GuidePedia


Un estudiante fue hallado sin vida en el interior de un departamento ubicado en calle Wilde al 210, en pleno barrio Nuestra Señora de Lujan de Santa Rosa.



El joven fue identificado bajo el apellido Picca Garino, tenía 28 años, era oriundo de Quehué y estudiaba la carrera de Geología en la Universidad Nacional de La Pampa. 
En el interior del inmueble no había rastros de violencia, todo estaba herméticamente cerrado desde adentro y el cuerpo sin vida del muchacho no presentaba lesiones. 


PUBLICIDAD



Los investigadores descartaron totalmente la participación de otras personas en el caso, por lo cual determinaron que las causas de su perecimiento habían sido producto de una falla cardiorrespiratoria.

El lamentable hallazgo ocurrió durante el mediodía de ayer, luego de que algunos vecinos dieran aviso a las autoridades policiales sobre la presencia de un olor fuerte que provenía desde el interior de un departamento situado en calle Wilde, casi esquina Mármol.

Asimismo, amigos del joven habían manifestado su preocupación porque no tenían contacto con él desde el lunes a la tarde.

Cerrado desde adentro.

Los primeros en arribar fueron los Bomberos de la Policía, quienes debieron forzar el portón para poder acceder al interior del departamento, porque estaba cerrado con llave desde el lado de adentro.

Al ingresar se dirigieron a una habitación y encontraron al muchacho que yacía tendido en una cama.

Estaba boca arriba, completamente desnudo y el cuerpo presentaba una avanzada descomposición, quizá por las temperaturas de los últimos días, o porque el departamento no tenía ventanas o aberturas.

Más tarde se hicieron presentes efectivos policiales de la Seccional Tercera, entre ellos el comisario Gustavo Orozco, policías de la División Criminalística -estos últimos realizaron las pesquisas correspondientes-, la fiscal de Delitos Contra las Personas, Selva Paggi, y el médico forense, José Sansón, quien revisó el cuerpo en el lugar y posteriormente se hizo cargo de la autopsia correspondiente.

Sin violencia.

El interior del departamento estaba completamente ordenado. Apenas había algunos utensilios de cocina sobre una mesada que estaban fuera de lugar, pero no llamaron la atención de los especialistas.

El resto del inmueble -comprendido por una cocina-comedor, una habitación y un baño- mantenía un orden normal de un lugar donde vivía un estudiante de 28 años.

En una mesa redonda y de plástico que estaba en la pieza, había útiles y cuadernos correspondientes a la carrera que estudiaba, también había una billetera con elementos personales, sus documentos, tarjetas de supermercado y dinero (algo más de dos mil pesos).

Además había un teléfono celular, marca Samsung, que estaba enchufado a corriente y que el mismo muchacho tenía a centímetros de su oído izquierdo, junto con los auriculares.

Todo esto fue tomado como evidencia y colocado cuidadosamente en bolsas plásticas y sobres de papel madera.

Igualmente, se tomó como muestra una media que estaba cerca del cuerpo y que probablemente había retirado desde el interior del único cajón que estaba abierto.

Nada de lo que pudiera apreciarse en el inmueble invitaba a los expertos a presumir que el deceso de Picca Garino se hubiese producido por un intento de robo o tras una supuesta pelea.

Finalmente, una ambulancia arribó para retirar al muchacho fallecido y trasladarlo a la morgue.

La Arena

Espacio Publicitario




 
Top