GuidePedia

Foto: WEB
 
El juez federal Julián Ercolini procesó al técnico en informática en el marco del asesinato del fiscal especial de la causa AMIA.



El juez federal Julián Ercolini procesó hoy al técnico en informática Diego Lagomarsino, como partícipe necesario del asesinato del fiscal especial de la causa AMIA, Alberto Nisman, en un fallo en el que por primera vez un magistrado califica al caso de "homicidio simple", confirmaron fuentes judiciales.

El magistrado determinó que Lagomarsino prestó colaboración para el homicidio ejecutado por una o más personas, entre las 20 del sábado 17 de enero de 2015 y las 10 del domingo 18 de enero de 2015, según consta en el fallo judicial.

Lagomarsino se enteró de su procesamiento mientras estaba al aire en una entrevista y cuando salió, habló con la prensa. "Era esperable, imaginamos que esto iba a pasar, vamos a ver si apelamos o no", sostuvo, y agregó. "Se va a cometer una injusticia, ya el hecho de que esté procesado es una injusticia".

El técnico en informática dijo que está "muy nervioso, tenso" pero se mostró confiado de que no va a ir a prisión. "No me dieron los detalles porque no hablé con los abogados. Tarde o temprano se va a resolver", indicó.

Ercolini sostuvo que la participación de Lagomarsino estuvo principalmente vinculada a la introducción de un "arma amiga" en el departamento que Nisman habitaba en una torre del exclusivo complejo Le Parc de Puerto Madero.

Lagomarsino, quien asesoraba a Nisman en temas informáticos, reconoció en más de una oportunidad ser el dueño del arma de la que salió el disparo que mató al fiscal, aunque siempre sostuvo que el juez se la había pedido prestada.

Para el juez, Lagomarsino se valió de su vínculo con Nisman, que "no era una simple conexión laboral y/o funcional", para hacer ingresar a la que sería la escena del crimen, un "arma `amiga´ que permitiera posteriormente una simulación de un suicidio".

Ercolini además le trabó a Lagomarsino un embargo de 15 millones de pesos, le prohibió salir del país y, aunque no le dictó prisión preventiva, dispuso que sus desplazamientos sean controlados mediante una tobillera con GPS.

El supuesto experto en informática no podrá alejarse de su domicilio declarado por más de 24 horas, ni más de 100 kilómetros, sin autorización del juez y deberá comparecer al juzgado cada 15 días.

El magistrado también procesó a cuatro custodios de Nisman, a quienes acusó de haber cometido el delito de "incumplimiento de los deberes de funcionario público", por desproteger al fiscal especial del caso AMIA.

"Sus incumplimientos ayudaron a la perpetración del ilícito, por cuanto ello facilitó el ingreso del arma homicida al domicilio del custodiado, franqueó el acceso de los ejecutores del hecho, permitió que estos lleven adelante su accionar sin riesgo de ser descubiertos, determinó su salida impune del lugar e impidió tomar conocimiento del hecho en forma inmediata a su producción", sostuvo el juez sobre los custodios.

A los policías federales Rubén Benitez, Luis Miño y Armando Niz, el juez los procesó también por el delito de "encubrimiento agravado", por "tratarse de un hecho precedente a un delito grave", y les trabó embargos de 500 mil pesos.

En tanto, al custodio Néstor Durán el juez le trabó un embargo por 50 mil pesos y lo procesó solo por "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

A los cuatro policías, el magistrado les prohibió salir del país, y les fijó la obligación de presentarse ante el juzgado federal 10 cada 15 días, además de imponerles la prohibición de alejarse por más de 24 horas de sus respectivos domicilios sin autorización del juez.

El magistrado destacó en su fallo el informe pericial multidisciplinario elaborado por la Gendarmería nacional y presentado en el expediente este año, en el que se afirmó que "la muerte violenta de quien en vida fuera el señor Natalio Alberto Nisman, se trató de un homicidio".

Tal como había hecho antes el fiscal del caso, Eduardo Taiano, el juez Ercolini se apoyó en el informe de Gendarmería en el que se afirmó que Nisman había sido ejecutado por dos personas pero no se hizo eco del número de victimarios establecido por la pericia.

La investigación judicial no logró determinar aún cuántas personas participaron del asesinato del fiscal Nisman ni cómo entraron y salieron del departamento sin ser vistos ninguna persona ni captados por ninguna cámara de seguridad.

En el fallo de 656 páginas, Ercolini puso énfasis en la relación que Lagomarsino logró construir con Nisman y que le permitió entrar a su casa, viajar con el fiscal a Chile e incluso convertirse en cotitular de una cuenta bancaria del investigador del caso AMIA en Estados Unidos.

La relación entre Nisman y Lagomarsino "trascendía los parámetros que podrían considerarse habituales dentro de una relación de jefe-empleado y menos aún de sometimiento cuasi patológico como lo mencionó el propio imputado", sostuvo el juez.

"La circunstancia de que Lagormasino compartiera la titularidad de un producto bancario radicado en el exterior junto a dos familiares directos de Nisman, fortalece aún más la conjetura de que la vinculación entre ellos no se hallaba únicamente ceñida a cuestiones de índole laboral", sostuvo Ercolini sobre la cuenta con casi 600.000 dólares radicada en el banco Merril Lynch.

Nisman fue encontrado muerto en el baño del departamento que habitaba en el piso 13 de una torre del barrio porteño Puerto Madero la noche del 18 de enero de 2015, cuatro días después de denunciar a la ex presidenta Cristina Kirchner por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA.

Cadena3

Espacio Publicitario




 
Top