GuidePedia

Foto: Facebook

Matías Ponce, el padre de un jugador de fútbol infantil que en la tarde de este sábado fue acusado de agredir al árbitro Aníbal Vandermey, pidió disculpas. Dijo que nunca lo golpeó, aunque admitió que ingresó a la cancha a reclamarle por una falta que le habían cometido a su nene de 6 años de edad.

El episodio sucedió en Santa Rosa, en un torneo organizado por Los Dieguitos en el local de ATE (ubicado a metros del aeropuerto).

PUBLICIDAD




Según dijeron testigos, Ponce -padre de un nene que juega en El Recreo- le dio un golpe en el brazo derecho al juez mientras se disputaba un partido. Otro árbitro, Paulo Arias, al ver lo sucedido decidió suspender el torneo. Posteriormente familiares de Aníbal hicieron una denuncia penal en la comisaría Segunda.

Aníbal -que padece un retraso madurativo en su motricidad- es conocido en el ámbito futbolístico a raíz de su incursión en el arbitraje. El hecho generó un amplio repudio.

Ponce fue esta noche a pedir disculpas a la casa de Aníbal. Posteriormente se dio a conocer un video, donde hablan Matías Ponce y Aníbal Vander Mey, acompañados por un dirigente de El Recreo.

“Nada que ver. No fue lo que pasó”, dice Ponce en ese video. “Le fui a reclamar una falta, al nene mío, que le habían pegado una patada, y no pasó más que eso. Es muy lamentable lo que se dice en las redes sociales, he recibido hasta amenazados de muerte… Estoy hecho pelota por lo que pasó”, sostiene. “Le pedí disculpas. Hay muchos testigos que saben lo que pasó y me da bronca que no digan nada”.

Aníbal, por su parte, aceptó las disculpas y dijo que le pegó sin querer en un hombro. “Lo que pasó, pasó. El me sacó del hombro sin querer, me puse mal, empecé a llorar…. me pegó así, nada…”, cuenta. “Yo a él (por Ponce) lo conozco. No quiero que lo metan preso. Nunca dije que él me pegó a mí”, sostiene.


¿Cómo habría sido el episodio? 

Según cuenta el DT de El Recreo, Emanuel Vázquez, Ponce fue a reclamar que su hijo estaba llorando del dolor por una falta que Aníbal no cobró. Allí hubo un intercambio de opiniones.

“Al terminar la discusión, el padre se retira. Aníbal entonces lo toma del hombro al papá, con el objetivo de llamarlo y seguir hablando.

El padre se quita de encima la mano, y se retira sin ver que Aníbal se larga a llorar por lo sucedido”, dice en su cuenta de Facebook.


iTextual
 
Top