de los genocidas, fue entregado el 20 de septiembre del año siguiente.




"Quiero recordar que hemos invitado a este acto a todos los presidentes de los distintos bloques de diputados y senadores, y también a los miembros sobrevivientes de aquella Comisión", dijo Cristina en el acto realizado en el municipio bonaerense de Morón.




Entre los integrantes de la Conadep, fue recordando los nombres de "Ricardo Colombres, René Favaloro, Hilario Fernández Long, Carlos Gattinoni, Gregorio Kimovsky, el rabino Marshall Meyer, monseñor Jaime de Nevares -nuestro querido Jaime de Nevares-, Eduardo Rabossi, Ernesto Sábato -nuestro querido escritor- y Hugo Diógenes Piucill".




"Invitamos también a la señora Magdalena Ruiz Guiñazú, periodista que también formó parte de esa Comisión y que por compromisos familiares no pudo asistir, pero nos hubiera gustado tenerla presente", señaló.




Mencionó además a "Horacio Huarte, que no pudo venir porque en estos momentos está declarando en los Tribunales de Bahía Blanca, en juicios de lesa humanidad", y al entonces diputado radical Santiago López, entre los integrantes de la Conadep.




Después aludió a Daniel Salvador y Leopoldo Silgueira, que integraban la Secretaría de la Conadep, en la que "estaba también Graciela Fernández Meijide, a la que también invitamos pero que está en el exterior y no pudo asistir".


"Esta recordación no es patrimonio de ningún sector político de la Argentina", subrayó la presidenta en el acto realizado a dos días de un nuevo aniversario del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.




En el mismo sentido, subrayó que, "cuando se atenta contra la democracia, no se atenta contra un partido o un sector político", sino contra "la forma de vida en que queremos vivir todos los argentinos".




Nunca más




La investigación de la Conadep constató en 1984-85 la desaparición de "cerca de nueve mil" personas, precisó entonces su presidente, Ernesto Sábato, en el prólogo del libro que divulgó el informe final bajo el título de "Nunca Más". Además de recibir e investigar las denuncias de secuestros y otros crímenes de la dictadura, la Conadep aportó un modo de ordenar la acusación y las responsabilidades de la represión terrorista de Estado por centro clandestino de detención.




De mansión a centro de torturas




El acto encabezado por Cristina Fernández se realizó en el predio de Castelar donde funcionó el centro clandestino de detención y tormentos Mansión Seré, que controlaba la Fuerza Aérea. El municipio bonaerense de Morón, dinamitó el edificio en 1978, después de la fuga de cuatro secuestrados.




Ya concluida la dictadura, un intendente alquiló el predio como campo de deportes y otro construyó una casona para reunirse con amigos. Desde 2006, funciona en ese lugar la Casa de la Memoria y la Vida del municipio de Morón.




La Mansión Seré había sido a comienzos del siglo XX el casco de un terreno de unas 60 hectáreas construido por herederos del inmigrante francés y ganadero Juan Seré. La ciudad de Buenos Aires compró la casa en 1949 y hasta entrados los años '70 fue utilizada por el Instituto de Previsión Social y como casino de oficiales de la Séptima Brigada Aérea de Morón.




Desde mediados de 1977, la Fuerza Aérea la utilizó como centro clandestino de detención, torturas y exterminio, hasta que en la noche del 24 de marzo de 1978 cuatro secuestrados se descolgaron con frazadas de una ventana del primer piso y escaparon.




Los fugados en ese segundo aniversario de la dictadura fueron Guillermo Fernández, Claudio Tamburrini, Carlos García y Daniel Russomano, recordados también por la presidenta. Los hechos fueron relatados por Tamburrini en su novela testimonial "Pase libre", base del guión de la película "Crónica de una fuga" (2006), del cineasta Adrián Caetano, en la que tuvo un papel Guillermo Fernández.


DyN/El Litoral

Espacio Publicitario






 
Top