GuidePedia




El empleado de una agencia de autos de 25 de Mayo denunció que fue asaltado por dos motochorros en Santa Rosa y que le robaron más de un millón de pesos. Se los había quedado él y los guardaba en la casa de su suegro. Podrían imputarlo por falso testimonio y hurto.


Un hombre de 25 de Mayo fue detenido este lunes en Santa Rosa luego de realizar una falsa denuncia en la que argumentó haber sido víctima de un robo a mano de dos asaltantes. 

El denunciante dijo que le habían sustraído la suma de $1.180.000 pero la realidad es que el dinero pertenecía a una agencia de esa localidad (de la cual es empleado) dedicada a la compra y venta de autos, y con ésa cifra debía viajar a General Pico para realizar una transacción por un vehículo.

PUBLICIDAD





El hombre, de 28 años, contó lo ocurrido a unos policías que lo trasladaron a la Seccional Primera, donde efectuó la denuncia. Desde ese momento la Policía comenzó a investigar el caso hasta que dilucidaron que todo el relato era mentira.

Tras algunas insistencias por parte de los uniformados y personal de la Brigada de Investigaciones, el hombre terminó confesando haberse quedado con la suma millonaria, la cual guardó en un palomar, en la vivienda de su suegro.

Al mediodía del lunes efectivos de la Comisaría Departamental de 25 de Mayo realizaron un allanamiento en la vivienda donde presuntamente se había escondido el dinero. La tarea fue positiva y lograron hallar el dinero integrado en varios fajos de billetes de 1.000, 500, 200 y 100 pesos.

Luego del episodio, de los costos que generó el operativo (tanto en la capital pampeana como en la localidad del interior), se dijo que podrían imputarlo por falsa denuncia y hurto. Sin embargo, ayer por la tarde el hombre recuperó su libertad.

PUBLICIDAD





Un robo imaginario.

Fuentes ligadas a la investigación confiaron al medio santaarroseño La Arena que todo comenzó cerca de las 7 horas de la mañana de este lunes cuando un hombre detuvo el paso de un móvil policial y adujo ante los uniformados haber sido asaltado por dos motochorros que lo golpearon y amenazaron con un arma de fuego.

El hecho -según él- se produjo frente a la casa de su cuñada, en un complejo de departamentos de la calle Paul Harris, lugar al que llegó a bordo de un taxi luego de descender de un micro en la terminal de ómnibus de esta ciudad.

Hasta ese momento lo planeado por el muchacho marchaba perfectamente. Nadie le creería si decía haber sido víctima de motochorros en 25 de Mayo, pero como debía viajar a General Pico y pasar por Santa Rosa, y como estos hechos pueden ser más posibles en estas ciudades, el episodio tendría lógica y nadie sospecharía que él se había quedado con el dinero.

Su relato tenía sentido, incluso para los policías que le tomaron la declaración. Como si fuese poco, el denunciante presentaba magullones en su cara, lo que le dio aún más fuerza al relato.

Sin embargo el muchacho no contó con la astucia de los efectivos policiales y mucho menos con que esta ciudad tiene cámaras de videovigilancia en muchas zonas; sobre todo en el sector donde él circuló.

PUBLICIDAD





Investigación

La Seccional Primera encabezó la investigación en la cual tomó vital participación la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional Uno. "Tuvimos que hacer un trabajo de inteligencia que nos llevó toda la mañana", aseguró una fuente.

"Se repartieron las tareas, se dio con el paradero del taxista que nos dio su versión, y se peinaron todas las cámaras de seguridad", dijo el uniformado y agregó que "ninguna de las secuencias de las cámaras lo mostró en alguna situación de robo, ni nada por el estilo".

"La verdad que fue un relato fantástico, porque no sólo tuvo mucha imaginación, sino que se provocó lesiones en el rostro… pero cuando se le informó lo de las cámaras, lo que dijo el taxista y todo lo que habíamos logrado averiguar se quebró y confesó. Nos dijo hasta el lugar donde había escondido la mochila supuestamente robada, y la terminamos encontrando en el patio de un vecino de su cuñada, colgada de una rama", aseguró la fuente.

PUBLICIDAD





Allanamiento

Finalmente, con las pruebas recabadas más la confesión del muchacho, sólo restaba encontrar el dinero. 

Así fue como intervino la Justicia, primero de Santa Rosa, que instruyó a la fiscal de 25 de Mayo para que fuera con la policía de esa localidad a la vivienda donde supuestamente había escondido la plata. 

Pasado el mediodía del lunes los policías que intervinieron del procedimiento encontraron el efectivo en un palomar, en la casa del suegro (que había salido de viaje).

La Arena

Espacio Publicitario









 
Top