0

Es una de las conclusiones del Congreso de Historia de la Medicina que culmina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

El uso de la imagen tridimensional para el aprendizaje de la anatomía es una de las herramientas que docentes especializados buscan expandir a partir de programas en los cuales se pueden disecar distintas estructuras del cuerpo humano, dibujarlas, rotarlas y mirarlas desde distintos ángulos, como si estuvieran en la mano.

Esta iniciativa, explicada por la especialista María del Pilar Torres, durante el Congreso de Historia de la Medicina en la UBA, marca la evolución de la ciencia y del uso de las nuevas tecnologías al servicio del aprendizaje.

Torres, quien además es docente de esa alta casa de estudios, miembro de la Sociedad de Anatomía de París y representante por la UBA en el proyecto de la cátedra Unesco de Anatomía Digital, que lleva adelante la aplicación del 3D en red, aseguró en diálogo con Télam que este nuevo enfoque para estudiar el cuerpo humano plantea una diferencia con el pasado: “En este caso es la enseñanza de un programa 3D para que los alumnos aprendan a disecar y estén conectados en red”.

“Años atrás el alumno estudiaba solo en su casa con un libro, hoy puede estar conectado en red”, precisó al referirse al uso de las nuevas tecnologías y tras señalar que “lo individual ya no existe, si uno no forma parte de una red se queda afuera”.

De este modo, este nuevo aprendizaje se inscribe dentro de “la evolución de la enseñanza de la medicina, que va desde los grandes maestros, porque antes eran los profesores que tenían la audiencia, a un protagonismo que ya no es más del profesor sino del que está en la red social”, dijo.

Asimismo, añadió que “ahora la Universidad tiene una tercera función, que es la inclusión con la sociedad, ya dejó de ser una élite, ahora no sólo se encarga de formar a la gente que viene a la Universidad, sino de salir y formar hacia fuera”.

La especialista explicó que con esta metodología “en vez de tener que trabajar sobre un hígado verdadero, por ejemplo, los alumnos trabajan en red, hacen el esquema, hacen los distintos órganos, después los juntan y tienen el cuerpo humano”.

La experta hizo referencia a que esta iniciativa forma parte de un proyecto de la cátedra francesa que está a cargo del profesor Vincent Delmas, avalada por la Unesco, “un organismo que promueve la igualdad y difusión de todos los conocimientos, en cuanto a la formación y la tecnología”.

“Este es un paso importante –agregó- en el desarrollo del aprendizaje de la medicina, acá esta el aval de gente de prestigio”.

A su vez, aclaró que se trata de “suplir un poco la disección real -que nunca se va a poder suplir-pero ante las falencias de ciertos elementos, esto es una herramienta importante”.

Expresó que “además le permite a los alumnos tener la posibilidad de contactarse porque al hacer esto pueden ir a Universidades del primer mundo, donde hacen pasantías, doctorados, a través de la cátedra para poder especializarse, porque hay convenios que permiten el intercambio, que pueden ir estudiantes o venir docentes”.

El objetivo de esta cátedra de Anatomía Digital de la Universidad de París Descartes, que actualmente cuenta con catorce universidades de diferentes países asociadas, es la inclusión interuniversitaria vinculada con el uso de las nuevas tecnologías, y prioriza la difusión de los contenidos académicos de calidad entre las altas casas de estudios de países centrales y periféricos.

Entre las prioridades que plantea este nuevo enfoque educativo está inevitablemente la de formar docentes de anatomía en las nuevas técnicas, desarrollar nuevas herramientas de enseñanza basadas en el modelo 3D y avanzar en la investigación y tecnología.

Télam

Publicar un comentario

 
Top