GuidePedia



Personal de la Brigada de Investigación de la UR-I, junto con personal de la Comisaría Departamental de Winifreda, allanaron una carnicería en la localidad y decomisaron cortes de carne que pertenecerían a un vacuno robado y faenado clandestinamente. Además, incautaron un vehículo que en su interior contenía una sabana con sangre.


En el marco de una investigación que se inició por el robo de un vacuno en un campo de la zona rural, el pasado sábado por la mañana la Brigada y el personal policial de la comisaría local realizaron un operativo en una carnicería, debido a que los principales sospechosos de faenar ilegalmente el novillo son el dueño y el socio del comercio, de unos 45 y 48 años.



PUBLICIDAD


Según publicó La Arena de fuentes policiales, las diligencias comenzaron a raíz de la denuncia que presentó un productor de la zona, que advirtió el faltante de un novillo en su campo.

De esta manera, se comenzó a investigar y los indicios apuntaron a los administradores de la carnicería. «Todo empezó el viernes, cuando faltó una vaca de un campo», precisaron y señalaron que «lo llamativo es que cortaron un alambre, del lado del vecino».

A su vez, explicaron que en el predio lindante «hay un galpón y se sospechaba que ahí estaban faenando hacienda, porque se veía llegar normalmente una camioneta Partner, que es de un carnicero local».

Ese mismo viernes, tras la denuncia, el personal policial se acerca al lugar para seguir trabajando en la investigación «y ven un auto de culata. Lo investigan y es del socio del carnicero. Casualmente esa mañana habían visto la camioneta del carnicero y a la tarde el auto, que momento después también lo ven en la carnicería».



PUBLICIDAD



Secuestros

Con esa información se levantaron sospechas sobre el producto que se vendía en ese comercio, debido a que si bien compraba carne de manera legal, se presume que también comercializaba cortes ilegales.

Por estos motivos, decidieron hacer allanamientos. En la carnicería, el personal estuvo acompañado por integrantes del área de bromatología municipal y secuestraron una paleta, cuatro cuartos, entre otros cortes. De esta manera, también se constató que la carne no provenía de un frigorífico ni contaba con el control necesario.

También se realizó un operativo en el lugar donde se presume que puede haber sido faenado el bovino. En ese sentido, se secuestró un vehículo Volkswagen Gol, donde se estima que trasladaron el vacuno, lo cual reviste mayor gravedad por la cuestión sanitaria y el corte en la cadena de frío. «Abrimos el baúl y había una sábana manchada con sangre», anticiparon.



PUBLICIDAD



Cotejo de ADN

Desde la Policía precisaron que en los procedimientos también intervino una médica veterinaria, que tomó muestras de la carne secuestrada y de la sangre del vehículo. «Como no hay restos de la vaca con qué comparar el ADN, el cotejo se va a hacer con el toro reproductor o las hermanas de esa vaca, porque no es hacienda comprada, sino que se reprodujo en el campo». Los resultados, anticiparon, estarán en las próximas semanas.

Finalmente, las fuentes consultadas por este diario anticiparon que a la carnicería se le labró un acta por la «venta de carne sin sello».



PUBLICIDAD



Era proveedor del municipio

El titular de la carnicería allanada, según pudo saber este diario, proveía a la Municipalidad de Winifreda desde un comercio que tenía en Santa Rosa. El dato surgió a raíz de la preocupación que se generó en la localidad tras los procedimientos policiales. La versión que estuvo circulando señalaba que esa carnicería «era proveedora de la comuna para los comedores», advirtiendo que se le estaba dando a los niños y niñas «carne clandestina». Sin embargo, esa versión no sería correcta.

Según comentó el concejal opositor Mario Corredera, se trata de una versión a medias. «La carnicería hace poco que abrió. Si le está proveyendo en estos momentos a la municipalidad, todavía nosotros como concejales no lo vimos en los balances», aseveró.

«Pero sí te puedo decir que el dueño de ese negocio ya trabajaba en Santa Rosa en una carnicería y desde ahí le proveía de carne a la Municipalidad. Nosotros como concejales varias veces hicimos la objeción de que la comuna estaba comprando carne en Santa Rosa», agregó.

«El titular del comercio era este muchacho», que «hace un tiempo se viene a la localidad, pone la carnicería y empieza a trabajar. No se sabe si en este lapso le ha estado proveyendo a la municipalidad, porque todavía no se presentaron los balances».



Espacio Publicitario






 
Top