GuidePedia

Foto Archivo:Infopico
La obra social estatal Sempre, que desde 2016 está en déficit, está con la espada de Damocles: en tres meses agotará las reservas con la que ha venido cubriendo la sangría financiera y ya no podrá afrontar el pago de prestaciones. Así, se analiza la posibilidad de que se solicite incrementar el aporte que hacen los trabajadores estatales.


La obra social Sempre tiene un presupuesto anual de 2 mil millones de pesos. Se financia con aportes de 8,25% (3,5% lo aportan los trabajadores y 4,75% el Estado provincial).

Desde 2016, entró en deficit. Hoy, por mes, está “en rojo” en unos 15 millones de pesos. “Estamos con fecha de vencimiento”, dijo, preocupado, el gerente José Giaccobe al medio local iTextual. “De dos a tres meses, se terminaría las reservas (NdeR: quedan solo 45 millones) y empezarían las faltas de pago”, agregó.


PUBLICIDAD



Es que la obra social sufre aumentos mes a mes de los gastos y, paralelamente, los ingresos no acompañan esas subas. “El aporte que realizan los estatales pampeanos es porcentualmente de los más bajos del país”, sostuvo, al ser consultado.

El déficit comenzó a sentirse a principios de 2016, luego de la devaluación de diciembre de 2015. Por un lado, a partir del incremento de la cotización del dólar, el precio de los medicamentos importados para tratar patologías complejas es la principal variable que impacta en las economías de las obras socialesprovinciales. Por eso se está pidiendo una regulación de los precios a Nación. Por otro, las cuentas también se están resintiendo con el avance de las tecnologías y las incorporaciones de las coberturas, amparadas en las nuevas legislaciones.

“Los medicamentos que se utilizan para las patalogías complejas han sufrido incrementos junto al aumento del dólar o incluso superior”, dijo el gerente de la obra social. “En los últimos años, el precio de esos medicamentos superaron entre un 60 y un 70 por ciento a la inflación. Aumentaron hasta un 120 por ciento… No lo decimos solo nosotros, sino que es algo que les pasa a todas las obras sociales provinciales”.

Además, hay 160 personas con asistencia de acompañantes domiciliario, por patologíoas invalidantes. “Es una prestación que se ha empezado a brindar, porque es una necesidad y un derecho, pero que requiere grandes erogaciones… También ha crecido el gasto en discapacidad, asociado con algunas rehabilitaciones que antes no se brindaban”.

-¿Cuáles son las alternativas?

– Estamos queriendo equilibrar un presupuesto, en relación a variables que no las podemos manejar… Hasta ahora lo veníamos equilibrando, porque siempre hemos tenido una administración cuidadosa de la obra social. Pero ya es insostenible. Y este es el momento en el que hay que expresarlo públicamente, porque hemos llegado a una fecha de vencimiento. En dos a tres meses se terminaría las reservas y se rompería la cadena de pagos. La situación es grave.

-¿No se pueden regular los precios de los medicamentos?

-Aspiramos a la regulación de los precios de mercado de las nuevas tecnologías. Se espera que el Ejecutivo nacional, quien debería regularlo, tome cartas en el asunto.

–¿Y se ha pensando en incrementar los aportes?

– Sempre no ha tocado ese punto y no sé si eso se tratará o pedirá… Lo que sí, es que somos de las provincias que menos recaudan en términos porcentuales: 8,25 por ciento, cuando algunas provincias, como San Juan, llegan al 14,5 por ciento. Otras están en menor cifra, pero siempre rondando el 10 u 11 por ciento…

 
Top