GuidePedia

== Foto: VíaPaís == 
“El imposible no existe”, es el lema de Leticia Bertotto. Y este jueves su equipo lo puso en práctica. Con el lema “Atravesar el yo, está en nosotros”, lograron arrastrar una atubomba que pesa 25 toneladas a lo largo de dos kilómetros, desde la pista de atletismo hasta El Faro en el Parque Recreativo Don Tomás de Santa Rosa.

Bajo las premisas “el imposible no existe, todos unidos podemos”, alrededor de 20 hombres y mujeres que practican levantamiento de potencia arrastraron una autobomba de 20 toneladas durante 2 kilómetros, en el Parque Recreativo Don Tomás de esta ciudad.

PUBLICIDAD

La particular propuesta, que se llevó a cabo ayer a la tarde, surgió de la múltiple campeona de powerlifting y hoy entrenadora la santarroseña Leticia Bertotto. 

El camión de bomberos cargado de agua fue tirado a través de una gruesa soga desde la pista de atletismo hasta El Faro.

El Desafío Bertotto se realizó a las 14.30 horas. Participaron veinte personas en este desafío único en el mundo, porque existen pruebas de Strong Man donde un hombre arrastra pesos superiores a lo largo de 50 metros, pero no hay registros que un equipo logre esta hazaña.

Durante el trayecto recorrido tirando la autombomba, el equipo Bertotto fue acompañado por integrantes de la Escuela de Irregulares Motores y estuvo presente el atleta con prótesis ortopédica Ezequiel Cabrera, que es oriundo de Salliqueló; y también hubo asistencia de público que se sumó para ayudar y alentar permanentemente.

PUBLICIDAD

Bertotto comentó en un breve diálogo con LA CHUECA que el desafío de trasladar de un punto a otro la autobomba fue para demostrar que “el imposible no existe, todos unidos podemos y la unión termina con la devastación. No sólo movimos con nuestras propias fuerzas el autobomba, sino que además la arrastramos sin detenernos 2 kilómetros. Esto nunca se hizo”.

Bertotto explicó que de la proeza participaron mujeres y hombres que entrenan en su gimnasio, como por ejemplo Mariela Ortellado, Carolina Cuello y Estela Giraudo, entre otras. 

También colaboraron personas que justo en ese momento se encontraban en la laguna. “Hasta los fotógrafos nos dieron una mano. Fue contagioso lo que hicimos, y todos en algún momento agarraron la soga”.

PUBLICIDAD

“Yo fui marcando el ritmo, y la verdad que resultó un trabajo duro y extenuante. Valió la pena, todos quedamos muy contentos con lo que hicimos”, enfatizó Bertotto.

Bertotto indicó que como entrenadora siempre propone desafíos. “Las frases no puedo, no me sale o es imposible se eliminan en el gimnasio. Las reemplazamos por nosotros podemos, nosotros vamos a poder y el imposible no existe”.


Radio Don | Vía País | Infopico | La Arena

Espacio Publicitario





 
Top