GuidePedia

Foto Arch.: Castex24
La Cárcel de Mujeres de Santa Rosa otra vez es noticia. Una de las detenidas no ha podido ir a despedir a su hija que falleció hace casi una semana. Otra no ha podido visitar a su madre que sufre una enfermedad terminal.

Silvana M., de 38 años de edad, está detenida desde hace un año en el llamado Instituto Correccional de Mujeres de Santa Rosa, ubicado en Alvear y Rivadavia. Es de Santa Fe. "Hace un año dejé cinco hijos allá; ahora se murió mi hija de 16 años, a la que no he podido aún ir a despedir", dijo al medio local  iTextual.

"Mi hija falleció el domingo pasado. El Juzgado Federal de Santa Fe, basándose en el artículo 166, me autorizó para ir a Santa Fe para dar sepultura de mi hija. El penal recibió esa autorización, pero las autoridades me dijeron que no había un móvil para llevarme... Estuve tres días medicada, que no sabía cómo me llamaba... Me inyectaban y me daban pastillas... Cuando me desperté, seguí con esa novedad: no me podían llevar. Ahora me han dicho que me llevarán en una o dos semanas", contó.

"Todo el penal está enojado y quiere 'pararse' por mi caso. Yo no tengo ni una sanción, voy a trabajar y estoy en un módulo de metodología. Es algo que no se puede entender. Es la primera vez que estoy presa, pero las otras chicas que me dicen que esto pasa seguido", dijo.

La visita a su familia sería, además, de sólo cuatro horas. "Yo no quiero que me conmuten la pena, solo ir a la tumba y estar cerca de mis otros cuatro hijos de 6, 11, 13 y 20 años. Aunque sea 4 horas", manifestó.

-¿Cómo murió tu hija?

-Por una infección de un oído. Antes de que yo cayera presa, tenía fecha para mayo para operarla. Pero al caer presa, los nenes quedaron a cargo de mi mamá. Una jubilada. La cosa es que se fue "pateando" la fecha (de la operación quirúrgica) porque mi mamá no podía cuidarla en internación y a la vez dejar a los otros nenes solos. Yo reclamé por notas, pero no se hizo la operación y al final una infección le alcanzó el cerebro y murió.

-¿Cómo están tus otros hijos?

-Mal, están totalmente tirados. El de 13 años tiene una distrofia muscular, al igual que el de 20. Pero el de 13 es más grave... Incluso no va a la escuela porque no tiene transporte y no cobra la pensión desde que estoy detenida... Yo no quiero que me conmuten la pena, sólo estar cerca de mis hijos. Yo quiero que me trasladen a una cárcel de Santa Fe. Ahora, por lo pronto, estoy esperando por cuatro horas de visita. No voy a recuperar a mi nena, pero tengo cuatro más para luchar.

En tanto, Jacquelina M., de 38 años de edad, tiene en grave estado a su madre en Mendoza, pero no la ha podido visitar. 
El Juzgado Federal de Río Gallegos -donde originalmente fue condenada- la autorizó a realizar un "acercamiento familiar", pero las autoridades del penal aún no la han trasladado.

"En principio yo pedí la permanencia en (un penal de) Mendoza para que mi familia pueda visitarme. Pero dicen que no hay cupo", sostuvo la mujer, que hace cinco años y medio está detenida en Santa Rosa. 
"También pedí ir a ver a mi madre, porque se encuentra muy enferma y está, según dicen los médicos, a punto de morir. Ya entregué todos los certificados médicos, pero no me trasladan", insistió.

Dijo que, según la autorizó el juzgado, puede tener un "acercamiento familiar" cada seis meses. "Pero ya ha pasado un año sin poder ir. Y mi familia no puede trasladarse a Santa Rosa", contó.

iTextual

Espacio Publicitario




 
Top