GuidePedia

 
Tras los incidentes en la última sesión y la promesa de un bono, el Ejecutivo buscará que se convierta en ley en Diputados la iniciativa que acordó con los gobernadores.


La Cámara de Diputados volverá a sesionar este lunes con la intención de aprobar el proyecto de reforma previsional, luego de un acuerdo entre gobernadores y diputados justicialistas para emitir un bono de compensación que rondaría los 700 pesos.

La nueva sesión especial está pautada para las 14, oportunidad en la cual se concretará la jura de algunos diputados que aún deben asumir sus bancas.

Así, la bancada de Cambiemos buscará aprobar el proyecto, que ya cuenta con media sanción del Senado.

El acuerdo alcanzado el pasado viernes entre funcionarios nacionales, gobernadores y diputados consiste en sancionar la ley que modifica la fórmula por la que se calcula el aumento de las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo (AUH), para que luego el presidente Mauricio Macri firme un decreto que establezca un bono que será de alrededor de 700 pesos para quienes ganen menos de diez mil pesos.

El bono tendrá el objetivo de compensar a "jubilados y pensionados con haberes inferiores a los 10 mil pesos y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo" por el desfase entre la fórmula actual y la nueva que impulsa el Gobierno, es decir, por los meses que no son tenidos en cuenta en el proyecto de ley.

Se espera que alcance al "70% de los jubilados y pensionados, incluidos los de la moratoria, y al 100% de los beneficiarios de la AUH".

El encuentro para intentar destrabar el proyecto de ley fue promovido por el oficialismo luego de que se levantara la sesión del jueves en un escandaloso marco, que incluyó serios incidentes en las afueras del Congreso y gritos, empujones e insultos dentro del recinto.

Así sucedió en medio de un imponente operativo de seguridad dispuesto para frenar a los manifestantes convocados en las inmediaciones para protestar contra la reforma que, según denunciaban, recortaría los ingresos de los jubilados y beneficiarios de la AUH.

Al poner en duda la cantidad de diputados con los que el oficialismo alcanzó el quórum y criticar que el tiempo reglamentario de demora respecto de la hora de convocatoria se había excedido, los legisladores de la oposición habían reclamado en esa ocasión la suspensión del debate.

En medio de ese conflictivo contexto, la líder de la Coalición Cívica y diputada oficialista, Elisa Carrió, había pedido levantar la sesión especial al considerar que no estaban dadas las condiciones para proseguir.

Nuevas movilizaciones

Diferentes organizaciones sociales y gremiales volverán a movilizar este lunes al Congreso, cuando se retome el debate en el recinto de la Cámara de Diputados en torno a la reforma previsional.

Las dos CTA, lideradas por Pablo Micheli y Hugo Yasky, ya ratificaron un paro de 24 horas desde el mediodía de este lunes, mientras que la CGT analizaba lanzar la misma medida de fuerza, aunque mantenía la expectativa de que el oficialismo levantara la sesión y por eso demorará el anuncio formal hasta último momento.

De hecho, la principal central obrera citó a una reunión de su Consejo Directivo para este lunes a las 9, en la que se definirá el curso de acción: si convoca al paro y llamará a sus bases a movilizarse frente al Congreso.

Así lo anticipó Carlos Acuña, uno de los tres triunviros de la Confederación General del Trabajo (CGT), al advertir que "el paro es la única herramienta que les queda" para rechazar el proyecto.

"El lunes a la mañana vamos a anunciar cuáles son las medidas. Vamos viendo cómo va la situación, porque el Presidente (Mauricio Macri) por ahí reflexiona", señaló el sindicalista.

El oficialismo volvió a citar al pleno de la Cámara baja para este lunes luego de que se frustrara la sesión del jueves pasado, a raíz de los incidentes que se registraron tanto dentro como fuera del recinto.

Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) anunciaron su participación en la nueva marcha.

"Es indispensable seguir en alerta y movilización para evitar el avance de las reformas que van en contra de los sectores que menos tienen en momentos de emergencia social y alimentaria", detallaron en un comunicado conjunto.

Los movimientos sociales adelantaron que realizarán cortes en los principales accesos a la Capital Federal, por lo que se esperan complicaciones en el tránsito.

En tanto, la CTA Autónoma adelantó que también se va a concentrar desde las 12 en Avenida de Mayo y Sáenz Peña para luego marchar hacia el Palacio Legislativo, mientras que la CTA de los Trabajadores hará lo propio desde Avenida de Mayo y Santiago del Estero a las 12.30.

Independientemente de la decisión del triunvirato de la CGT, diferentes gremios de esa central como la UOM, Unión Docentes Argentinos (UDA), Canillitas y el Suterh adelantaron que se sumarán a la protesta.

El secretario general de la UDA y secretario de Políticas Educativas de la CGT, Sergio Romero, confirmó que el sindicato se suma al paro y advirtió que "en caso de afectar la jubilación docente, tampoco se iniciarán las clases el año venidero".

Ante los anuncios de movilizaciones, el Congreso permanecerá fuertemente vallado y custodiado por unos mil efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires durante toda la jornada.

Cadena3
 
Top