GuidePedia




MIRÁ EL VIDEO Francisco encabezó la misa por la Resurreción de Jesús en una Plaza San Pedro vacía por la pandemia de Covid-19. Recordó a quienes viven "un tiempo de preocupación por el futuro que se presenta incierto".




A través de una carta dirigida a los movimientos sociales por el Domingo de Pascuas, y en medio de la emergencia por coronavirus, el Papa Francisco reclamó este domingo la aplicación de un "salario universal" que garantice un piso de ingresos para toda la población.



PUBLICIDAD



"Tal vez sea tiempo de pensar en un salario universal que reconozca y dignifique las nobles e insustituibles tareas que realizan; capaz de garantizar y hacer realidad esa consigna tan humana y tan cristiana: ningún trabajador sin derechos", pidió el Sumo Pontífice.

La idea de un "Salario Universal", que impactaría especialmente en el universo de la economía popular que agrupa a los trabajadores informales, ya estaba presente en un sector del Frente de Todos y la había expresado públicamente el sábado el diputado nacional Itai Hagman, cercano al líder de la CTEP, Juan Grabois, quien hace tiempo impulsa la medida.

Al finalizar una Semana Santa marcada por las restricciones debidas a la pandemia de covid-19, el pontífice dedicó su bendición "Urbi et Orbi" (a Roma y el mundo) a "los que han sido afectados directamente por el coronavirus".

PUBLICIDAD



En ese marco, en una Basílica de San Pedro vacía, rezó especialmente para que haya "esperanza a quienes aún están atravesando la prueba, especialmente a los ancianos y a las personas que están solas".

En su mensaje, Jorge Bergoglio recordó a quienes viven "un tiempo de preocupación por el futuro que se presenta incierto, por el trabajo que corre el riesgo de perderse y por las demás consecuencias que la crisis actual trae consigo".

"Animo a quienes tienen responsabilidades políticas a trabajar activamente en favor del bien común de los ciudadanos, proporcionando los medios e instrumentos necesarios para permitir que todos puedan tener una vida digna y favorecer, cuando las circunstancias lo permitan, la reanudación de las habituales actividades cotidianas", reclamó en esa dirección

PUBLICIDAD



Antes de hacer el tradicional pedido de paz por los conflictos actuales en el mundo, entre ellos Venezuela, Yemen, Siria e Irak, el Papa aprovechó para dirigirse de pleno a la comunidad internacional.

"Considerando las circunstancias", pidió que "se relajen además las sanciones internacionales de los países afectados, que les impiden ofrecer a los propios ciudadanos una ayuda adecuada, y se afronten por parte de todos los países las grandes necesidades del momento, reduciendo, o incluso condonando, la deuda que pesa en los presupuestos de aquellos más pobres".

Así, reclamó también que los "hermanos y hermanas más débiles, que habitan en las ciudades y periferias de cada rincón del mundo, no se sientan solos".



PUBLICIDAD



"Procuremos que no les falten los bienes de primera necesidad, más difíciles de conseguir ahora cuando muchos negocios están cerrados, como tampoco los medicamentos y, sobre todo, la posibilidad de una adecuada asistencia sanitaria", convocó.

"Que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado a tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas", agregó luego, antes de renovar su pedido para el cese del comercio de armas y para la protección de"los numerosos migrantes y refugiados muchos de ellos son niños, que viven en condiciones insoportables".

Antes de su mensaje, el Papa celebró la misa de Pascua en la Basílica de San Pedro, acompañado por unos pocos diáconos, el coro del lugar y los dos símbolos a los que les confió el fin de la pandemia: la Virgen Salus Populi Romani y el crucifijo que según la tradición católica salvó a Roma de la peste en el siglo XVI.



Espacio Publicitario






 
Top