GuidePedia

Foto: La Nación
El número 3 del mundo se impuso por 6-7 (5/7), 6-3, 7-6 (7/4) y 6-2 en 4tos de final del último Grand Slam del año. Nadal será su rival, luego de ganarle un partidazo a Thiem por 0-6, 6-4, 7-5, 6-7 (4) y 7-6 (5) en 4 horas y 50 minutos en la madrugada argentina. Nishikori es otro semifinalista.

El actual rey del torneo, Rafael Nadal, y la Torre de Tandil, Juan Martín del Potro, solventaron dos difíciles encuentros de cuartos y se medirán en las semifinales del Abierto de Estados Unidos, un año después de verse las caras en la misma instancia.

Entonces, Nadal remontó un primer set en contra y acabó llevándose el triunfo en su camino hacia su tercer título en la competición.

El español y el argentino chocarán el viernes en el penúltimo partido tras una jornada épica. Primero, Del Potro neutralizó el demoledor servicio de Isner. Más tarde, Nadal disputó el partido más largo de su trayectoria en el torneo neoyorquino, con una exhibición física y mental que rozó las cinco horas.

PUBLICIDAD



Pero lo acabó consiguiendo en un encuentro que pasará a la historia de la competición por lo agónico y lo estético. Porque el ganador remontó un 0-6 en el primer set y el perdedor levantó a continuación otro set para que todo acabara definiéndose en el "tie break" de la quinta manga tras cuatro horas y 49 minutos por 0-6, 6-4, 7-5, 6-7 (4/7), 7-6 (7/5).

Nadal tardó en presentarse y, cuando lo hizo, se vio un set por debajo en menos de media hora. El calor extenuante hacía mella en un cuerpo lastrado por el esfuerzo de pasadas contiendas y, en un visto y no visto, se vio por detrás, luchando contra la humedad y un rival deseoso de avanzar a semifinales.

Pero, como solo los campeones pueden hacerlo, Nadal resurgió de sus cenizas. De forma paulatina. Gradual. Empezó ganando sus saques, continuó poniendo en peligro a Thiem con su resto y terminó quebrando en el octavo para adelantarse 5-3, cerrando el set un poco después con su servicio.

Y en la tercera manga, cuando el austriaco acariciaba la ventaja al haberle roto el servicio en el séptimo y prepararse para sacar para cerrar el set, el español volvió a igualarlo y le dio la vuelta contra todo pronóstico para ponerse 2-1 en sets y tener las semis al alcance de las manos.

No estaba todo dicho pero parecía cerca. Sin embargo Thiem continuó empeñado en destrozar las apuestas, se adjudicó el cuarto set en el "tie break" y forzó también el desempate en el quinto, donde Nadal tiró de experiencia, cometió menos errores y se apuntó un triunfo épico que ya es historia viva.
La Torre que le ganó al gigante

La Torre sigue en pie. El estadounidense John Isner, de 2,08 m de estatura, sopló y sopló con su servicio pero fue incapaz de derribar a un Del Potro que apenas cometió fallos.

En un ejercicio de talento y paciencia a partes iguales, el argentino supo esperar sus momentos sin desesperarse para acabar imponiéndose en cuatro sets de 6-7 (5/7), 6-3, 7-6 (7/4), 6-2, en tres horas y media.

Ya lo dijo el protagonista tras la batalla: "batir a John en este tipo de partidos es algo épico". Y la gesta se consumó, incluso, antes de lo esperado.

El norteamericano terminó con 26 "aces", varios de ellos por encima de los 220 km/h. Del Potro solo podía mirar cómo pasaba la bola y no desesperarse, ni siquiera cuando perdió el primer set en el "tie break" luego de haber conservado su servicio en todo momento... salvo en un punto en el decisivo desempate.

Pero sabía que su momento llegaría. En el cuarto de la segunda manga logró el quiebre y en el tercer set se sirvió su particular venganza en el "tie break", conservando su saber estar mientras su rival desfallecía poco a poco a causa del calor.

El cuarto set fue un trámite. El argentino, saque a saque y resto a resto, había logrado deshacer el juego de Isner, desesperado con los cánticos del público albiceleste y mermado por las altas temperaturas.

El partido acabó y Del Potro miró al cielo. Levantó los brazos y festejó con rabia. Estaba de nuevo en una semifinal, en su campeonato preferido. Donde se coronó en 2009. Donde empezó todo.

PUBLICIDAD



Un paso más cerca

En la rama femenina, Serena Williams (N.17) derrotó por-4, 6-3 a la checa Karolina Pliskova (N.8) y se acercó un paso más en su objetivo de sumar su 24º título de Grand Slam, un año después de haber sido madre, lo que la situaría a la altura de la australiana Margaret Court como la tenista más condecorada de todos los tiempos.

La pequeña de las Williams, que se enfrentará ahora a la letona Anastasija Sevastova, disputará así su 36ª semifinal de un "major", su 12ª en Nueva York, luego de ganar su 89º encuentro en la Arthur Ashe en 100 partidos.

Djokovic busca el pase a semis

Novak Djokovic está sobre aviso: si quiere pasar a semifinales no puede confiarse hoy frente a John Millman, verdugo de Federer en octavos.

El australiano, contra todo pronóstico, dio la sorpresa del torneo el lunes al eliminar al ganador de 20 títulos de Grand Slam y, en el último turno de jornada de hoy, buscará continuar con su particular epopeya en cuartos ante Djokovic, actual campeón de Wimbledon y del reciente Masters 1000 de Cincinnati.

En la penúltima instancia, el ganador de este choque se medirá al japonés Kei Nishikori (N.21), que se vengó del croata Marin Cilic (N.7) en cinco mangas.

El nipón había perdido la final de 2014 ante el europeo pero, este miércoles, remontó un set en contra y acabó ganando en el quinto por 2-6, 6-4, 7-6 (7/5), 4-6, 6-4 en cuatro horas y ocho minutos de juego.

Diario Jornada

Espacio Publicitario




 
Top