GuidePedia

Foto: Cadena3
El subsecretario de Justicia y Política de la Nación, Juan José Benítez, detalló qué implica el plan para resguardar al chofer de Roberto Baratta, quien está bajo la figura de testigo arrepentido.


Luego de que el juez Claudio Bonadio homologara el acuerdo entre Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, y el Ministerio Público Fiscal para otorgarle la figura de imputado colaborador, se puso en marcha un plan de seguridad para proteger al autor de los “cuadernos de las coimas” que incluyó un domicilio reservado y con custodia policial.

El subsecretario de Justicia y Política Criminal de la Nación, Juan José Benítez, precisó que el ingreso al Programa Nacional de Protección a Testigos e Imputados se da por propia voluntad de Centeno e implicará una predisposición del testigo a adecuarse a las medidas de seguridad.

PUBLICIDAD








“Supone cambios bastantes drásticos en la vida de la persona. Se diseña un plan de seguridad y esa persona debe respetar las condiciones de seguridad porque de otra manera no se puede proteger”, explicó Benítez, quien detalló que Centeno se encuentra en un domicilio secreto y también se activó un dispositivo de seguridad para la familia.

Respecto a la figura de arrepentido, Benítez señaló que las pruebas que el testigo aporte deben ser “novedoso” y “vincular al delito con eslabones superiores de la organización criminal”. En ese sentido, indicó que el juez o el fiscal tienen un año para verificar que “la información será cierta y fehaciente”.

En el caso de que las pruebas sean acreditadas, Centeno tendrá el beneficio de la reducción de la pena en expectativa, lo que implica permanecer en libertad durante el proceso y una vez condenado, indicó el funcionario.

Cadena3



Espacio Publicitario




 
Top