GuidePedia

Imagen
= Foto: El Litoral | Infovera =  

Un clamor popular expulsó al interventor de Vicentin que no pudo entrar a la empresa. Anoche, cientos de manifestantes coparon las afuera del hotel donde se alojaba. Luciano Zarich debió abandonar la ciudad. Solo quedó una comitiva de abogados.


La histórica concentración y movilización de la tarde de este martes en defensa de la empresa Vicentin, protagonizada por cientos de personas en Avellaneda en un abrazo simbólico a la sede central del grupo agroindustrial, se volvió aún más intensa cuando la caravana (de más de 5 kilómetros de extensión) arribó al hotel céntrico de Reconquista donde estaba alojado el subinterventor Luciano Zarich.


PUBLICIDAD


A pesar del fuerte operativo de seguridad montado por numerarios de la PFA y la PSA consistente en el cierre del tránsito en calles circundantes al hospedaje, la columna de manifestantes pudo igual acceder al frente del Grand Hotel.

Una vez allí desató la bronca contra la comitiva nacional por la intervención y expropiación de Vicentin dispuesta por una Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente Alberto Fernández.

Con cánticos de todo tipo y ánimos encendidos, la gente reclamó el cese de la medida y apuntó su malestar contra el gobierno nacional y, también, fustigó a las autoridades municipales de Reconquista que recibieron a Zarich.

El subinterventor debió retirarse del hotel, junto a sus asesores, blindado por un doble cordón policial, en medio del abucheo de la multitud.


PUBLICIDAD


En la mañana de este miércoles, la situación en Reconquista era de tensa calma, con la comunidad en estado de ebullición por los sucesos de la víspera y en espera de los acontecimientos por venir.

A esta altura y debido al hermetismo mediático con el que se manejó Zarich durante toda la jornada, aún no está claro si la intervención alcanza a la empresa madre solamente o abarca los otros rubros que explota el grupo empresario que en la zona emplea, en base a Friar y Algodonera Avellaneda, a más de 3.000 trabajadores en forma directa.

Zarich, subinterventor y funcionario del Ministerio de Economía de la Nación, dijo off de récord este martes a El Litoral que no iba a emitir declaraciones por orden de sus superiores y en atención a que la "situación está muy caldeada".


PUBLICIDAD


Pudo escucharse de boca de sus asesores que, si al día de hoy no se concretaba el ingreso a la sede central, el paso a seguir sería acudir a la justicia para lograr una orden para allanar el lugar.

Por lo pronto, las oficinas centrales de Vicentin siguen cerradas desde este martes. Los vecinos instalaron la "carpa del aguante" en la vereda del edificio central de manera de estar alertas ante un eventual nuevo intento de ingreso de funcionarios nacionales; una bandera nacional cruza el acceso principal y un letrero sugerente reza: "Expropiame ésta".            

Espacio Publicitario






 
Top