GuidePedia



El hecho se produjo el lunes por la noche, cuando dos sospechosos ingresaron a la vivienda y lo amenazaron, aparentemente con un arma. Hay un hombre detenido y otro prófugo. La Policía realizó tres allanamientos.

La Policía detuvo a un joven de 29 años y realizó una serie de allanamientos con el objetivo de atrapar a otro. Presuntamente le habrían robado a mano armada la suma de 85 mil pesos y un celular y el dato lo habría pasado una mujer que ejerce la prostitución.



PUBLICIDAD


Según la versión publicada por La Arena, de fuentes ligadas a la investigación, el hecho ocurrió el pasado lunes alrededor de las 20 horas a raíz de que un hombre de 36 años, empleado de una distribuidora de lácteos, solicitó la presencia policial porque había sido víctima de un presunto hecho delictivo en su vivienda, ubicada en la calle Allan Kardec del barrio Colonia Escalante.

Las versiones a las que accedió este diario indicarían que minutos antes, «dos hombres le golpean la puerta y cuando abre, observa que había dos hombres encapuchados. Uno de ellos le pegó un golpe de puño en el rostro y de esa manera ingresan al domicilio».

Luego de un forcejeo, los sospechosos logran reducirlo y uno de ellos lo amenaza, presuntamente, con una pistola «para que no se mueva». 



PUBLICIDAD


Mientras tanto, el otro aprovechó y sustrajo «dos cajas de whisky donde tenía aproximadamente 85 mil pesos y un celular». 

Los investigadores presumieron que «por cómo se movieron» contaban «con cierta información», por lo que comenzaron a sospechar de que había una entregadora que pasó la data «de que este chico tenía este dinero, que no había podido rendir».

Tras apoderarse del dinero, los sospechosos se dieron a la fuga, mientras que el damnificado comenzó a perseguirlos. 

En ese momento, observó cuando se subieron a un Ford Focus color gris y tomó nota de la patente.

«El damnificado inmediatamente llama por teléfono al 101 y da la información del tipo de auto que era y da la descripción de los últimos tres números de patente que alcanza a ver. Gracias a que tenemos mucha presencia policial en la calle, se alerta al 101 y enseguida, a las pocas cuadras, lo divisan al auto lo persiguen», destacaron.



PUBLICIDAD


Un detenido

Con la información de la patente, la víctima dio inmediato aviso al personal de la Seccional Primera. Los efectivos, según precisaron, interceptan en la Avenida Santiago Marzo y Pueyrredón un automóvil que tenía características similares a las denunciadas y circulaba a alta velocidad, cruzando los semáforos en rojo con las luces apagadas.

El personal intentó frenarlo, dando la señal de alto, pero el conductor hizo caso omiso e ingresó al barrio Santa María de La Pampa. 

Allí, en la calle Carman el hombre que iba como acompañante «se tiró del vehículo, aparentemente con el dinero y con el arma».



PUBLICIDAD


«Uno de los motoristas que lo seguía observó que a uno se tira y sale corriendo. Pero el motorista privilegia al que venía manejando», indicaron. Por su parte, el conductor volvió a emprender la fuga hasta llegar a la calle Ortiz, entre Ferreira y Carman.

Sin embargo, al llegar es rápidamente interceptado por un móvil de la Seccional Segunda que lo venía persiguiendo. 

Si bien el sospechoso descendió e intentó evadir al personal, fue demorado e identificado, constatándose de que se trataba de un joven de 29 años que poseía antecedentes penales.

Por otra parte, precisaron que el vehículo fue secuestrado junto al celular que había sido denunciado como robado y la suma 1.950 pesos que tenía en su poder.



PUBLICIDAD

Allanamientos

Tras la detención, la Seccional Primera comenzó la investigación para dar con el segundo autor del hecho. En las tareas, intervino también la Brigada de Investigaciones de la UR-I.

En ese marco, se realizó un allanamiento en la vivienda del padre del detenido y también en una vivienda del barrio Santa María de La Pampa, donde viviría el joven prófugo.

A su vez, se realizó otro procedimiento en la calle Anza, entre Chile y Pío XII, a cargo de la Primera y con colaboración del Grupo Especial. 



PUBLICIDAD


Este último se realizó debido a que, según pudieron constatar los investigadores, allí vive quien aparentemente habría sido «la supuesta entregadora, que es una chica que ejerce la prostitución». 

Según indicaron, la sospechosa «había estado el día anterior en la casa del damnificado», y se presume que es quien «lo vendió» y pasó el dato.

Finalmente, señalaron que quien sería el segundo involucrado en el hecho está identificado y actualmente está prófugo.


Espacio Publicitario






 
Top