GuidePedia

Foto: WEB

Luego de provocar un escándalo con su discurso proselitista en el acto por los 37 años de la gesta de Malvinas, el secretario de Cultura de Santa Rosa, Gabriel Gregoire, salió públicamente a defender sus palabras con un posteo en la red social Facebook. Encabezpo el mensaje diciendo que lo hacía “para el que quiera escuchar lo que tenía para decir”.


El Texto Completo

“Sres. Veteranos de Guerra, Sr. Intendente Leandro Altolaguirre, soldados del ejército, Sr. Rector de la Universidad Nacional de La Pampa, funcionarios nacionales, provinciales y municipales, autoridades escolares, vecinos…

Nuevamente he sido honrado con la posibilidad de dirigir la palabra en esta fecha tan especial, para conmemorar la Guerra de Malvinas y homanajear a nuestros veteranos de guerra. Y los primero que voy a hacer es recordar a nuestros veteranos. Y luego voy a aprovechar, también, para decir algunas cosas que creo importantes en este momento tan especial.

Este domingo 31, tuve la oportunidad de festejar junto a mis familiares y amigos, mis primeros 50 años, y por lo que me tuve que poner a organizar unas palabras para la ocasión; unos días antes, me puse a pensar qué iba a decir. Quienes me conocen saben que soy de hablar poco, porque además de considerarme bastante introvertido, respeto desde chico esa máxima que dice que “Los hombres son esclavos de sus palabras y dueños de sus silencios”. 

Pero al tratar de definir quién soy, lo primero que pensé, soy mi sangre, mis abuelos, mis padres, mis hermanos, mis hijos, mis ahijados, mis amigos, los que me acompañaron y acompañan; soy lo que he hecho, soy docente, investigador, trabajo en la cooperativa, pelotari, aprendiz de bailarín, circunstancialmente funcionario; soy los espacios donde he vivido y crecido, Santa Rosa, General Acha, Carlos Casares, la escuela, el potrero de la 38, el frontón y el trinquete, la Universidad; soy momentos fundamentales, 27 de marzo del 69, 29 de julio, 28 de diciembre, 19 de junio, 29 de abril, 23 de diciembre, diciembre de 1983… Pero también los fracasos, las ausencias, porque ello soy en potencia, posibilidades de mi existencia que siguen latentes.

PUBLICIDAD




Y todos quienes estamos acá, somos las Malvinas, porque en la Escuela, nuestras seños nos transmitieron el amor por una tierra desconocida e irredenta; somos el 2 de abril, porque nos reunimos para conmemorar el “Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas”, y volvemos una vez más a caminar sobre nuestros pasos, a mirar atrás, con la esperanza de no repetir, nunca más, trágicos errores, pero por sobre todo para honrar a quienes pusieron su vida a disposición de la patria, que somos todos y cada uno de nosotros.

Para cada uno de nosotros el 2 de abril constituye una fecha fundamental; cuando la guerra, yo era chico, y me conmueve todavía el recuerdo de escuchar, a la mañana temprano, con mis padres y abuelos, los partes militares que emitían por la radio; escuchar atentos en la escuela a nuestras maestras; preparar las golosinas y escribir una carta para enviar a nuestros combatientes en el frente de batalla.

Pero esta fecha es especialmente significativa para quienes fueron protagonistas directos de los acontecimientos en el Atlántico Sur. Porque si para muchos argentinos, las autoridades, los docentes, artistas y los periodistas, recordar el conflicto nos permite reafirmar lazos de solidaridad, trazar una senda compartida o encontrar renovadas explicaciones y sentidos a nuestra existencia como argentinos, para los veteranos y familiares de los caídos en Malvinas, la fecha los convoca a reconstruir la memoria, revivir el horror de la batalla, imaginar a los que faltan. Desde el 2 de abril de 1982, para muchos compatriotas, Malvinas pasó a ser el centro de sus vidas.

PUBLICIDAD




Es difícil pensar en lo que significa Malvinas para aquellos que, siendo muy jóvenes, con apenas 18 o 19 años, se encontraban cumpliendo con el servicio militar obligatorio y les tocó asumir el compromiso de trasladarse al frente para enfrentarse cuerpo a cuerpo con soldados profesionales que los superaban en armamento y capacitación, en un contexto de hambre, desprotección y frío. 

Debieron luchar allí contra todo eso; y los que sobrevivieron, tuvieron que seguir luchando terminada la guerra. Tuvieron que enfrentar una batalla más importante, la batalla contra el olvido, contra la desmalvinización. Como otros veteranos de otras guerras perdidas fueron invisibilizados. Los que pudieron retornar al país sufrieron la indiferencia de una sociedad que se planteó otras urgencias. Tuvieron que recorrer un largo camino para llegar hasta aquí.

Ahora estamos reunidos, empeñados en mantener viva esa llama que repone a los veteranos en el lugar que les corresponde. Y este lugar se lo ganaron ellos junto a sus familiares. 

En 1990, mientras el gobierno nacional mantenía relaciones carnales con el primer mundo y echaba por tierra con los reclamos de soberanía sobre las Malvinas sostenidos por el Gobierno de Alfonsín frente a los ingleses, los veteranos de La Pampa pudieron constituir su agrupación para mantener viva la llama de sus camaradas, con el apoyo del Gobierno Provincial.

La persistencia de muchos de ellos, que todos los años visitan las aulas, para permitir a los docentes reconstruir con nuestros alumnos esta terrible historia y buscarle un sentido, han mantienen viva la llama de sus camaradas. Y fueron logrando el reconocimiento merecido, se integraron a la sociedad, formaron nuevas familias.

PUBLICIDAD




Vaya entonces este reconocimiento, VIVAN LOS CAÍDOS EN MALVINAS, VIVA LOS VETERANOSDE GUERRA.

Y ahora voy a decir unas palabras aprovechando el púlpito, y como dije antes, cumplido ya los 50, sientiéndome que mi camino ha tomado una curva, y porque no soy candidato a nada, quiero compartir unas ideas, que vienen a la ocasión, ya que nos encontramos en un momento muy especial de nuestra vida como santarroseños y pampeanos; voy a compartir algunas ideas porque creo que es el momento de decirlas.

Hace exactamente un año, rescaté el avance que significaba el acuerdo firmado recientemente por el gobierno nacional, para que el Comité Internacional de la Cruz Roja junto al Equipo Argentino de Antropología Forense realizaran el ADN de los restos de nuestros soldados que no pudieron ser identificados al final de la guerra y que yacen en el Cementerio de Darwin. 

En esa ocasión, el Ministro del Gobierno de la Provincia Dr. Juan Carlos Tierno, retomó mis palabras para acentuar que la medida había sido la iniciativa de un par de oficiales, uno inglés y otro argentino, y que había sido especialmente su lucha la causa de la medida. 

Por una cuestión de protocolo no pude replicar entonces, pero, y esto no es para aprovechar que Tierno estaba en el gobierno y ahora no está en el gobierno provincial, pero vuelvo a afirmar que es importante que el gobierno nacional haya llevado adelante la política de acordar esta tarea con el gobierno inglés, porque si no lo hubiera hecho, no se podría haber llevado adelante la recuperación de la identidad de 112 de los 122 soldados argentinos cuyos cuerpos continúan en Malvinas. 

PUBLICIDAD




Y lo que está bien, está bien; así como Macri no ha resuelto el problema de la pobreza, ni ha encontrado el camino para la recuperación de la actividad económica, que lleva siete años de caída del PBI, debemos reconocer este logro, lo que no implica discutir la autoría o dejar de señalar el protagonismo de otros actores para que se tomara esta medida.

También quiero decir, porque estamos en un momento muy especial, porque el mes próximo vamos a tener que decidir los santarroseños, si continuamos con el Intendente Altolaguirre o vuelve a gobernar la Cámpora en la ciudad, y si vamos a continuar con 35 años de estancamiento en la provincia, una provincia que en 1983, pensábamos, con orgullo, que estábamos más industrializados que San Luis, y teníamos una ciudad, Santa Rosa, que era más grande y linda que Neuquén, y resulta que hoy tenemos menos habitantes en la mayoría de nuestros pueblos que en 1983, que tenemos menos empleo industrial que en 1983, a pesar de que en Argentina gobernaron radicales, liberales, peronistas, neoliberales, aperturistas, mercado-internistas, ortodoxos y heterodoxos… La Pampa, en 35 años, nunca despegó con este gobierno.

Y ahora que se acerca las elecciones, en Santa Rosa nos meten palos en la rueda. Un par de ejemplos de lo que sucede en el área que manejo. Comenzamos el año pasado a trabajar en el Plan Estratégico para el área de Cultura de la Ciudad, luego de tener el Plan Estratégico de la Ciudad. 

Estamos convocando a mucha gente que participa de la vida cultural de la ciudad. Miguel García, en representación del equipo de Di Napoli que pretende volver a la gestión de la ciudad, cuando lo invitamos a participar de una reunión, nos indicó que no debíamos avanzar hasta después de las elecciones, que debíamos retrasarlo, porque se iba a mezclar la cuestión electoral. Y en el afán de lograr mayores consensos lo consideré.

Ejemplo 2: Sumado a que Altolaguirre blanqueó todos los empleados públicos en la Ciudad de Santa Rosa, los pasa a planta permanente, ha pagado todos los aumentos acordados por el gobierno provincial y los gremios, en nuestra Secretaría de Cultura aprobó un organigrama que fue presentado el año pasado en Paritaria y recibido sin objeciones por los gremios, mandó en el proyecto de presupuesto la creación de 7 categorías de jefe se áreas para jerarquizar a los empleados públicos. 

Logramos presentar la semana pasada el llamado a concurso, en el que incluimos jurados externos por primera vez en el Municipio, y no lo hicimos antes porque el gremio con personería jurídica, que convalidó el organigrama el año pasado, no nombraba sus representantes. 

PUBLICIDAD




Ayer ingresó por Mesa de Entradas una nota del SOEM pidiendo suspender los concursos, y que tenemos que consensuar el organigrama. ¿Y porqué estas medidas dilatorias? No quieren que hagamos concursos de idoneidad antes de las elecciones. No quieren que acentuemos lo que les falta hacer en el gobierno de la provincia, porque no han tenido una política laboral para con los trabajadores estatales a la altura de la ciudad; no quieren transparencia. 

Claro, Rojas, quien impulsa estas acciones, logró su categoría 1 con Larrañaga, y fue el jefe del Despacho de Miguel García y Marta Candia en Cultura. 

Por lo tanto, estos momentos sirven para que se saquen la careta quiénes pretenden contribuir a las condiciones de trabajo de los compañeros, quienes contribuyen a mejorar la vida de los vecinos, y quienes sólo los guía su interés personal, o a lo sumo de su mezquina camarilla. 

Les decimos que vamos a hacer lo que haga falta. Y vamos a hacer los concursos y vamos a avanzar en el plan estratégico de la ciudad.

Cuando comenzó la guerra de Malvinas, Alfonsín dijo que la dictadura estaba equivocada, que no era el camino, y que no íbamos a encontrar una solución feliz al conflicto. No tenía una tribuna como yo tengo en este momento. 

Y esta posibilidad de decir lo que pienso, en este acto, como un civil, se lo debo a Raúl Alfonsín. Por eso, los que son soldados lo comprenderán más fácilmente, hubiera sido un error estratégico que yo no utilizara esta tribuna en este momento para alertar a los vecinos de los dilemas y los personajes a los que nos enfrentamos en los próximos días.

Los que estamos vivos aquí, en tierra firme, debemos consagrarnos a hacer la gran tarea que falta, y por la que ofrecieron su vida estos valientes: consagrémonos a hacer una Argentina, una Provincia de La Pampa y una Santa Rosa más libre, más solidaria, y donde se respete la justicia y la igualdad de puntos de partida. Muchas gracias”.




Espacio Publicitario






 
Top